“Esclavos en falsa libertad”

Esclavos en falsa libertad”

Juan: 8, 31-42

En aquel tiempo, Jesús dijo a los que habían creído en él: “Si se mantienen fieles a mi palabra, serán verdaderamente discípulos míos, conocerán la verdad y la verdad los hará libres”. Ellos replicaron: “Somos hijos de Abraham y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: ‘Serán libres’?”

Jesús les contestó: “Yo les aseguro que todo el que peca es un esclavo del pecado y el esclavo no se queda en la casa para siempre; el hijo sí se queda para siempre. Si el Hijo les da la libertad, serán realmente libres. Ya sé que son hijos de Abraham; sin embargo, tratan de matarme, porque no aceptan mis palabras.

Yo hablo de lo que he visto en casa de mi Padre: ustedes hacen lo que han oído en casa de su padre”.

Ellos le respondieron: “Nuestro padre es Abraham”. Jesús les dijo: “Si fueran hijos de Abraham, harían las obras de Abraham. Pero tratan de matarme a mí, porque les he dicho la verdad que oí de Dios. Eso no lo hizo Abraham. Ustedes hacen las obras de su padre”. Le respondieron: “Nosotros no somos hijos de prostitución. No tenemos más padre que a Dios”.

Jesús les dijo entonces: “Si Dios fuera su Padre me amarían a mí, porque yo salí de Dios y vengo de Dios; no he venido por mi cuenta, sino enviado por él”.

_________________________

El mundo de las ideologías y de los estatus de vida, hacen que nos deshagamos para poder pertenecer a ellos, como una elite de la que todos desearíamos participar, se nos presenta el imitar ser como aquellos que el mundo de hoy propone, aquellos que se hacen llamar los ricos y famosos, aquellos que pueden pagar una publicación y venderse como modelos a seguir, dando imágenes de felicidad arreglada.

De igual manera nos venden la idea de libertad, aquella en la que puedes decidir hacer de todo en la vida sin consecuencias, aquella que se te presenta sin mucha información certera, la que en fachada aparece como lo máximo, siempre y cuando tengas con que pagarlo y que al final no llena nuestros propios vacíos, sino todo lo contrario.

Aquella libertad que nos orilla a sentir que no dependemos de nada ni de nadie, cuando en realidad necesitas de todos, cuando menos aquellos que hacen posible todo para que te provean el agua de uso diario, porque si nomás te cortan el suministro, te hacen la vida de cuadritos. Igual con todo cuanto necesitas, hecho y acercado a ti por empresas y personas que se dedican a ello. Por lo que no dejamos de estar atados y dependientes de ellos, no deja de ser una cierta esclavitud.

Pero sobre todo cuando te invitan a cometer actos pecaminosos que te dañan y que te los pintan como parte de tu libertad, cuando en realidad es una esclavitud crónica y degenerativa que lleva hasta la muerte.

Aquella sensación de que nuestra vida no depende de nadie más sino de nosotros, como si hubiésemos elegido nacer y nos hubiéramos creado a nosotros mismos, olvidando al creador y a quienes hicieron todo lo posible para que siguiéramos aquí.

Al final esclavos oficiales sin conciencia de ello. Cuando la verdadera libertad la da Jesús al hacernos partícipes de la verdadera libertad de los hijos de Dios. Por ello basta estar cerca de Él y ser su amigo participando de su disimulado y su gracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s