"Objetivo claro: la vida"

“Objetivo claro: la vida”

Juan: 6, 1-15

En aquel tiempo, Jesús se fue a la otra orilla del mar de Galilea o lago de Tiberíades. Lo seguía mucha gente, porque habían visto las señales milagrosas que hacía curando a los enfermos. Jesús subió al monte y se sentó allí con sus discípulos. Estaba cerca la Pascua, festividad de los judíos. Viendo Jesús que mucha gente lo seguía, le dijo a Felipe: “¿Cómo compraremos pan para que coman éstos?” Le hizo esta pregunta para ponerlo aprueba, pues él bien sabía lo que iba a hacer. Felipe le respondió: “Ni doscientos denarios de pan bastarían para que a cada uno le tocara un pedazo de pan”. Otro de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: “Aquí hay un muchacho que trae cinco panes de cebada y dos pescados. Pero, ¿qué es eso para tanta gente?” Jesús le respondió: “Díganle a la gente que se siente”. En aquel lugar había mucha hierba. Todos, pues, se sentaron ahí; y tan sólo los hombres eran unos cinco mil.


Enseguida tomó Jesús los panes, y después de dar gracias a Dios, se los fue repartiendo a los que se habían sentado a comer. Igualmente les fue dando de los pescados todo lo que quisieron. Después de que todos se saciaron, dijo a sus discípulos: “Recojan los pedazos sobrantes, para que no se desperdicien”. Los recogieron y con los pedazos que sobraron de los cinco panes llenaron doce canastos.


Entonces la gente, al ver la señal milagrosa que Jesús había hecho, decía: “Este es, en verdad, el profeta que habría de venir al mundo”. Pero Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró de nuevo a la montaña, Él solo.

________________________

No cabe duda que nuestra Santa Madre Iglesia, propone y provee en este tiempo de gracia de la pascua, los recursos que el Señor Jesús transmitió a sus discípulos, enfatizando la misión encomendada que jamás desvía, porque el pueblo en sus múltiples necesidades, solicita aquello que según el momento histórico requiera.

Su objetivo claro es restaurar la vida, pero no solamente la vida biológica, sino la vida plena que incluye nuestro espíritu, situación de la que hay hacer conciencia, cuando lo inmanente parece ser lo único que importa por los requerimientos de las necesidades físico – biológicas.

Es evidente el dolor de las situaciones sociales y morales que en su momento evocan a una solución de intervención divina, y se le busca a Jesús para sanar todas estas realidades que aquejan a todo ser humano. 

Un aspecto realmente de necesidad se ve reflejado cuando a Jesús lo quieren proclamar rey, precisamente porque sació una necesidad y les dio alimento, encontrando la gente una zona de confort que atañe a una necesidad, pero manifestando que salta hasta el extremo de la comodidad y la flojera. 

Jesús no se deja impactar, aún sabiendo que en esa área puede hacer mucho bien, no se engancha en el ego de ser un héroe alimenticio con los vítores del pueblo que le adula. Sigue adelante, su objetivo es claro, la vida eterna es la meta.

De igual manera no dejemos que pequeños triunfos opaquen el verdadero sentido de la vida, sino que sigamos caminando para que las ambiciones materiales, que se pueden con toda dignidad obtener, o de igual manera atarnos a personas e ideologías que no permiten que lleguemos a la meta deseada y obtenida por Jesús en el plan del Padre Misericordioso, es decir, la vida eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s