“Un alimento único y original”

“Un alimento único y original”

Juan: 6, 52-59

En aquel tiempo, los judíos se pusieron a discutir entre sí: “¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?”

Jesús les dijo: “Yo les aseguro: Si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no podrán tener vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día.

Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. Como el Padre, que me ha enviado, posee la vida y yo vivo por él, así también el que me come vivirá por mí.

Este es el pan que ha bajado del cielo; no es como el maná que comieron sus padres, pues murieron. El que come de este pan vivirá para siempre”.
Esto lo dijo Jesús enseñando en la sinagoga de Cafarnaúm.

____________________

Dentro de toda la historia de la salvación, nos hemos encontrado con el hecho tan importante que es el alimentarnos para tener vida, Dios lo ha ido perfilando desde antiguo para plenificarlo en su momento con el envío de su único Hijo, quien llevará su labor hacia las más altas concepciones de la redención y donde se quedará posteriormente de que hayamos sido liberados del pecado, en la misma eucaristía.

No es fácil cambiar un concepto tan básico, pero haciendo el recuento del proyecto de Dios, es totalmente factible y no hay por que rechazarlo.

Desde las narraciones de la misma creación, se nos informa que lo que le ofrecían a Dios en gratitud son alimentos agrícolas y ganaderos, cosa buena y acepta de parte de Dios al ver el agradecimiento de aquellos que ama.

Sin embargo no basta esa acción, hay que llevarla al cúlmen de la acción de gracias, por lo que fue necesario enviar a aquél que pagará el precio del pecado y quien una vez liberados se nos dará como alimento para a través de esa comunión con el Señor, llevar nuestras vidas de retorno a la gracia y santidad que se había planeado desde el principio.

Es necesario reconocer ese alimento que nos da la vida eterna, y la manera de obtenerla, que habla de una generosidad y donación total, y que es para quien desee libremente recibirlo, sin aspavientos, ni rechazos donde el pecado desea seguir minando nuestras vidas y permanecer donde no pertenece, es decir a tu vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s