“La confianza de pedir”

“La confianza de pedir”

Juan: 15, 1-8

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador. Al sarmiento que no da fruto en mí, él lo arranca, y al que da fruto lo poda para que dé más fruto.

Ustedes ya están purificados por las palabras que les he dicho. Permanezcan en mí y yo en ustedes. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes, si no permanecen en mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él ése da fruto abundante, porque sin mí nada pueden hacer. Al que no permanece en mí se le echa fuera, como al sarmiento, y se seca; luego lo recogen, lo arrojan al fuego y arde.

Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y se les concederá. La gloria de mi Padre consiste en que den mucho fruto y se manifiesten así como discípulos míos”.

_____________________

Las maneras de comunicarnos con Dios, dependen de la confianza que tengamos en el trato personal con Él, ya que en un término genérico se tiene la concepción que está ahí para pedirle lo que se nos antoje y de la manera que nosotros lo dispongamos, porque Él es todo poderoso y lo puede hacer.

Por el contrario, el mismo Jesús propone el esquema más viable, y éste consiste en pedir con confianza, pero con la diferencia de que esa confianza esté arraigada en un trato personal que nos haga permanecer muy cerca del mismo, con un amor tan pleno que dicha confianza se traduce en peticiones de solicitud llenas de optimismo y realismo, que sabe lo que se pide sabiendo lo que Dios pide cambio de nuestra parte.

Lo que espera Dios, es una respuesta de amor y de compromiso con la verdad y su Palabra, lo malo es cuando pedimos sin consecuencia nuestra, como si toda la obligación le correspondiera a Dios, olvidando la respuesta de nuestra parte en esa permanencia en su amor.

Es por ello que tantas personas constantemente se quejan de que no se cumplen las peticiones que se solicitan a Dios, cuando en realidad la actitud personal de quien las pide raya en indiferencia ante lo que se pide.

La confianza de pedir va unida a la confianza de su amor personal que conocemos y con el cual nos comprometemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s