“Apacentar”

“Apacentar”

Juan: 21, 15-19

En aquel tiempo, le preguntó Jesús a Simón Pedro: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?” Él le contestó: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Apacienta mis corderos”. Por segunda vez le preguntó: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas?” Él le respondió: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Pastorea mis ovejas”.

Por tercera vez le preguntó: “Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?” Pedro se entristeció de que Jesús le hubiera preguntado por tercera vez si lo quería, y le contestó:

“Señor, tú lo sabes todo; tú bien sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Apacienta mis ovejas.

Yo te aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías la ropa e ibas a donde querías; pero cuando seas viejo extenderás los brazos y otro te ceñirá y te llevará a donde no quieras”. Esto se lo dijo para indicarle con qué género de muerte habría de glorificar a Dios. Después le dijo: “Sígueme”.

_________________________

No deja de ser notorio el que hoy en día la formación de nuestras voluntades sea cada vez más egoísta donde el único y el fin ultimo es mi bienestar, sin importar el a pesar de qué o de quién.

Olvidamos al resto, aunque vivamos juntos en un área de cincuenta metros cuadrados codo con codo. Ya no nos mueve el dolor ajeno, a no ser que el dolor sea el nuestro, porque lo hacemos notar para recibir atención. 

Es entonces donde nuestra vida pierde sentido y la de los demás también, a no ser por el valor del poseer, que se remarca como el importante y no lo es.

Jesús pide a Pedro precisamente que su vida esté en concordancia con la gracia de Dios y el servicio que de ella dimana de manera eficaz. Pide precisamente que apaciente, es decir, ayude a aquellos que han perdido la paz a recobrarla y no hundirse en sus propios vacíos y oscuridades.

Que cuide a aquellos que el Padre le ha encomendado, para ello es necesario un amor que primeramente sepa amar a Dios y a la par a nuestros prójimos, amor que Pedro demuestra transparentemente con un “Señor, tú lo sabes todo; tú bien sabes que te quiero”.

Que de igual manera apacentemos a aquellos que necesiten un oído quien los escuche o quien desean apoyarse en un alma buena que los lleve a Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s