“Tan importante lo poco como lo mucho”

“Tan importante lo poco como lo mucho”

Marcos: 12, 38-44

En aquel tiempo, enseñaba Jesús a la multitud y le decía: “¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplios ropajes y recibir reverencias en las calles; buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; se echan sobre los bienes de las viudas haciendo ostentación de largos rezos. Éstos recibirán un castigo muy riguroso”.

En una ocasión Jesús estaba sentado frente a las alcancías del templo, mirando cómo la gente echaba allí sus monedas. Muchos ricos daban en abundancia. En esto, se acercó una viuda pobre y echó dos moneditas de muy poco valor. Llamando entonces a sus discípulos, Jesús les dijo: “Yo les aseguro que esa pobre viuda ha echado en la alcancía más que todos. Porque los demás han echado de lo que les sobraba; pero ésta, en su pobreza, ha echado todo lo que tenía para vivir”.

_______________________

Ante nuestros criterios muy humanos, bajo los esquemas económico utilitaristas, a simple vista nos encontramos que la cantidad importa bastante, y siempre solemos obtener más de lo que sea, excepto lo que incomoda.

Olvidamos que a los ojos de Dios, la cantidad es un simple número, o un volumen, pero en realidad lo que le importa es la acción y actitud con la que se posee o se dona.

Y es que no tenemos por que denigrar tanto lo mucho como lo poco, porque podemos movernos pendularmente de un extremo a otro. Por un lado si es mucho, no falta quien afirme que el dinero es maligno, y que quien lo posee se va a condenar. Aunque por el otro lado quien tiene poco o casi nada, de igual manera afirman que están lejos de la mano de Dios y hasta que es un castigo.

Por el contrario ambas situaciones son una bendición, ya que quien tiene mucho, bastante bien puede hacer, generar más riqueza para seguir progresando, así como ayudando con el trabajo digno y un sano desarrollo; y si hay pobreza, la generosidad de desprendimiento aunque sean dos monedas, habla de un corazón noble que aunque no las posea, tiene su confianza en Dios que proveerá y dará los medios para salir junto con nuestro trabajo adelante.

Es por ello que ambas situaciones son muy importantes, lo poco y lo mucho, ya que la manera de cómo manejarlas habla de la bondad o del egoísmo y avaricia de quien las administra, sin olvidar que ambas nos llevan a Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s