“Lo gratuito con ganancias”

“Lo gratuito con ganancias”

Mateo: 9, 36-10, 8

En aquel tiempo, al ver Jesús a las multitudes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y desamparadas, como ovejas sin pastor. Entonces dijo a sus discípulos: “La cosecha es mucha y los trabajadores, pocos. Rueguen, por lo tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos”.

Después, llamando a sus doce discípulos, les dio poder para expulsar a los espíritus impuros y curar toda clase de enfermedades y dolencias.

Estos son los nombres de los doce apóstoles: el primero de todos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago y su hermano Juan, hijos de Zebedeo; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el publicano; Santiago, hijo de Alfeo, y Tadeo; Simón, el cananeo, y Judas Iscariote, que fue el traidor. A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones: “No vayan a tierra de paganos ni entren en ciudades de samaritanos. Vayan más bien en busca de las ovejas perdidas de la casa de Israel. Vayan y proclamen por el camino que ya se acerca el Reino de los cielos. Curen a los leprosos y demás enfermos; resuciten a los muertos y echen fuera a los demonios. Gratuitamente han recibido este poder; ejérzanlo, pues, gratuitamente”. 

__________________

Por lo general en nuestro esquema de vida social actual, todo tiene un precio, todo se compra y todo se vende, hasta la historia tiene un precio y el futuro no se diga, hasta la vida la tenemos asegurada económicamente hablando.

Se le menosprecia a lo que tiene poco valor cuando en realidad no todo se mide en términos monetarios, porque en ese mundo la cotización cambia a cada minuto y siempre se busca la mayor ganancia.

No olvidemos que Dios nos ha regalado dones con los que no se puede lucrar, pero si podemos crecer y hasta usufructuar para nuestro bien y el de la comunidad. Habiendo basta necesidad de esos valores espirituales que complementan a la persona, se pretenden saciar con cosas caras, pero vacías de contenido, que nos hacen girar en una eterna búsqueda si no tomamos lo que realmente nuestro ser necesita.

Aquí es donde Jesús encuentra a las personas tan vacías y cansadas, como ovejas sin pastor que les dé lo que necesitan, sino que abusan de sus vacíos pretendiendo rellenarlos de cosas ufanas.

Olvidamos que la gratuidad de los dones así como su administración en el mismo término de lo no negociable, genera mucha más riqueza que en su momento retribuye hasta en lo físico y material; un don bien administrado genera primeramente santidad y gracia, para posteriormente Dios Padre providente, asistirlo con lo necesario para que siga adelante.

Siempre lo gratuito genera múltiples ganancias en todos los aspectos, no lo despreciemos, porque si te quedas tan sólo con lo material, cuando se termina, en realidad quedas vacío, en pobreza y soledad, cosa que no acontece así con lo espiritual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s