“A una sola voz”

A una sola voz”

Mateo: 6, 7-15

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando ustedes hagan oración no hablen mucho, como los paganos, que se imaginan que a fuerza de mucho hablar, serán escuchados. No los imiten, porque el Padre sabe lo que les hace falta, antes de que se lo pidan. Ustedes pues, oren así:

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Si ustedes perdonan las faltas a los hombres, también a ustedes los perdonará el Padre celestial. Pero si ustedes no perdonan a los hombres, tampoco el Padre les perdonará a ustedes sus faltas”.

____________________

En el mundo existen tan vastas maneras de orar cuantas lenguas y personas existen, ya que cada quien se expresa de manera única al clamar a Dios a su propia y única manera personal, que es muy valida y original. 

Hay quienes creen que no saben orar porque no se saben de memoria algunos rezos ya previamente establecidos como ayuda con la debida licencia oficial y eclesiástica, cuando la manera más directa es tu dialogo directo con Dios.

Más sin embargo existen oraciones que proclamamos en un lenguaje común, donde nos unimos en un mismo espíritu, con una misma intención y a una sola voz, para elevar nuestra alma agradecida al Señor o de súplica, según sea la intención, manifestando nuestra unión en un solo decir y en un solo Dios.

Unidad que asemeja la misma unidad trinitaria en medio de la diversidad de tres personas distintas y una comunidad que aunque distinta en sus integrantes, nos hacemos uno solo, como será en la gloria futura y la eternidad.

No deja de ser una probadita de su gloria cuando el gozo nos invade, por esa unión que se hace en el aclamar a Dios junto con la comunidad a una sola voz por medio del Padre Nuestro y al alimentarnos a su vez de la Sagrada Eucaristía, en una común unión, con el Pan de Vida eterna. Por ello, ora en común y únete a la comunidad de los que amamos y esperamos en Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s