“Las Triangulaciones del mal”

“Las Triangulaciones del mal”

Mateo (14, 1-12)

En aquel tiempo, el rey Herodes oyó lo que contaban de Jesús y les dijo a sus cortesanos: “Es Juan el Bautista, que ha resucitado de entre los muertos y por eso actúan en él fuerzas milagrosas”. 

Herodes había apresado a Juan y lo había encadenado en la cárcel por causa de Herodías, la mujer de su hermano Filipo, pues Juan le decía a Herodes que no le estaba permitido tenerla por mujer. Y aunque quería quitarle la vida, le tenía miedo a la gente, porque creían que Juan era un profeta. Pero llegó el cumpleaños de Herodes, y la hija de Herodías bailó delante de todos y le gustó tanto a Herodes, que juró darle lo que le pidiera.

Ella, aconsejada por su madre, le dijo: “Dame, sobre esta bandeja, la cabeza de Juan el Bautista”. El rey se entristeció, pero a causa de su juramento y por no quedar mal con los invitados, ordenó que se la dieran; y entonces mandó degollar a Juan en la cárcel. Trajeron, pues, la cabeza en una bandeja, se la entregaron a la joven y ella se la llevó a su madre.

Después vinieron los discípulos de Juan, recogieron el cuerpo, lo sepultaron, y luego fueron a avisarle a Jesús.

—————————————————

De alguna manera alguien interfiere distantemente en nuestras vidas, así como las que cercanamente y directa lo hacen, quieras que no el rango de influencia de un acto ya sea bueno o negativo, siempre afecta gradualmente tanto a los cercanos como indirectamente a los más distantes.

A veces pensamos inconsecuentemente, como si nuestra vida tal como se vive no afectara a nadie, hasta se ha hecho de uso común la inmadura frase, “a ti que  te importa, es mi vida”, la misma revela que no se tiene un campo de visión y comprensión muy amplio que digamos, porque solamente veo mis propios y carentes límites, pero más allá, parece imposible.

Curiosamente los que en su momento se dan cuenta de la consecuencia de tus propios actos, siempre serán aquellos afectados primariamente, se nos olvida que no estamos solos, que somos una célula en conexión con el resto de las vidas que nos circundan, y que siempre habrá una dimensión de afectación social, directa e indirecta.

Cuando una persona se ensimisma, es decir, vive solamente para sí, puede rayar en el síndrome narcisista, como una patología adquirida lentamente. Esas personas solamente les importan sus proyectos personales y si alguien se les atraviesa, aún accidentalmente, modificando en algo indirectamente sus planes, suelen destrozar sin misericordia al otro, porque no valen para ellos, su valor está puesto solamente en sí mismos, sólo buscan su propio fin, sin justificar los medios.

Eso aconteció con Juan, a más de dos o tres les dolió la verdad, por eso buscan indirectamente hacerle un mal, asesinarlo. Las circunstancias fueron perfectas para ese malvado plan cuando  Herodías utilizó a su propia hija como instrumento de muerte, por medio de la cual, indirectamente lo asesinó; ella no lo decapitó, pero así sale limpia ante los demás, sin embargo su propia hija la delata entregándole la cabeza de Juan.

Ya lo dice un dicho sabio, “tanto peca el que mata la vaca, como el que le agarra la pata”, el pecado es social, no importa cuan triangulado esté, la responsabilidad es igual para todos, a veces lo más manejable es echar culpas concretas ante las negativas de nuestra propia irresponsabilidad, por ello tanto reclamo a Dios, pero no hacemos nada.

Nunca un mal justificará un bien ilícito.

“…Estaban asombrados y se preguntaban…”

“…Estaban asombrados y se preguntaban…”

Mateo (13, 54-58)

En aquel tiempo, Jesús llegó a su tierra y se puso a enseñar a la gente en la sinagoga, de tal forma, que todos estaban asombrados y se preguntaban: “¿De dónde ha sacado éste esa sabiduría y esos poderes milagrosos? ¿Acaso no es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama María su madre y no son sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? ¿Qué no viven entre nosotros todas sus hermanas? ¿De dónde, pues, ha sacado todas estas cosas?” Y se negaban a creer en él. Entonces, Jesús les dijo: “Un profeta no es despreciado más que en su patria y en su casa”. Y no hizo muchos milagros allí por la incredulidad de ellos.

————————————————

Por lo general cuando una persona se asombra de algo, es porque su capacidad y conocimiento de las situaciones y las cosas está en cierta medida comprendida, pero el asombro viene cuando sobre lo ya conocido surge una nueva realidad que no es totalmente comprensible, aquí interviene el reinterpretar esa novedad porque hay un cambio, y ahí es donde nos cuesta cambiar esquemas ya definidos mentalmente hablando.

No es que dudemos, pero esquematizamos todo naturalmente de una manera tan ordinaria que nos parece raro sobre todo en las personas las novedades y es que suelen cambiar, aquellas amistades y personas conocidas cuando sus circunstancias se modifican.

A veces deseamos que todos siga en el mismo esquema, que nada cambie pero nada queda estático, hasta las personas mas confiables cambian, unos para bien y otros no tanto. Sin embargo en el caso de Jesús resulta un cambio radical puesto que aquellos que lo tenían cercano, por el crecimiento ordinario como persona entre los suyos no se dieron cuenta de su papel.

Jesús a pesar de las dificultades sigue adelante, enseñando y asombrando a los suyos, será un proceso que implicará muchas dudas con su respectivas aclaraciones, proceso natural de crecimiento gradual.

Lo malo es cuando como lo dice el Evangelio “se negaban a creer en Él” actitud que implica un rechazo voluntario, donde el asombro se convierte en cierto recelo, cierta envidia, cierta desventaja, donde las dudas son transformadas en ataques despectivos de descrédito, así que si ahí no le permiten realizar y demostrar su obra, no será impedimento para seguir, lo hará en otro lado donde sí aprovechen la gracia a recibir.

De igual manera, si no estorbamos, mucho ayudamos, pero si lo hacemos, solos nos denigramos, de igual manera la obra de Dios ser hará, a pesar de tu asombro o no.

“Administrar tesoros nuevos”

“Administrar tesoros nuevos”

Mateo: 13, 47-53

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “El Reino de los cielos se parece también a la red que los pescadores echan en el mar y recoge toda clase de peces. Cuando se llena la red, los pescadores la sacan a la playa y se sientan a escoger los pescados; ponen los buenos en canastos y tiran los malos. Lo mismo sucederá al final de los tiempos: vendrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los arrojarán al horno encendido. Allí será el llanto y la desesperación.

¿Han entendido todo esto?” Ellos le contestaron: “Sí”. Entonces Él les dijo: “Por eso, todo escriba instruido en las cosas del Reino de los cielos es semejante al padre de familia, que va sacando de su tesoro cosas nuevas y cosas antiguas”. Y cuando acabó de decir estas parábolas, Jesús se marchó de allí.

____________________

No es novedad que aprendamos a través del tiempo a ir conociendo en mayor intensidad el valor de las cosas, las relaciones y las personas, es parte del proceso cognitivo que se va ampliando y despertando.

Pero no basta tan sólo el conocimiento experimental, aquel que entra por medio de los sentidos y es comprobable a ciencia cierta, es necesaria la misma sabiduría que Dios nos comparte a través de su Santo Espíritu que expande y asimila cada situación para aprovecharla al máximo, así como tomar las mejores y provechosas desiciones.

Cuando nos quedamos tan sólo con el puro conocimiento aprendido, al pasar del tiempo solemos quedar obsoletos y caducos, ya que la vida es tan dinámica que todo cambia muy rápido en donde debemos actualizar y renovar tanto las relaciones como los conocimientos.

Es muy importante saber valorar y administrar los nuevos tesoros, creemos que lo que aprendimos en nuestra época de oro de desarrollo, es lo más importante y que lo nuevo no sirve, pero cuando solicitamos la sabiduría en oración y le permitimos su acción en nuestro pensar así como en la decisiones, entonces sabremos reconciliar el tesoro del pasado, reinventándolo con el tesoro nuevo que trae la cultura emergente.

Lo negativo tanto del pasado como del presente, siempre hay que evitarlo y rechazarlo, pero lo bueno hay que renovarlo y hacerlo actual tanto ayer, como hoy y siempre sin quedar petrificados en pasados ya inertes y caducos, hay que renovarnos.

“¿Cuánto vale?”

“¿Cuánto vale?”

Mateo (13, 44-46)

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “El Reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en un campo. El que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va y vende cuanto tiene y compra aquel campo.

El Reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una perla muy valiosa, va y vende cuanto tiene y la compra”.

————————————————

Por lo general nos han convencido que todo en la vida material tiene un precio, todo está evaluado en la moneda oficial de cada lugar, cuando le queremos dar más importancia usamos el equivalente a una moneda extranjera.

Pero si deseamos tasar el Reino, ¿cuánto valdría?. Por lo general los judas solo remarcan los vienes terrenales con los que cuenta la Iglesia, como si ese fuera su valor, lo malo es que se lo creen y hasta juzgan con esos parámetros. 

La situación es algo más importante, porque en la iglesia no se trabaja por esos bienes materiales, le son útiles para el trabajo encomendado y su organización a través de los siglos, pero su verdadero valor no radica ahí.

El móvil principal de la Iglesia, es hacer presente el Reino de los Cielos aquí en la tierra, donde los valores son aquellos que te puedes llevar a la eternidad y no aquellos que se siguen quedando mundanamente en la tasa valuable y variable que el mundo indica.

En el Reino, su valor es reconocido solamente cuando se le encuentra, como en las parábolas, y no es monetario sino en gracia, en santidad, en todo lo que te lleva a una felicidad plena y abundante, por ello remarca la alegría y no solo la cantidad así como la necesidad de obtenerlo a cualquier coste.

Ese valor no tiene precio, pero se puede obtener y sin dinero.

“La cosecha”

“La cosecha”

Mateo 13, 36-43

En aquel tiempo, Jesús dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se le acercaron a decirle: —Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.

El les contestó: —El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será al fin del tiempo: el Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y arrancarán de su Reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.

————————————-

En casi todos los tiempos y lugares, consideramos que las posibles consecuencias por nuestras malas obras tardarán o que nunca llegarán, lo consideramos como un mito para asustar o amedrentar a los demás.

Sin embargo hay que tener muy en cuenta que toda siembra tiene una cosecha, y no estoy hablando del sector agrícola, sino de todo lo que hacemos en el día a día. Hay quien dice que lo malo sólo le pasa a los tontos o a los que tienen mala suerte, que incluso a los que están mas cerca de Dios son los para rayos que atraen esos males.

En cierta medida es cierto, pero no es un castigo, Dios se fija aún más en los que están cercanos para ciertamente demostrarles su presencia, ya que cada dificultad es un reto nuevo a crecer que Dios mismo provee, a sabiendas de que ya nos ha dado todas las capacidades para salir adelante en ello, y el problema es un recordatorio de que estamos preparados para lo que viene.

De tal manera que mientras más golpeados estemos, será una clara señal de lo fuertes que somos, porque seguimos adelante y sin necesidad de remarcar como mártires lo sufridos que somos.

Por ello la cosecha si no es ahora, será mañana, pero llegará, para que no te confíes y estés fortalecido en todas las áreas de tu vida.

“En constante crecimiento”

“En constante crecimiento”

Mateo: 13, 31-35

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la muchedumbre: “El Reino de los cielos es semejante a la semilla de mostaza que un hombre siembra en su huerto. Ciertamente es la más pequeña de todas las semillas, pero cuando crece, llega a ser más grande que las hortalizas y se convierte en un arbusto, de manera que los pájaros vienen y hacen su nido en las ramas”.

Les dijo también otra parábola: “El Reino de los cielos se parece a un poco de levadura que tomó una mujer y la mezcló con tres medidas de harina, y toda la masa acabó por fermentar”. Jesús decía a la muchedumbre todas estas cosas con parábolas, y sin parábolas nada les decía, para que se cumpliera lo que dijo el profeta: Abriré mi boca y les hablaré con parábolas; anunciaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo.

______________________

No son pocas las ocasiones en que pensamos que la etapa de formación educativa en las escuelas son lo que necesitamos para crecer y vivir una vida digna y llena de bienes, como quien busca un título o diploma para certificar quiénes somos.

Creemos que una vez concluidas estas etapas escolares ya terminamos, olvidando que  aunque llegues y hagas un doctorado o una maestría, no dejan de ser las plataformas básicas para de ahí continuar creciendo y, que al final no bastan porque vivimos en un mundo dinámico y en constante evolución que requiere de una permanente actualización.

Jesús lo revela muy claramente en sus ejemplos del Reino, hay que crecer y Dios provee todo para hacerlo, cuando el mundo tan sólo promueve el desarrollo material y económico, olvidando los valores y virtudes que precisamente completan la belleza de un proyecto.

Nunca dejamos de crecer, aunque no en lo físico, sí en nuestras almas que tienen la capacidad de crecer hasta la misma perfección divina, como el mismo Padre Eterno, No iguales, pero sí en similaridad. Por ello no dejes de cultivarte y crecer, no quedes estancado en alguna zona de confort, porque es una trampa y tú fuiste creado para ser libre y llegar más allá de lo que el mundo propone, hasta la riqueza inconmensurable del mismo Dios. Es un constante crecimiento.

“Saber valorar”

Saber valorar”

Mateo: 13, 44-52

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “El Reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en un campo. El que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va y vende cuanto tiene y compra aquel campo.

El Reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una perla muy valiosa, va y vende cuanto tiene y la compra. También se parece el Reino de los cielos a la red que los pescadores echan en el mar y recoge toda clase de peces. Cuando se llena la red, los pescadores la sacan a la playa y se sientan a escoger los pescados; ponen los buenos en canastos y tiran los malos. Lo mismo sucederá al final de los tiempos: vendrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los arrojarán al horno encendido. Allí será el llanto y la desesperación.

¿Han entendido todo esto?” Ellos le contestaron: “Sí”. Entonces él les dijo: “Por eso, todo escriba instruido en las cosas del Reino de los cielos es semejante al padre de familia, que va sacando de su tesoro cosas nuevas y cosas antiguas”.

__________________

Una de las características que se nos brindan al buscar a Dios, es la de identificarlo tal cual es y conocerle cada día un poco más, para ello es necesario frecuentarle en la oración, los sacramentos, la meditación, la escucha de la Palabra y el trato personal, donde se refuerza esa alianza de amistad y nos santifica.

El evangelio nos presenta cómo su misma gracia y sabiduría nos transforma a tal grado de aprender a elegir lo que realmente vale la pena y nos hace felices, ya que sin esos dones nos vamos a buscar tan sólo lo que materialmente tenemos al alcance, a lo mejor sí, llenándonos de riquezas que en su momento se acaban o las podemos perder y quedarnos con la simpleza de los bienes materiales sin crecer ni una pizca en amor y generosidad.

El ejemplo del Rey Salomón es muy claro cuando su reinado no lo basó en sus fuerzas armadas, ni es las arcas del tesoro, ni en su arsenal para la guerra, ni en las relaciones con los llamados famosos, sino que se basó en el don de la inteligencia y la sabiduría, dones que con ellos puede obtener y administrar en abundancia todos los anteriores.

Es por ello, que en el Reino de Dios aquí en la tierra, hay que saber valorar las grandes y pequeñas cosa que en realidad son importantes, como esa perla, ese tesoro escondido que tan sólo un buen valuador sabe identificar su valía.

Volvamos a  redescubrir lo que es importante, como tu familia, tus amigos, tu salud mental y física, los bienes materiales y las riquezas, la belleza de tu propia alma, y no utilizarlos tan sólo para beneficio abusivo e inmediato que termina en la nada, ya que con ellos puedes vivir y crecer hasta la misma eternidad.

“Déjenlos Juntos”

“Déjenlos Juntos”

Mateo: 13, 24-30

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la muchedumbre: “El Reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras los trabajadores dormían, llegó un enemigo del dueño, sembró cizaña entre el trigo y se marchó. Cuando crecieron las plantas y se empezaba a formar la espiga, apareció también la cizaña.
Entonces los trabajadores fueron a decirle al amo: `Señor, ¿qué no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, salió esta cizaña?’ El amo les respondió: `De seguro lo hizo un enemigo mío’. Ellos le dijeron: ¿Quieres que vayamos a arrancarla?’ Pero él les contestó: ‘No. No sea que al arrancar la cizaña, arranquen también el trigo. Dejen que crezcan juntos hasta el tiempo de la cosecha y, cuando llegue la cosecha, diré a los segadores: Arranquen primero la cizaña y átenla en gavillas para quemarla, y luego almacenen el trigo en mi granero’ “.

___________________________

Es una constante lucha por querer separar en todos los ámbitos de la vida y la sociedad a los que consideramos malos de los buenos, aunque no deja de ser una apreciación y conceptualización más humana que divina, Sin embargo la Sagrada Escritura así lo expone para marcar una diferencia entre quienes desean vivir y transmitir el mismo amor de Dios de los que no.

Para el Señor no existen los malos, de suyo el concepto del mal como tal, hablando filosóficamente es considerado como un bien imperfecto, que claramente puede si así lo desea, llegar a la perfección. 

Esa misma naturaleza la manifiesta el Señor cuando en medio de su misericordia, ante nuestra ideológica segregación y división entre buenos y malos, afirma que los dejen crecer juntos, ya que Dios mismo sabe canalizar y utilizar el mismo mal para desarrollarnos y hacer un bien mayor.

Así que no suframos por los que hacen todo bien y nos molesta, o los que lo hacen todo mal y nos afecta, todo está en el plan de Dios, a lo mejor las circunstancias y las personas en algún momento cambian o se invierten los papeles, uno nunca sabe, por ello el Señor no tiene prisa de juzgarnos ya que el tiempo es suyo.

“No basta el mínimo”

“No basta el mínimo”

Mateo: 13, 18-23

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Escuchen ustedes lo que significa la parábola del sembrador. A todo hombre que oye la palabra del Reino y no la entiende, le llega el diablo y le arrebata lo sembrado en su corazón. Esto es lo que significan los granos que cayeron a lo largo del camino. Lo sembrado sobre terreno pedregoso significa al que oye la palabra y la acepta inmediatamente con alegría; pero, como es inconstante, no la deja echar raíces, y apenas le viene una tribulación o una persecución por causa de la palabra, sucumbe.

Lo sembrado entre los espinos representa a aquel que oye la palabra, pero las preocupaciones de la vida y la seducción de las riquezas, la sofocan y queda sin fruto.
En cambio, lo sembrado en tierra buena, representa a quienes oyen la palabra, la entienden y dan fruto; unos, el ciento por uno; otros, el sesenta; y otros, el treinta”.

_____________________

Es una realidad y una satisfacción reconocer que no todos tenemos las mismas capacidades y que es imposible igualarlas a las del otro, en razón de que eso es lo que nos identifica y nos hace brillar a cada quien de manera única y personal, sin la necesidad de sobrevalorar el bien y los dones del otro en detrimento de los propios.

Una vez convencidos de qué no podemos ni valemos, ya sea por nuestra auto derrota o el ataque de los que se quieren sentir superiores, entonces dejamos de hacer el bien que debemos y que en realidad podemos.

Y para que la conciencia no duela, nos auto convencemos que con dar el mínimo ya basta, ya hasta lo publicamos y gritamos a los cuatro vientos, tanto dentro de la iglesia, en la que abundan queriendo dar buena imagen, con una vida doble, y tanto fuera de ella en situación peor sin la conciencia de Dios.

Lo malo es que cuando reconocemos que somos para dar el treinta, regateamos a dar el cinco, y los del cien, el quince y no. El de treinta que dé el treinta y eso basta, al igual que el de cincuenta y el de cien.

No basta el mínimo, y si el mínimo es treinta, se convierte en tu cien, pero hay que darlo.

“Sentidos y mente en plenitud”

“Sentidos y mente en plenitud”

Mateo: 13, 10-17

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús sus discípulos y le preguntaron: “¿Por qué les hablas en parábolas?” Él les respondió: “A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de los cielos; pero a ellos no. Al que tiene se le dará más y nadará en la abundancia; pero al que tiene poco, aun eso poco se le quitará. Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven y oyendo no oyen ni entienden.

En ellos se cumple aquella profecía de Isaías que dice: Ustedes oirán una y otra vez y no entenderán; mirarán y volverán a mirar, pero no verán; porque este pueblo ha endurecido su corazón, ha cerrado sus ojos y tapado sus oídos, con el fin de no ver con los ojos ni oír con los oídos, ni comprender con el corazón. Porque no quieren convertirse ni que yo los salve.

Pero, dichosos ustedes, porque sus ojos ven y sus oídos oyen. Yo les aseguro que muchos profetas y muchos justos desearon ver lo que ustedes ven y no lo vieron y oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron”.

___________________

Dios en su infinita misericordia nos ha participado de múltiples gracias y dones, con los que nos enriquece y da tanto una fisonomía como una personalidad, además de que en común nos ha dado un conjunto de similaridades como el pensar, caminar, ver, etc… 

Sin embargo el auto descubrir esas capacidades, muchas veces, aunque son evidentes, solemos quedar atorados en algunas cuantas, sin desarrollar el resto, ni propiciar su desarrollo.

Descubrimos que podemos utilizar eficazmente nuestra inteligencia, nuestras capacidades físicas, deportivas, así como habilidades, y pocos son los que las hacen rendir a su máxima capacidad, como un deportista, un científico, un artista que siempre buscan crecer en su ramo.

La cuestión radica en que no solamente debemos de ejercitar las cualidades físicas o mentales, el límite no es lo material o racional, podemos crecer además, en todos los dones espirituales, como el de la sabiduría, la paz, el amor, entre otros que además complementan y plenifican la propia vida. 

Es por ello, que nuestro ser fue creado con una capacidad impresionante de crecimiento, tanto físico como mental y espiritual, pero qué cortos nos quedamos cuando no queremos entender ni participar de esas gracias tan peculiares que sacian, que hacen sentirlos completos. Es entonces que cuando quedamos varados en lo material como lo es el dinero, como no sacia, ni migramos a un bien superior, más queremos, al igual en lo físico y a la buena apariencia, nunca es suficiente hasta obsesionarnos y perdernos en ello.

Falta escuchar y ejercer lo que nos hace crecer, y esa es la palabra de Dios, porque sin ella siempre quedaremos vacíos e incompletos.