“Objetivo claro”

“Objetivo claro”

Mateo: 10, 7-15

En aquel tiempo, envió Jesús a los Doce con estas instrucciones: “Vayan y proclamen por el camino que ya se acerca el Reino de los cielos. Curen a los leprosos y demás enfermos; resuciten a los muertos y echen fuera a los demonios. Gratuitamente han recibido este poder; ejérzanlo, pues, gratuitamente. No lleven con ustedes, en su cinturón, monedas de oro, de plata o de cobre. No lleven morral para el camino ni dos túnicas ni sandalias ni bordón, porque el trabajador tiene derecho a su sustento. Cuando entren en una ciudad o en un pueblo, pregunten por alguien respetable y hospédense en su casa hasta que se vayan. Al entrar, saluden así: ‘Que haya paz en esta casa’. Y si aquella casa es digna, la paz de ustedes reinará en ella; si no es digna, el saludo de paz de ustedes no les aprovechará. Y si no los reciben o no escuchan sus palabras, al salir de aquella casa o de aquella ciudad, sacúdanse el polvo de los pies. Yo les aseguro que el día del juicio, Sodoma y Gomorra serán tratadas con menos rigor que esa ciudad”.

________________________

Cuando el Señor Jesús envía a sus discípulos, una vez preparados y llenos de su vivencia en oración y acompañamiento del Maestro, les recomienda de manera muy clara, que el objetivo es llevar la buena nueva y transmitirla de manera vivencial.

Para ello hay que tener la conciencia de que quien va a ayudarles a dicha encomienda, será Dios, porque cuando llama y envía, a su vez les provee de todos los dones  necesarios para el éxito de su misión. 

Es por ello que cuando alguien es enviado, su colaboración y actitud es muy importante, ya que si usamos el nombre de Dios para sobresalir nosotros, entonces de ser una misión cristocéntrica, pasa a ser egocéntrica perdiendo totalmente el objetivo.

Si una misión no siembra cuando menos el mensaje de salvación, aunque no se den los frutos de manera inmediata, entonces no se llevó a Dios a los demás, quedando en una buena intención que resultó en un paseo en nombre de Dios.

El objetivo es claro, si cuando vamos a hablar de Dios, no nos llenamos de Él con la conciencia de transmitirlo eficazmente, entonces el esfuerzo es vano. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s