“La riqueza del Reino”

“La riqueza del Reino”

Mateo: 13, 24-43

En aquel tiempo, Jesús propuso esta parábola a la muchedumbre: “El Reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras los trabajadores dormían, llegó un enemigo del dueño, sembró cizaña entre el trigo y se marchó. Cuando crecieron las plantas y se empezaba a formar la espiga, apareció también la cizaña.

Entonces los trabajadores fueron a decirle al amo: `Señor, ¿qué no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, salió esta cizaña?’ El amo les respondió: De seguro lo hizo un enemigo mío’. Ellos le dijeron: `¿Quieres que vayamos a arrancarla?’ Pero él les contestó: ‘No. No sea que al arrancar la cizaña, arranquen también el trigo. Dejen que crezcan juntos hasta el tiempo de la cosecha y, cuando llegue la cosecha, diré a los segadores: Arranquen primero la cizaña y átenla en gavillas para quemarla, y luego almacenen el trigo en mi granero’ “.

Luego les propuso esta otra parábola: “El Reino de los cielos es semejante a la semilla de mostaza que un hombre siembra en un huerto. Ciertamente es la más pequeña de todas las semillas, pero cuando crece, llega a ser más grande que las hortalizas y se convierte en un arbusto, de manera que los pájaros vienen y hacen su nido en las ramas”.

Les dijo también otra parábola: “El Reino de los cielos se parece a un poco de levadura que tomó una mujer y la mezcló con tres medidas de harina, y toda la masa acabó por fermentar”.

Jesús decía a la muchedumbre todas estas cosas con parábolas, y sin parábolas nada les decía, para que se cumpliera lo que dijo el profeta: Abriré mi boca y les hablaré con parábolas; anunciaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo. Luego despidió a la multitud y se fue a su casa. Entonces se le acercaron sus discípulos y le dijeron: “Explícanos la parábola de la cizaña sembrada en el campo”.

Jesús les contestó: “El sembrador de la buena semilla es el Hijo del hombre, el campo es el mundo, la buena semilla son los ciudadanos del Reino, la cizaña son los partidarios del maligno, el enemigo que la siembra es el diablo, el tiempo de la cosecha es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.

Y así como recogen la cizaña y la queman en el fuego, así sucederá al fin del mundo: el Hijo del hombre enviará a sus ángeles para que arranquen de su Reino a todos los que inducen a otros al pecado y a todos los malvados, y los arrojen en el horno encendido. Allí será el llanto y la desesperación. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga”.

____________________

Hoy se nos presentan varios relatos en relación a dar a conocer el Reino de los Cielos, teniendo una muy clara y diversa explicación; la razón de estas explicaciones se dan en base de que el contexto y la cultura en la que vivió Jesús, no es la de occidente, donde nuestro esquema de pensamiento es distinto, su cultura es con el esquema de oriente, en el que la manera de dar a conocer algo es muy distinta a la nuestra.

En occidente solemos dar una definición corta y sencilla sobre cualquier concepto para definirlo y con eso nos basta; por el contrario en oriente, las explicaciones no se basan en una definición, sino que se explica con el mayor número de relatos para que se entienda el concepto en toda su riqueza sin dejar lugar a dudas.

La razón por la que el mismo Dios eligió a una cultura de oriente para darse a conocer, precisamente por la riqueza de su pensamiento y expresividad, ya que en la nuestra, quedaría corta una definición de quién es Él.

Es por ello, que el Reino se nos explica con varios ejemplos, para que no se pierda ningún detalle, por lo que de entrada, no pretendamos interpretarlo a nuestra manera, ya que pensamos distinto, sino que debemos conocer dicho esquema para asimilarlo, conociendo cada vez más a Dios y sus planes, con un conocimiento basto que sacia el corazón y el alma. He ahí la riqueza del Reino y del mismo plan de Dios que nos invita a vivirlo y a hacerlo presente más que nunca, iniciando desde nuestras propias vidas y no desde un sistema ideológico estructural conceptual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s