“Nos falta fe”

“Nos falta fe”

Mateo: 17, 14-20

En aquel tiempo, al llegar Jesús a donde estaba la multitud, se le acercó un hombre, que se puso de rodillas y le dijo: “Señor, ten compasión de mi hijo. Le dan ataques terribles. Unas veces se cae en la lumbre y otras muchas, en el agua. Se lo traje a tus discípulos, pero no han podido curarlo”.

Entonces Jesús exclamó: “¿Hasta cuándo estaré con esta gente incrédula y perversa? ¿Hasta cuándo tendré que aguantarla? Tráigame aquí al muchacho”. Jesús ordenó al demonio que saliera del muchacho, y desde ese momento éste quedó sano.

Después, al quedarse solos con Jesús, los discípulos le preguntaron: “¿Por qué nosotros no pudimos echar fuera a ese demonio?” Les respondió Jesús: “Porque les falta fe. Pues yo les aseguro que si ustedes tuvieran fe al menos del tamaño de una semilla de mostaza, podrían decirle a ese monte: ‘Trasládate de aquí para allá’, y el monte se trasladaría. Entonces nada sería imposible para ustedes”.

_____________________

Hoy en día parece que a las personas les gusta presumirse de vanguardia intelectual negando oficialmente la fe y a Dios en primera plana, viven acordes a lo que opinen los demás y estar al pendiente del miedo de sentirse rechazados por sus creencias religiosas, tan buenos para ponerse en postura según les convenga.

Tanto negamos a Dios que lo afirmamos en medio de nuestra negación, hasta nos damos el lujo de odiarlo, pero contradictoriamente olvidamos que, en medio de nuestra soberbia y necedad, no se puede odiar algo o alguien que no existe, resulta en un absurdo.

Entonces cuando nuestras fuerzas, amigos, dinero, posesiones y salud menguan, quedamos vacíos y tan faltos de sentido, que terminamos con una muy marcada baja autoestima, y es cuando solos ya no podemos ante el monstruo en que hemos convertido nuestro orgullo que nos domina y doblega.

Es por ello que muchas veces no podemos hacer grandes cosas y obras en la fe, porque es mayor nuestra desconfianza e inseguridad en Dios, depositada a cambio de otras seguridades temporales y materiales que se acaban.

Ahí es donde nos falta fe, donde necesitamos abandonarnos en la total confianza en Dios, para que él mismo la fortalezca y la haga manifiesta con frutos de bondad y felicidad para nosotros y cuantos nos rodean, ahí si que nada sería imposible, aunque el mundo lo remarque como tal.