“La primacía del amor”

“La primacía del amor”

Mateo: 22, 34-40

En aquel tiempo, habiéndose enterado los fariseos de que Jesús había dejado callados a los saduceos, se acercaron a Él. Uno de ellos, que era doctor de la ley, le preguntó para ponerlo a prueba: “Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la ley?”

Jesús le respondió: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el más grande y el primero de los mandamientos. Y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. En estos dos mandamientos se fundan toda la ley y los profetas”.

___________________________

Para muchas personas hablar del amor resulta tan enfadoso, como si se tratara de un tema sin trascendencia, sin importancia, con una frialdad tal que no alcanzamos a suponer cuáles fueron las circunstancias por las que se cayó en dicha negativa.

No es que Dios sea un ser egocéntrico que requiere sentirse invariablemente amado para existir, como una codependencia del amor, lo cual no es así, de hecho nuestro amor no lo necesita, ni le añade, ni le quita absolutamente nada su majestad y divinidad.

Por el contrario, Él primeramente nos da su amor para que nuestra existencia tenga sentido, y por el mismo amor nos desarrollemos y crezcamos en los mismos dones que de su bondad nos participa, a su semejanza.

No debemos de olvidar, que el punto de partida de la misma creación es el amor, por ello cuando es transgredido desencadena el caos y el dolor, a lo que es necesario que el amor impere y que el modelo a seguir de cómo amar y sentirnos amados es el mismo amor de Dios.

Con el amor de Dios, todo se plenifica, cobra sentido y cumple su objetivo además de completar en nuestro ser lo que le llena. La primacía del amor no es otra cosa, sino amar con el mismo amor de Dios, aceptando la creación y nuestro ser en la misma comparte de un todo.