“El añejo es mejor”

“El añejo es mejor”


Lucas 5, 33-39


En aquel tiempo, dijeron a Jesús los fariseos y los letrados: —Los discípulos de Juan ayunan a menudo y oran, y los de los fariseos también; en cambio los tuyos, a comer y a beber. Jesús les contestó: —¿Queréis que ayunen los amigos del novio mientras el novio está con ellos? Llegará el día en que se lo lleven, y entonces ayunarán.
Y añadió esta comparación: —Nadie recorta una pieza de un manto nuevo para ponérsela a un manto viejo; porque se estropea el nuevo, y la pieza no le pega al viejo.Nadie echa vino nuevo en odres viejos: porque revientan los odres, se derrama, y los odres se estropean. A vino nuevo, odres nuevos. Nadie que cate vino añejo quiere del nuevo, pues dirá: «Está bueno el añejo».”
————————————————————-

 Hoy en nuestros días, cada ves más se está despreciando a todo lo que huela a antiguo,  a lo viejo, se le da un rechazo impregnado de repudio e ineficiencia, como todo se cata y mide en dinero, si no producen nada, son considerados estorbo o escoria, por eso los así mismo llamados poderosos, pretenden quitarles todos sus derechos y beneficios,  queriendo implantar el derecho a la eutanasia para asesinarlos y desecharlos legalmente, olvidándose que por ellos ha sido posible llegar ser lo que hoy somos.
No estamos afirmando que tan solo lo antiguo sea lo mejor, es simplemente el recordatorio para no dejar de reconocer la realidad y, ésta es que no hay nada nuevo bajo el sol, somos los mismo envueltos en novedad, la humanidad es siempre la misma, con diferentes trabajos y culturas que a veces llegan a denigrar la propia dignidad humana, pero siempre basados en la plataforma del pasado.
Si esas personas que hoy se consideran una carga para la economía no hubieran donado su vida al trabajo, a la familia, a su pueblo y nación, lo que hoy tenemos no sería lo mismo, ellos han sido siempre un pilar importante como hoy te consideras tu en la sociedad, porque lo eres es en virtud de ellos, pero si seguimos esa ideología, tu mismo estarás destruyendo tu propio futuro, porque el tiempo vuela y a su debido tiempo estarás en las mismas circunstancias con las leyes denigrantes que promueves hoy y te favorecen, pero que mañana estarán en tu propia contra.
Una vez mi madre en mi adolescencia, en un arranque de coraje me dijo algo muy sabio: “Como te ves, me vi, como me ves, te verás” y es que uno mismo tarda en valorar lo que tenemos, lo que nos dan, lo que hacen por nosotros; que pena que no lo contemplemos, porque verlo sí lo vemos, contemplarlo está difícil si no tienes tiempo ni para reflexionar en ti mismo.
Considera que lo grande no viene por ti mismo, alguien con anterioridad ya trabajó para que tu lo disfrutes, ni los inventos son de quienes tienen el título, ellos sólo recolectaron lo ya sembrado, pero el mérito siempre es de nuestros ancestros.

Por ello si nos consideramos importantes para nosotros mismos, no olvides a los que te dieron el ser, lo son aún mas y se merecen ese respeto, porque su apreciación y sabiduría de la vida, es mucho mayor que la tuya, por ello no deja lo añejo de ser mejor, si lo desconoces, te desconoces a ti.