“Marionetas del maligno”

Lucas 11, 15-26

En aquel tiempo, habiendo echado Jesús un demonio, algunos de entre la multitud dijeron: —Si echa los demonios, es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios.

Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo en el cielo. Él, leyendo sus pensamientos, les dijo: —Todo reino en guerra civil va a la ruina y se derrumba casa tras casa. Si también Satanás está en guerra civil, ¿cómo mantendrá su reino? Vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú; y si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos, ¿por arte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el Reino de Dios ha llegado a vosotros. Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros. Pero si otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte el botín. El que no está conmigo, está contra mí; el que no recoge conmigo, desparrama. Cuando un espíritu inmundo sale de un hombre, da vueltas por el desierto, buscando un sitio para descansar; pero como no lo encuentra, dice: “Volveré a la casa de donde salí”. Al volver se la encuentra barrida y arreglada. Entonces va a coger otros siete espíritus peores que él, y se mete a vivir allí. Y el final de aquel hombre resulta peor que el principio.

________________________

Cuando escuchamos acerca del tema sobre la acción y presencia del maligno entre nosotros, como que nos hacemos la idea de que a nosotros no va a pasarnos nada, que son falsas creencias o en su defecto situaciones para fanáticos, así negando su influencia, y a veces parece que no pasa nada, pero ese sentir se da cuando vivimos adormecidos en situaciones permanentes de pecado que nos son ordinarias como el mismo pan de cada día. 

Le facilitamos el trabajo al demonio, porque no necesita trabajar para inducirnos al mal cuando ya vivimos en él, por lo que no tiene necesidad de estrujarnos para renegar de Dios, si con la propia forma de vivir ya lo estamos haciendo.

Para ser un poco más claro, estamos inmersos en sus fauces cuando nos la pasamos odiando a la vida y a toda persona que se nos cruce en el camino, criticando, juzgando, hablando de manera ofensiva, diciendo puras maldiciones cada tres palabras en el léxico ordinario, viviendo un libertinaje sexual sin responsabilidad, al cabo hay preservativos y abortivos; ofendiendo y levantando falsos de los demás por hobbies, atacando a todo lo que huela a Dios y a religión. Podría enumerar más, pero éstos son los más comunes.

Un modelo claro lo tenemos en las famosas redes sociales, ya que cuando una persona publica una ofensa, burla y ataque contra otros, se hace viral, mientras cuando se promueve un excelente mensaje de crecimiento y espiritualidad no es tomado en cuenta y hasta rechazado con vituperaciones. 

Es una medida de cuántas personas débiles y vulnerables espiritualmente son víctimas siendo utilizadas por el maligno para manifestar su odio a todo lo que sea bueno en el mundo. Nos hemos convertido en marionetas del demonio ya que expandimos su odio y el mal como lo más ordinario del mundo.

Aquí es donde Jesús necesita sacar esos demonios que nos manipulan, fortaleza adquirida por la reconciliación, oración y vida sacramental es lo que necesitamos, de tal manera que no te permitas ser una marioneta del chamuco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s