“Oportunidad al día”

Lucas 11, 29-32

En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús y él se puso a decirles: «Esta generación es una generación perversa. Pide un signo, pero no se le dará más signo que el signo de Jonás. Como Jonás fue un signo para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del Hombre para esta generación. Cuando sean juzgados los hombres de esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que los condenen; porque ella vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón. Cuando sea juzgada esa generación, los hombres de Nínive se alzarán y harán que los condenen; porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás».

______________________________

Todos los elementos motivaciones que encontramos en el camino, llevan a superarnos, romper la barrera de nuestros propios límites y crecer sin desatender las oportunidades que se van presentando en la vida.

Esto es muy bueno en el plano netamente humano, porque es el primer impedimento que superándolo deja de molestarnos para desarrollar las demás capacidades que poseemos. Somos los primeros enemigos de nosotros mismos, pero una vez libres de interferencias traumáticas o emocionales no resueltas que absolutamente todos venimos cargando, el resto es fácil. 

Una vez atendido el plano humano, se nos invita a atender aquellos dones más excelentes, los espirituales que no dejan de enriquecer y adornar nuestra vida como una herramienta para cualquier circunstancia que acontezca en el camino humano, pero con la dimensión espiritual, respaldada por lo divino, que supera toda expectativa humana.

Oportunidades que tenemos día a día, Dios está al alcance de la mano, y más aún cuando le permites entrar en tu corazón, con el acercamiento a todo lo que la Iglesia como instrumento de sus gracias ofrece. 

Pero si nos limitamos a ponernos contentos con los logros humanos, estamos desaprovechando las gracias que podrían acompañar un trabajo que puede trascender  hasta Dios y lo glorifique, sin olvidar que con ello a su vez te santifica.

La cuestión aquí es que tu eres responsable de tu crecimiento espiritual, y si teniéndolo a la mano para aprovecharlo, como Jonás, como la Reina de Saba que reconocen lo que Dios les da además de lo material, lo estamos desperdiciando. La oportunidad está al día, y no depende de Dios, Él ya hace todo para estar cerca de ti, falta que tu de igual manera le respondas y aproveches la oportunidad que te da.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s