“Actuar desesperadamente”

Lucas: 16, 1-8

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Había una vez un hombre rico que tenía un administrador, el cual fue acusado ante él de haberle malgastado sus bienes. Lo llamó y le dijo: `¿Es cierto lo que me han dicho de ti? Dame cuenta de tu trabajo, porque en adelante ya no serás administrador’. Entonces el administrador se puso a pensar:


`¿Qué voy a hacer ahora que me quitan el trabajo? No tengo fuerzas para trabajar la tierra y me da vergüenza pedir limosna. Ya sé lo que voy a hacer, para tener a alguien que me reciba en su casa, cuando me despidan’.

Entonces fue llamando uno por uno a los deudores de su amo. Al primero le preguntó: `¿Cuánto le debes a mi amo?’ El hombre respondió: ‘Cien barriles de aceite’. El administrador le dijo: ‘Toma tu recibo, date prisa y haz otro por cincuenta’. Luego preguntó al siguiente: `Y tú, ¿cuánto debes?’ Éste respondió: ‘Cien sacos de trigo’. El administrador le dijo: ‘Toma tu recibo y haz otro por ochenta’.

El amo tuvo que reconocer que su mal administrador había procedido con habilidad. Pues los que pertenecen a este mundo son más hábiles en sus negocios que los que pertenecen a la luz”.

___________________________

Una de las consecuencias de la vida tan acelerada que llevamos en éstos días, no permiten que nos dediquemos tiempos personales para el cultivo de nuestros propios valores así como nuestra espiritualidad. Mientras estamos fuertes y activamente laborales, sin sentir se nos va yendo la vida como si nada, y cuando menos pensamos nos vemos desproveídos de las herramientas necesarias para la siguiente etapa en la vida.

Cuando somos previsores, vamos planeando un poco el mañana sin mantenernos en una tensión por que llegue, de tal manera que en su momento el cambio que suele darse a veces de manera súbita, no descontrole, porque el activismo no da tiempo, ni prepara para asimilar con calma las cosas. 

Una de las dificultades de estar desproveídos de este arsenal de dones trabajados dedicadamente en el transcurso de la vida, es que se toman al final medidas desesperadas, como las del mal administrador, quien deshonestamente empieza a actuar según él muy inteligentemente y con habilidad para el manejo de los ya conocidos negocios, sacando el mayor provecho posible. 

A lo mejor le va a ir bien un tiempo, pero lo que fue una jugada en su favor, viene a ser un daño en el tiempo que al final se volcará sobre sí mismo. Eso es lo que uno obtiene actuando desesperadamente, ya que la solución inmediata se da, pero el dinero mal habido no dura.

Por el contrario, a pesar de las crisis que nos lleguen en el ámbito laboral o económico, mientras estemos fortalecidos espiritualmente, tendremos la mejor actitud para salir adelante sin dañar a los demás, sin olvidar además que Dios Padre Providente no abandona a sus hijos, así pase la peor calamidad. Los arrebatos no traen nada bueno, la paciencia sí trae cosas my buenas para quien sabe esperar.