“Si he defraudado a alguien…”

Lucas 19, 1-10

En aquel tiempo, Jesús entró en Jericó, y al ir atravesando la ciudad, sucedió que un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de conocer a Jesús, pero la gente se lo impedía, porque Zaqueo era de baja estatura. Entonces corrió y se subió a un árbol para verlo cuando pasara por ahí. Al llegar a ese lugar, Jesús levantó los ojos y le dijo: “Zaqueo, bájate pronto, porque hoy tengo que hospedarme en tu casa”.

Él bajó enseguida y lo recibió muy contento. Al ver esto, comenzaron todos a murmurar diciendo: “Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador”.

Zaqueo, poniéndose de pie, dijo a Jesús: “Mira, Señor, voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes, y si he defraudado a alguien, le restituiré cuatro veces más”. Jesús le dijo: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también él es hijo de Abraham, y el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido”.

——————————————————

A la gente nos gusta verla sonriendo, alegre, que transmitan vida y nos contagien de ella, especialmente los nuestros, pero cuando su ánimo decae, es todo lo contrario.

Sin embargo el hecho de que una persona no llore o se queje, no significa que esté exenta del dolor, parece que nos conformamos verlos con una sonrisa externa y al parecer tranquilos, como engañándonos fingiendo que todo esta perfecto, o cuando menos eso queremos ver, sin solucionar la incomodidad que causamos ya sea mental, física o verbalmente

Lo mismo acontece en el nivel espiritual, porque cuando nos animamos valientemente a reconocer las faltas, creemos erróneamente que con reconciliarnos solo con Dios y confesarnos, la culpa queda saldada.

Pero para una reconciliación integral, una parte implica el perdón de Dios y su complemento siempre será la restauración humana del hermano ofendido.

Zaqueo hoy nos demuestra que su reconciliación es íntegra y total, porque no sólo queda bien con Jesús, sino que remarca “si he defraudado a alguien, le restituiré cuatro veces más”.

Restituir es lo que nos hace muchas veces falta, el perdón completo llega hasta el hermano y no basta con el divino, para empezar es bueno, para plenamente terminar reconcilia y hasta salva a tu prójimo.

La verdadera salvación incluye no sólo la reconciliación con Dios, sino la alegría de querer hacerlo también hasta cuatro veces con el hermano.

Un comentario en ““Si he defraudado a alguien…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s