“Tomar más en serio el Adviento”

Mateo 7, 21.24-27

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No todo el que me dice «Señor, Señor» entrará en el reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 

El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca. 

El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se hundió totalmente». 

———————————————— 

En esta semana primera del tiempo del Adviento, la invitación a vivirlo es muy constante, sobre todo como ese tiempo de gracias especiales que se nos dan para aumentar la santidad o restaurarla en caso de haberla menguado por el pecado, oportunidad que no se limita a simplemente reconocer dicho tiempo como una festividad de festividades sociales, eso debe ser un signo externo que nos ayuda a reconocer la gracia concreta que se nos da en la participación sobre todo en el ámbito espiritual. 

No negamos que tenemos que celebrar, el origen de ello es la alegría por la pronta venida del Señor a nuestras vidas como un hecho real, prometido y próximo. Sin embargo queremos invitar a que no quede esta oportunidad en tan solo la invocación vocal “Señor, Señor”, Esa se puede decir en un ambiente poético, o en un ambiente de fe profunda, donde el corazon reboza de alegría, donde la boca se nos llena al proclamarla como una oración de fusión de corazón a corazón con el Creador mismo. 

Es ya aprovechar el terreno adecuado para seguir construyendo sobre roca, porque de otra manera, estaremos a lo mejor sí, viviendo y celebrando los tiempos adecuados, pero superficialmente a tal grado de año con año construir sobre arena. 

El año pasado igual, éste, igual, el que entra siguiendo la tradición igual, “pero igual a qué”, a una oportunidad de seguir creciendo con lo construido sobre roca, que año tras año se incrementa, o nuevamente empezar de cero porque se construyó sobre arena, donde ya no hay nada. 

De nosotros depende qué terreno vas a ubicar para construir tu santidad. La oportunidad esta puesta este adviento. El recuento lo puedes analizar al finalizar el año en el qué verás la diferencia.

Un comentario en ““Tomar más en serio el Adviento”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s