«¿Creéis que puedo hacerlo?»


Mateo 9, 27-31

En aquel tiempo, dos ciegos seguían a Jesús, gritando: «Ten compasión de nosotros, hijo de David».Al llegar a la casa se le acercaron los ciegos, y Jesús les dijo: «¿Creéis que puedo hacerlo?»Contestaron: «Sí, Señor».Entonces les tocó los ojos, diciendo: «Que os suceda conforme a vuestra fe».Y se les abrieron los ojos. Jesús les ordenó severamente: «¡Cuidado con que lo sepa alguien!»Pero ellos, al salir, hablaron de él por toda la comarca.
————————————————-
Continuamos esta semana del tiempo de Adviento con la invitación al aprovechamiento de la gracia de Dios, son varios aspectos desde los que se nos motiva en estos días, por lo que en este día se remarca en el ejemplo de los ciegos, una actitud de confianza en donde precisamente de igual manera como en los dos ciegos, en nosotros este tiempo será tan provechoso, hablando en el ámbito de la gracias de Dios, cuanto sea la disposición personal que cada uno de nosotros pongamos, así como el interés al llamado santificador de prepararnos para la próxima Natividad y recibir lo que pedimos.
Por eso la pregunta de Jesús ¿Creen que puedo hacerlo?, de ello precisamente dependerá lo que al final recibirás, porque si la preparación queda en los adornos de navidad, el arbolito, el nacimiento, las luces centelleantes de colores, los gastos en los regalos a dar y a recibir, la preocupación de la comida en las celebraciones ya próximas e inclusive asistir a la misa de gallo en la navidad, cuan profunda sea tu preparación, eso será lo que recibirás.
Si te preparaste para el regalo, eso recibirás, para la fiesta recibirás lo mismo, la misa ya es un poco más, pero creo que será una como las demás de cada día o domingo. 
Pero si dispusiste tu alma a recibir a Jesús, el cual renueva tu gracia, tu vida, la alegría de ser salvos a través de la dignificación de la humanidad con la encarnación y nacimiento del Hijo de Dios, así como el reconocer el inicio del cumplimiento de las promesas hechas por Dios, esa será la escala de lo que recibirás.

No sólo te animes a pedir cosas más caras y decorosas, eso aunque no sea navidad te llegará en su justo momento si es lo que realmente necesitas, anímate a preparar tu vida y corazón, que inicie ese año junto con Jesús y crezcas a su lado a la par, porque en realidad recibirás conforme a tu fe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s