“Porque no has dado fe a mis palabras…”

Lucas 1, 5-25 

En tiempos de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote llamado Zacarías, del turno de Abías, casado con una descendiente de Aarón llamada Isabel. Los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin falta según los mandamientos y leyes del Señor. No tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos eran de edad avanzada. 

Una vez que oficiaba delante de Dios con el grupo de su turno, según el ritual de los sacerdotes, le tocó a él entrar en el santuario del Señor a ofrecer el incienso; la muchedumbre del pueblo estaba fuera rezando durante la ofrenda del incienso. Y se le apareció el ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. 

Al verlo, Zacarías se sobresaltó y quedó sobrecogido de temor. Pero el ángel le dijo: «No temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de alegría, y muchos se alegrarán de su nacimiento. Pues será grande a los ojos del Señor: no beberá vino ni licor; se llenará de Espíritu Santo ya en el vientre materno, y convertirá muchos israelitas al Señor, su Dios. Irá delante del Señor, con el espíritu y poder de Elías, para convertir los corazones de los padres hacia los hijos, y a los desobedientes, a la sensatez de los justos, preparando para el Señor un pueblo bien dispuesto». 

Zacarías replicó al ángel: «¿Cómo estaré seguro de eso? Porque yo soy viejo, y mi mujer es de edad avanzada». El ángel le contestó: «Yo soy Gabriel, que sirvo en presencia de Dios; he sido enviado a hablarte para darte esta buena noticia. Pero mira: te quedarás mudo, sin poder hablar, hasta el día en que esto suceda, porque no has dado fe a mis palabras, que se cumplirán en su momento». 

El pueblo estaba aguardando a Zacarías, sorprendido de que tardase tanto en el santuario. Al salir no podía hablarles, y ellos comprendieron que había tenido una visión en el santuario. Él les hablaba por señas, porque seguía mudo. Al cumplirse los días de su servicio en el templo volvió a casa. Días después concibió Isabel, su mujer, y estuvo sin salir cinco meses, diciendo: «Así me ha tratado el Señor cuando se ha dignado quitar mi afrenta ante los hombres». 

————————————————

Uno de los testimonios más palpables de la duda ante los hechos de Dios, que son tan oportunos y providentes, dándose de una manera evidente, lo tenemos en el caso de Zacarías, dónde siendo sacerdote al servicio del Señor, es inclusive capaz de dudar. 

Aquí no importa si se es sacerdote o no, a veces pensamos que la duda es tan sólo para los que no creen, ciertamente son más propensos a ello, pero inclusive cabe en el fiel más consagrado y entregado a Dios, es una de las propias flaquezas de la condición humana y un consagrado no pierde dicha condición. 

La acción del ángel a Zacarías de dejarlo mudo, ante su incredulidad, no es un castigo divino, es una manera de hacerlo madurar aún más en la fe que ya posee, permitiendo no dejarlo intacto ante tal postura de ignominia, sino propiciando un nuevo proceso de maduración aún mayor en su propia fe, porque si ha recibido un regalo divino tan preciado, no es justo que no lo valore tal cual es. 

Dios tiene sus misteriosos caminos, siempre en pro de la propia persona, de su maduración, así como de su propia santificación, en realidad son oportunidades directas y divinas. 

Nosotros podemos tender a visualizar tan sólo la prueba como un castigo de su ira, pero desatendemos la verdadera intención, que es purificarte, amarte, hacerte mejor humano, brillar ante los demás, fortalecerte y llenarte aún más de santidad, digo por si lo olvidamos, como a Zacarías y, todo por no haber dado fe a sus palabras, que son más profundas, a su vez más directas y personalizadas hacia nosotros que nos toma en cuenta en su plan de salvación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s