“Epifania, Manifestación”

“Epifania, Manifestación”

Mateo 2, 1-12

Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes. Entonces, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo».

Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: “En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta: «Y tú, Belén, tierra de Judea, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judea, pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel»”.

Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: «Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo».

Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.

Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino.

___________________________

La fiesta de la Epifanía o fiesta de los Magos de Oriente, se refiere muy concretamente a dar a conocer las gracias de Dios en nuestras vidas, a través de lo ordinario, haciéndolo evidente a nuestra vista, es decir “manifestarse”.

Esas gracias solemos pasarlas por desapercibidas cuando en realidad no es otra cosa que el conjunto de circunstancias que Dios mismo naturalmente hace coincidir en su momento para manifestarte un designio en tu vida.

Jamás será una manifestación gloriosa y espectacular, bueno si tu vida y tu testimonio son para tal, creo que sí lo podrá hacer magnificente, pero esas personas que ya viven de suyo dando ejemplo, son los primeros que, tanto en los detalles más insignificantes así como en los espectaculares, no dejan de reconocer esas manifestaciones divinas, ya que han abierto su mente y corazón para ello.

Es por ello que durante esta festividad de la Epifanía el modelo a descubrir las maravillas de Dios en éste episodio, son los regalos que le dieron los Magos: oro, incienso y mirra, cada uno de ellos con un significado concreto, por lo que no hay que reinterpretarlo ni invertar un nuevo sentido, ya lo trae evidente y explícito. Oro, se le reconoce como Rey; Incienso, se le reconoce como Dios; Mirra, se le reconoce como humano.

Ahí es donde vemos de quien se trata ese niño. De igual manera en nuestras propias vidas Dios va estableciendo esos elementos muy particulares hacia tu persona para darte un mensaje que tan sólo es para ti, y todo hecho por que te ama y desearte lo mejor, por ello trata de con toda la caridad del mundo de acercarse a ti sin perturbarte, sin asustarte ni cambiarte radicalmente, sino paso a paso, sin violencia, sin engaños, reconociendo en esos detalles a Dios en tu vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s