“Silencios que matan”

“Silencios que matan”

Marcos 3, 1-6

En aquel tiempo, entró Jesús otra vez en la sinagoga y había allí un hombre con parálisis en un brazo. Estaban al acecho, para ver si curaba en sábado y acusarlo. Jesús le dijo al que tenía la parálisis: —Levántate y ponte ahí en medio.

Y a ellos les preguntó: —¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer lo bueno o lo malo?, ¿salvarle la vida a un hombre o dejarlo morir?

Se quedaron callados. Echando en torno una mirada de ira y dolido de su obstinación, le dijo al hombre: —Extiende el brazo.

Lo extendió y quedó restablecido. En cuanto salieron de la sinagoga, los fariseos se pusieron a planear con los herodianos el modo de acabar con él.

———————————————————-

Una de las actitudes que creemos la más prudente, cuando se presenta un problema muy cercano a nosotros, sería la actitud de no entrometer nuestras vidas y opiniones en los problemas de otros, pero eso en realidad no es prudencia, es en cierta manera cobardía; no significa que tengas que hacer tuya la situación cuando no te pertenece, ni que tengas que obrar como si el problema fuera tuyo, sino que existen un sinnúmero de oportunas intervenciones que podemos hacer.

La primera verdaderamente prudente sería no tomar partido con ninguna persona, sino con la verdad, aquí existe una real oportunidad de sanar la situación en vez de remarcar el error o la negativa de una persona que la empeoraría, pero si la intención va un tanto viciada con tendencia a sacar provecho de eso, entonces te haces reo de culpa por apoyar situaciones no legítimas.

Aquí el problema real radica cuando no se desea seguir la verdad del hecho en sí misma, como lo es el caso del evangelio, en que buscando el mejor y mayor bien de una situación, Jesús pregunta si es lícito hacer un bien mayor del que la ley propone, y aunque sabiendo la verdad, el mal radica cuando tomamos actitudes de silencios que matan, es decir, pecamos de omisión, no dejando al olvido que es una falta en sí misma por la oportunidad de santificarnos ante la posibilidad de ejercer un bien al prójimo.

La omisión no es prudencia, es pecado, porque no basta en la vida con no hacer el mal, lo que si basta es además hacer el bien. Pero si estamos acostumbrados a guardar silencio y no hacer nada realmente oportuno y prudente, estarás negando tu propio ser que fue hecho para el bien, cuando menos iniciar orando para encomendar esa situación, ya es mucha ayuda, poner primero la intervención divina, antes de la emocional humana donde nos podemos equivocar, pero nunca quedar indiferentes, porque eso lo primero que mata es tu propia vida divina.