“Cuando arrestaron a Juan…”

“Cuando arrestaron a Juan…”

Marcos 1, 14-20

Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el“Evangelio». Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago. Jesús les dijo: «Venid conmigo y os haré pescadores de hombres». Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.

—————————————————

Una de las cualidades en las que Dios se manifiesta, es a través de los hechos y acontecimientos que van coordinadamente en sucesión dentro del plan divino, porque nada pasa por coincidencia, todo tiene un por qué y un para qué.

El Caso lo tenemos muy claro, cuando en ésta lectura inicia remarcando “Cuando arrestaron a Juan”, fue el signo evidente para Jesús de que la obra precursora de Juan en cuanto prepararle el camino, había concluido, su obra ya estaba hecha, ahora es el turno de Jesús, donde entonces se marcha a Galilea para realizar certeramente su misión anunciando que es tiempo, que debemos tomar una actitud de preparación e iniciando a elegir a sus discípulos y apóstoles que continuaran su obra.

Dios va disponiendo a las personas y situaciones de una manera sublime y a veces imperceptible, sobre todo para los distraídos de las cosas de Dios e inmersos obsesivamente en las cosas del mundo, sin un equilibrio que conjugue ambas realidades. 

Podríamos pensar que las cosas no salieron bien, porque arrestaron a Juan Bautista, lo asesinarán posteriormente, a Jesús lo rechazan incluso los suyos, el panorama no pinta bien para nosotros, pero lo que no vemos es que la obra se está afianzando lenta pero de manera segura.

Y es que Dios no obra conforme a nuestros ideales y perfectos planes, sino que se vale de todo, hasta de las propias obra negativas, para incluso con ellas glorificar a Dios. Eso no cualquiera lo entiende, pretende que Dios obre tan sólo en lo bueno y perfecto, pero inclusive dentro el máximo dolor que se presenta, Dios está al pendiente para que el resto salga bien, no importa el medio ni las circunstancias, pero hay que saber verlo, porque el dolor humano, los odios adquiridos y los sembrados velan totalmente la mente y la paz del alma.

Sin embargo tanto Juan como Jesús completaron su obra, los aspectos negativos no son divinos, surgen de la capacidad humana de denigrar la propia dignidad demostrando que tan bajo puede caer y lo ha hecho. Por ello, Dios está en todo y nada queda sin su mirada ni sale de su plan, aunque malamente nosotros lo cambiemos, Dios cambia el suyo para obtener lo mejor de ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s