“Las Travesías”

“Las Travesías”

Marcos 6, 53-56

En aquel tiempo, cuando Jesús y sus discípulos terminaron la travesía, tocaron tierra en Genesaret, y atracaron. Apenas desembarcados, algunos lo reconocieron, y se pusieron a recorrer toda la comarca; cuando se enteraba la gente dónde estaba Jesús, le llevaba los enfermos en camillas. En la aldea o pueblo o caserío donde llegaba, colocaban a los enfermos en la plaza, y le rogaban que les dejase tocar al menos el borde de su manto; y los que lo tocaban se ponían sanos.

————————————

Hoy en día escuchamos bastante de campañas de acción de todo tipo, como pudieran ser las políticas, las de salud, las de atención a personas mayores, así como las particulares. Campañas que son muy necesarias, porque en nuestra localidad parece que no hay necesidad de nada o no del todo, pero a través de ellas se atienden necesidades por doquier, que aunque no son las nuestras, sí son las de otros de los que no estamos enterados de su necesidad.

Al igual, Jesús realizaba sus travesías, aquellas donde precisamente no tan sólo atiende a los enfermos, o a los endemoniados, o donde se reparte alimento, por ello con Él no son campañas particulares, sino travesías, es decir, atendía a la persona en su totalidad, sobre todo porque su misión es de sanción integral y no específica.

Travesías que aunque en común tenían una reacción en masa de necesidad, revela el transfondo de la misma naturaleza humana corroída, por las mismas miserias humanas y no se diga por el pecado. Aquí es donde es necesaria la travesía, ahí llegando a donde realmente se necesita y donde tanto en un lado como en otro entenderán su misión de una manera mucho más amplia, no quedando tan sólo en la opinión de unos cuantos, así se complementa y enriquece su obra.

Travesía que a veces es necesario hacer con los tuyos, tomándolos en cuenta y reconociendo tu presencia en los momentos de sus propias vidas, tanto buenos como adversos. Presencia que aunque no diga nada, transforma y apoya. Travesía que a su vez te restaura a ti y te conecta al Creador, ya que eres parte de la misma e instrumento de su gracia, porque participamos de Él.

Por ello hay que salir y hacer una travesía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s