“Desmayos en el camino”

“Desmayos en el camino”

Marcos 8, 1-10

Uno de aquellos días, como había mucha gente y no tenían qué comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: —Me da lástima de esta gente; llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer, y si los despido a sus casas en ayunas, se van a desmayar por el camino. Además, algunos han venido desde lejos. Le replicaron sus discípulos: —¿Y de dónde se puede sacar pan, aquí, en despoblado, para que se queden satisfechos?

El les preguntó: —¿Cuántos panes tenéis?

Ellos contestaron: —Siete.

Mandó que la gente se sentara en el suelo: tomó los siete panes, pronunció la Acción de Gracias, los partió y los fue dando a sus discípulos para que los sirvieran. Ellos los sirvieron a la gente. Tenían también unos cuantos peces: Jesús los bendijo, y mandó que los sirvieran también. La gente comió hasta quedar satisfecha, y de los trozos que sobraron llenaron siete canastas; eran unos cuatro mil. Jesús los despidió, luego se embarcó con sus discípulos y se fue a la región de Dalmanuta.

————————————-

Suena un poco fatalista o espectacular el hecho mismo de escuchar que podemos tener desmayos en el camino, como que pensamos que no es lo común ni tampoco una posibilidad a corto plazo, ya que  nos sentimos fortalecidos y con plena salud.

Ese tipo de desmayos, ciertamente es lo mas común con alguien que de suyo no se alimenta propiamente, atentando contra su salud y con la tranquilidad de los suyos. En cierta manera Jesús se refiere primordialmente a cuidar la salud de aquellos encomendados, tiene preocupación por ellos, por lo que pide a sus discípulos con esa excusa, una colaboración concreta en el plano humano, pero también en el plano divino.

Podríamos pensar que ese problema lo tenemos resuelto, ya que, aunque sea poco, tenemos algo con qué alimentarnos. Más sin embargo confío en que esa enseñanza va más allá, es un poco más profunda y específica, ya que a todos a aquellos los que nos decimos consagrados e inclusive a todo fiel cristiano, nos invita comparativamente a alimentarnos del pan que Él nos dará, es decir la eucaristía, pero sobre todo ayudarlo a darlo a los demás una vez que nosotros estemos fortalecidos.

Si nuestras buenas intenciones intentan ayudar a alguien, débiles y dañados por el mal y la propia experiencia de vida, estaremos discapacitados para ello, ya que nuestro apoyo irá impregnado de nuestros propios desmayos y debilidades, los empaparemos de nuestra propia situación, más si por el contrario estamos fortalecidos y con la suficiente paz en nuestros corazones, entonces sabremos manejar lo nuestro sin interferir en lo de los demás.

Somos más vulnerables de lo que pensamos y aunque estemos sanos y fuertes, sufrimos constantes desmayos en el camino por nuestra pobre fe y espiritualidad que no ejercitamos, sobre todo en los vicios de pecado ya rutinarios en tu vida, fortalécete, que el que gana eres tu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s