¿Se puede volver a nacer?

¿Se puede volver a nacer?

Juan 3, 1-8

Había un fariseo llamado Nicodemo, jefe judío. Éste fue a ver a Jesús de noche y le dijo: –«Rabí, sabemos que has venido de parte de Dios, como maestro; porque nadie puede hacer los signos que tú haces si Dios no está con él».

Jesús le contestó: –«Te lo aseguro, el que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios».

Nicodemo le pregunta: –«¿Cómo puede nacer un hombre, siendo viejo? ¿Acaso puede por segunda vez entrar en el vientre de su madre y nacer?»

Jesús le contestó: –«Te lo aseguro, el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: «Tenéis que nacer de nuevo»; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu».

———————————————

Parecería que nuestro pensamiento podría tender hacia la reencarnación, pero aquí ese no es el caso, ya que afirmamos la gratuidad de una vida única y plena que puede llegar hasta la eternidad gracias a Cristo Resucitado, y el volver a nacer no se refiere a otra vida distinta de la actual.

Se trata de aquel don de regenerar todo cuanto somos, con la capacidad de restaurar nuestra misma naturaleza pero a través del bautismo, el cual refiere la vida hasta la eternidad y no tan sólo al proceso biológico de nacer, crecer, reproducirnos para el final morir.

Es el regalo y a su vez el milagro de restaurarnos en esta misma vida, el paso de ser criaturas al ser hijos de Dios, dónde se regala ya la eternidad, y se renace a una nueva vida en el espíritu.

Podríamos pensar a manera de ciencia ficción que sería posible con una clonación exacta, pero en realidad sería otro ser distinto a ti, idénticos genéticamente hablando, pero distintos en su ser y su materialidad, así como con una voluntad individual y única. Eso no es renacer.

Ese renacer es la transformación total de nuestro ser intrínsecamente hablando, porque hemos decidido voluntariamente nacer a la vida eterna, a la felicidad al estar eternamente con el Señor Jesús en amor total.

Sí es posible renacer, pero en el aquí y el ahora, y depende de ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s