“Recibir bendiciones en personas”

“Recibir bendiciones en personas”

Mateo: 10, 37-42

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: “El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí. El que salve su vida la perderá y el que la pierda por mí, la salvará. Quien los recibe a ustedes me recibe a mí; y quien me recibe a mí, recibe al que me ha enviado.

El que recibe a un profeta por ser profeta, recibirá recompensa de profeta; el que recibe a un justo por ser justo, recibirá recompensa de justo. Quien diere, aunque no sea más que un vaso de agua fría a uno de estos pequeños, por ser discípulo mío, yo les aseguro que no perderá su recompensa”.

______________________

Cada vez más se está perdiendo la capacidad de santificarnos a través de la hospitalidad que se sacrifica en pro de la seguridad, ya no es tan fácil recibir a extraños, y en cierta medida es razonable, porque las personas así como las comunidades y la sociedad en general ha perdido los valores fundamentales que daban confianza al otro.

Una antigua tradición remarca cómo Dios permite que sus bendiciones lleguen a ti a través de aquellas personas que se han consagrado a Él y que tratan de vivir los valores del Reino de los cielos en medio de un mundo infestado de pobreza espiritual y saturado de pecado como lo ordinario del día a día.

Recibrirlos, ayudarlos, acompañarlos y convivir con ellos, es un gran valor, ya que el mundo en medio de sus temores al compromiso o, al miedo reverencial a la persona por no saber tratar a los consagrados a Dios, no porque sean entes distintos del resto, sino que su función radica en dar un testimonio efectivo de que se puede vivir en y con la gracia de Dios en cualquier circunstancia.

De tal manera que hacerlos parte de nuestra vida, es aceptar que su misión de alguna manera la apoyamos, y claro, Dios no deja de bendecirnos. Si de suyo Dios bendice cuanta obra buena hagamos con nuestros prójimos, con cuánta mayor razón no dejará sin recompensa a quien tan sólo les de un vaso de agua con buena voluntad por ser enviados del Señor.

Es por ello que vale la pena abrir el corazón y nuestras puertas a la gracia de Dios, ya sea en los sacramentos de la Iglesia o en sus personas.

“Glorificar”

“Glorificar”

Juan: 13, 31-33. 34-35

Cuando Judas salió del cenáculo, Jesús dijo: “Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en él. Si Dios ha sido glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo y pronto lo glorificará.
Hijitos, todavía estaré un poco con ustedes. Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado; y por este amor reconocerán todos que ustedes son mis discípulos”.

_____________________________

En ocasiones parece un tanto confuso el concepto de glorificar, porque lo asociamos directamente a una actividad que le pertenece únicamente a Dios, cuando en realidad la glorificación es una acción que dice bien de Dios, pero a su vez dice bien de nosotros, porque podemos participar de la Gloria de Dios.

Cuando nos permitimos participar de las actividades religiosas, como lo es la oración, las celebraciones litúrgicas, las obras de caridad ya sean grupales o personales, en realidad estamos participando de un poquito de su gloria, sobre todo cuando lo hacemos de una manera consciente y activa.

Además de igual manera, podemos glorificarlo en el día a día al realizar todas nuestras labores cotidianas de una manera dedicada, porque como lo dice el mismo lema de los Jesuitas: “Ad Maiorem Dei Gloriam”, que todo sea para la mayor gloria de Dios. Porque nuestra vida entera glorifica a Dios, quien a su vez nos glorifica e intercede con sus múltiples gracias para nuestro beneficio propio.

Y aunque parezca raro, toda mala experiencia que nos ofende y lastima, en la frágil relación humana, sabiéndola llevar a buen fin, de igual manera glorifica a Dios y nos santifica, por ello el mismo Jesús sabe que será glorificado en su propio martirio, obra tan grande que la lleva hasta la salvación, ya que no se dedicó a quejarse, sino a aceptar y engrandecer su ser con el mismo dolor, y a su vez rescatar el nuestro.

Por ello, todo lo que hagas, hazlo de manera que Dios sea glorificado en ti. En eso reconocerán que somos amados y que somos sus discípulos, porque ese testimonio lo dice todo.

“Les Impuso las manos…”

“Les Impuso las manos…”

Marcos: 10,13-16

En aquel tiempo, la gente le llevó a Jesús unos niños para que los tocara, pero los discípulos trataban de impedirlo.

Al ver aquello, Jesús se disgustó y les dijo: “Dejen que los niños se acerquen a mí y no se lo impidan, porque el Reino de Dios es de los que son como ellos. Les aseguro que el que no reciba el Reino de Dios como un niño, no entrará en él”.

Después tomó en brazos a los niños y los bendijo imponiéndoles las manos.

________________________

Parecería algo raro el hecho de imponer las manos sobre alguien, cuando en realidad cada uno de nosotros vivimos en el contacto ordinario y diario sobre todo con aquellos a los que amamos, y en Jesús es un signo de acompañamiento, de confianza, de complementar y compartir sus dones a través del Espíritu Santo.


Jesús no solamente acepta a los pequeños, sino que sabe que también desde la edad temprana son llamados a la santidad y de igual manera a ser partícipes de la salvación, además de que los acompaña y bendice, como algo necesario en el mismo crecimiento de cada uno de ellos, complementando de una manera directa y consciente la vida que ya les regaló con las gracias y bendiciones necesarias en esa etapa del camino.


Ciertamente la inocencia y pureza de esa etapa de nuestra vida, basta por sí sola, pero no cae mal una bendición extra que como el mismo Jesús, le hace crecer a su vez en estatura, inteligencia y gracias ante Dios y ante los hombres.


Por ello, no impidamos que los pequeños por inquietos que sean, dejen de visitar a Jesús, sin olvidar que de igual manera ellos necesitan a un amigo como Jesús, que les dé toda su confianza y su santidad.

“Al ser testigos”

“Al ser testigos”

Lucas: 18, 35-43

En aquel tiempo, cuando Jesús se acercaba a Jericó, un ciego estaba sentado a un lado del camino, pidiendo limosna. Al oír que pasaba gente, preguntó qué era aquello, y le explicaron que era Jesús el nazareno, que iba de camino. Entonces él comenzó a gritar: “¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!”. Los que iban adelante lo regañaban para que se callara, pero él se puso a gritar más fuerte: “¡Hijo de David, ten compasión de mí!”
Entonces Jesús se detuvo y mandó que se lo trajeran. Cuando estuvo cerca, le preguntó: “¿Qué quieres que haga por ti?” Él le contestó: “Señor, que vea”. Jesús le dijo: “Recobra la vista; tu fe te ha curado”.
Enseguida el ciego recobró la vista y lo siguió, bendiciendo a Dios. Y todo el pueblo, al ver esto, alababa a Dios.

______________________________

Parece que cada vez es más difícil que nos mientan ingenuamente ante una cultura que pide y conoce sus derechos en casi todos los aspectos así como en situaciones; aunque la maquinaria de información es muy evolucionada, tiene un esquema de falta de veracidad para ocultar situaciones y manipular personas que se creen libres en ciertos aspectos, pero no enfatizan en otros que pueden descubrir la verdad tras bambalinas.

Ya depende de si nos dejamos llevar por el sistema engañando nuestra inteligencia o despertamos a la verdad de todo, que para ello, es necesario conocerla como referencia  única e inequívoca absolutamente.

Aún así, con todas las herramientas para descubrir la verdad, aún falta la disponibilidad de hacerla efectiva, porque no basta con alzar la voz o remarcar el error, el actuar en pro de la verdad es lo que realmente lleva a una solución y a un cambio. Esto es lo más común que el mundo hace: conoce, critica, pero nada hace. Todo queda en el escándalo.

Un ejemplo claro lo tenemos en este evangelio, cuando ante el milagro del ciego, los testigos presenciales impregnan el ambiente con la admiración que llega a tal grado de que todo el pueblo alababa a Dios, es una reacción de una verdad hecha actual y concreta, que es lo que mucha falta hace hoy en nuestros días al ser testigos de las maravillas que Dios sigue obrando, pero que nos limitamos a admirarnos, y a veces ni eso. Un testigo, da testimonio y ese lo puedes ser tu.

“No es castigo, es un plan mayor”

“No es castigo, es un plan mayor”

Lucas 13, 1-9

En aquella ocasión, se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos, cuya sangre vertió Pilato con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús les contestó: —¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y si no os convertís, todos pereceréis lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no. Y si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera.

Y les dijo esta parábola: —Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: “Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde?” Pero el viñador contestó: “Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, el año que viene la cortarás”.

_________________________

No es una coincidencia el que aquellas personas que no tienen oficio ni quehacer, tengan todo el tiempo para darle rienda suelta a la mente y no se diga a la imaginación, aunque sus deberes estén a la mano, no los atienden. Por ello se permiten indagar en el interior mundo de lo que para ellos será lo correcto, claro, dependiendo de la formación que tengan, será a la conclusión que lleguen. 

Además de que ya circula el común denominador de chantajear a las personas emocionalmente con una intención dañina personal pero achacada a Dios. Es decir, atacar a tus semejantes con guante blanco poniendo de por medio a Dios para que no se vea el odio que imprimes en tu opinión o juicio para con los demás.

Lo más propio en el medio populachero sin fundamento, es decir que lo que a alguien le pasa negativamente, es un merecido castigo de Dios. Ciertamente Dios tiene toda situación a la vista y en su bendita mano, pero esa negatividad y forma de represalia es nuestra, Dios jamás actuaría como lo platican. No deja de ser una proyección de nuestros odios y envidias.

Claramente Dios permite las adversidades, porque son inevitables como consecuencia de tanto error humano y falsos caminos que se siguen. Aún, sin embargo, están en el plan de Dios, ya que lo que para algunos con esas situaciones se anclaron en la quejumbrosa penumbra del dolor, a otros les dio luz y un mensaje claro para sus vidas.

Es por ello que Dios, de antemano hay que reafirmarlo, no castiga, sino que nos lleva por un proceso de llamadas de atención para no perdernos aún más en el desastroso  pecado, que nos lleva a la situación donde el común denominador es negar la verdad y afirmar la mentira en un mundo de fantasías sin consecuencias, que resulta al final dañino y absurdo.

El verdadero plan es no perderte, y si el proceso implica dolor, es porque el Señor te tocó donde hay heridas, que al tratarlas duelen, pero que están identificadas y están sanando. Y eso no es castigo, sino todo lo contrario.

“Lo aprovechas, u otros lo hacen”

“Lo aprovechas, u otros lo hacen”

Mateo 8, 5-17

En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó diciéndole: —Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho.

El le contestó: —Voy yo a curarlo.

Pero el centurión le replicó: —Señor, ¿quién soy yo para que entres bajo mi techo? Basta que lo digas de palabra y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes: y le digo a uno «ve», y va; al otro, «ven», y viene; a mi criado, «haz esto», y lo hace.

Cuando Jesús lo oyó quedó admirado y dijo a los que le seguían: —Os aseguro que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de Oriente y Occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el Reino de los Cielos; en cambio a los ciudadanos del Reino los echarán afuera, a las tinieblas.

Allí será el llanto y el rechinar de dientes.

Y al centurión le dijo: —Vuelve a casa, que se cumpla lo que has creído.

Y en aquel momento se puso bueno el criado.

Al llegar Jesús a casa de Pedro, encontró a la suegra en cama con fiebre; la cogió de la mano, y se le pasó la fiebre; se levantó y se puso a servirles. Al anochecer, le llevaron muchos endemoniados; él con su palabra expulsó los espíritus y curó a todos los enfermos. Así se cumplió lo que dijo el profeta Isaías: «Él tomó nuestras dolencias y cargó con nuestras enfermedades».

———————————————-

No dudo en remarcar todas las bendiciones que Dios en su infinita bondad y misericordia a pesar de nuestra constante negativa sigue otorgándonos sin problema de su parte. Podría remarcar tan sólo los bienes y alimentos que pone al alcance de la mano para uso personal, que es lo que más pedimos y en lo que más se centra nuestra mente.

Sin embargo, damos por hecho que la parte de la gracia y la providencia divina está garantizada, y lo es, pero habría que ver si de nuestra parte realmente hacemos un uso provechoso de ellas, porque parece que esas gracias no las valoramos como tal, olvidamos que al mínimo en cada pueblo tenemos de una a dos iglesias donde a díario se celebra la eucaristía y tenemos los sacramentos a disposición.

Cuántos otros no tienen nada al alcance y sin embargo su trabajo aunque a veces no tan bien remunerado nos beneficia cómodamente desde nuestro escritorio, porque son los que producen lo que vitalmente tu consumes.

La cuestión es que todo aquello que hoy se te da generosamente a manos llenas, no se desperdiciará, y si a tí no te importan los bienes espirituales de Dios, otros a quienes menos pienses les serán dados y los aprovecharán con frutos mayores a los que tú mismo has trabajado tan sólo en lo material. Aprovecha, que de ésto no habrá diario.

“San José Obrero”

“San José Obrero”

Mateo 13, 54-58

En aquel tiempo, Jesús llegó a su tierra y se puso a enseñar a la gente en la sinagoga, de tal forma, que todos estaban asombrados y se preguntaban: —«¿De dónde ha sacado éste esa sabiduría y esos poderes milagrosos? ¿Acaso no es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama María su madre y no son sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? ¿Qué no viven entre nosotros todas sus hermanas? ¿De dónde, pues, ha sacado todas estas cosas?»

Y se negaban a creer en él. Entonces, Jesús les dijo: –«Un profeta no es despreciado más que en su patria y en su casa».

Y no hizo muchos milagros allí por la incredulidad de ellos.

————————————————

Fiesta instituida por Pío XII el 1 de mayo de 1955, para que -como dijo el mismo Pío XII a los obreros reunidos aquel día en la Plaza de San Pedro – “el humilde obrero de Nazaret, además de encarnar delante de Dios y de la Iglesia la dignidad del obrero manual, sea también el próvido guardián de vosotros y de vuestras familias”.

 

San José, descendiente de reyes, entre los que se cuenta David, el más famoso y popular de los héroes de Israel, pertenece también a otra dinastía, que permaneciendo a través de los siglos, se extiende por todo el mundo. Es la de aquellos hombres que con su trabajo manual van haciendo realidad lo que antes era sólo pura idea, y de los que el cuerpo social no puede prescindir en absoluto. Pues si bien es cierto que a la sociedad le son necesarios los intelectuales para idear, no lo es menos que, para realizar, le son del todo imprescindibles los obreros. De lo contrario, ¿cómo podría disfrutar la colectividad del bienestar, si le faltasen manos para ejecutar lo que la cabeza ha pensado? Y los obreros son estas manos que, aun a través de servicios humildes, influyen grandemente en el desarrollo de la vida social. Indudablemente que José también dejaría sentir, en la vida de su pequeña ciudad, la benéfica influencia social de su trabajo.

Sólo Nazaret -la ciudad humilde y desacreditada, hasta el punto que la gente se preguntaba: “¿De Nazaret puede salir alguna cosa buena?”- es la que podría explicarnos toda la trascendencia de la labor desarrollada por José en su pequeño taller de carpintero, mientras Jesús, a su lado, “crecía en sabiduría, en estatura y en gracia delante de Dios y de los hombres”.

En efecto, allí, en aquel pequeño poblado situado en las últimas estribaciones de los montes de Galilea, residió aquella familia excelsa, cuando pasado ya el peligro había podido volver de su destierro en Egipto. Y allí es donde José, viviendo en parte en un taller de carpintero y en parte en una casita semiexcavada en la ladera del monte, desarrolla su función de cabeza de familia. Como todo obrero, debe mantener a los suyos con el trabajo de sus manos: toda su fortuna está radicada en su brazo, y la reputación de que goza está integrada por su probidad ejemplar y por el prestigio alcanzado en el ejercicio de su oficio.

Es este oficio el que le hace ocupar un lugar imprescindible en el pueblo, y a través del mismo influye en la vida de aquella pequeña comunidad. Todos le conocen y a él deben acudir cuando necesitan que la madera sea transformada en objetos útiles para sus necesidades. Seguramente que su vida no sería fácil; las herramientas, con toda su tosquedad primitiva, exigirían de José una destreza capaz de superar todas las deficiencias de medios técnicos; sus manos encallecidas estarían acostumbradas al trabajo rudo y a los golpes, imposibles de evitar a veces. Habiendo de alternar constantemente con la gente por quien trabajaba, tendría un trato sencillo, asequible para todos. Su taller se nos antoja que debía de ser un punto de reunión para los hombres -al menos algunos- de Nazaret, que al terminar la jornada se encontrarían allí para charlar de sus cosas.

José, el varón justo, está totalmente compenetrado con sus conciudadanos. Éstos aprecian, en su justo valor, a aquel carpintero sencillo y eficiente. Aun después de muerto, cuando Jesús ya se ha lanzado a predicar la Buena Nueva, le recordarán con afecto: “¿Acaso no es éste el hijo de José, el carpintero?”, se preguntaban los que habían oído a Jesús, maravillados de su sabiduría. Y, efectivamente, era el mismo Jesús; pero José ya no estaba allí. Él ya había cumplido su misión, dando al mundo su testimonio de buen obrero. Por eso la Iglesia ha querido ofrecer a todos los obreros este espectáculo de santidad, proclamándole solemnemente Patrón de los mismos, para que en adelante el casto esposo de María, el trabajador humilde, silencioso y justo de Nazaret, sea para todos los obreros del mundo, especial protector ante Dios, y escudo para tutela y defensa en las penalidades y en los riesgos del trabajo.

Tomada de Multimedios.org

“La mano del Señor estaba con él”

“La mano del Señor estaba con él” 

Lucas 1, 57-66

A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y la felicitaban.

A los ocho días fueron a circuncidar al niño, y lo llamaban Zacarías, como a su padre. La madre intervino diciendo: «¡No! Se va a llamar Juan». Le replicaron: «Ninguno de tus parientes se llama así».

Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre». Todos se quedaron extrañados. Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios.

Los vecinos quedaron sobrecogidos, y corrió la noticia por toda la montaña de Judea. Y todos los que lo oían reflexionaban diciendo: «¿qué va a ser este niño?» Porque la mano del Señor estaba con él.

———————————————

Pareciese que los Santos, aquellos que tan sólo conocemos hasta donde cabe la expresión, no son los únicos porque existen millones más, eternamente desconocidos para nosotros, mas no para Dios, pensamos que hubieran sido marcados especialmente con la gracia de Dios, olvidando en el común al resto, ya que el mismo evangelio remarca que la mano del Señor estaba con él, refiriéndose a Juan el Bautist.

Lo que hay que entender, es que la narración fue escrita muy posteriormente a los hechos mismos acontecidos en su momento, además está recargada de la fe y la devoción de las primeras comunidades, sin embargo, ya conociendo la obra realizada por Juan Bautista, quien escribió el relato, en este caso Lucas inspirado por Dios, no dudó en reconocer esa gracia a la que Juan respondió toda su vida.

Pero en Realidad quien se deja alcanzar conscientemente de la mano de Dios, puede hacer las mismas obras, cuando no mejores, porque de igual manera, el hecho mismo de que Dios ya nos comparta la vida, es porque de suyo, tiene un plan perfecto de santidad para nosotros, por lo que deberíamos de responder al mismo en la misma conciencia y cantidad.

De igual manera la mano de Dios está a nuestro lado, tan sólo falta el detalle de tomarla en cuenta en nuestras vidas y hacerla eficaz, nadie está exento de su gracia, pero si nosotros somos los que la relegamos, extirpándola de nosotros, ahí su eficacia no depende de Dios, sino de nosotros que la hacemos activa y presente. Por ello al igual contigo, como con cualquier ser humano viviente, la mano del Señor está con él.

“No sólo hacer, sino ser”

“No sólo hacer, sino ser”

Lucas 10, 25-37

En aquel tiempo, se presentó un letrado y le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba: —Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?

El le dijo: —¿Qué está escrito en la Ley?, ¿qué lees en ella?

El letrado contestó: —«Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al prójimo como a ti mismo».

El le dijo: —Bien dicho. Haz esto y tendrás la vida.

Pero el letrado, queriendo aparecer como justo, preguntó a Jesús: —¿Y quién es mi prójimo?

Jesús dijo: —Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él y, al verlo, le dio lástima, se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente sacó dos denarios y, dándoselos al posadero, le dijo: “Cuida de él y lo que gastes de más yo te lo pagaré a la vuelta”. ¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los bandidos?

El letrado contestó: —El que practicó la misericordia con él.

Díjole Jesús: —Anda, haz tú lo mismo.

_____________________________

Por lo general siempre se nos recomienda lo que tenemos que hacer para ingresar a alguna escuela o agrupación, a algún trabajo o algún club de membresía, porque hacerlo es relativamente fácil, ya que se nos da la lista de requisitos a cumplir y al final queda todo listo cuando son ejecutados al pie de la letra.

Estamos impuestos a cumplir requerimientos, y hacer y más hacer, para generar un buen historial de experiencias y desempeños. Algo similar a veces queremos implementar en la vida de la fe, de tal manera que pedimos a Dios los requisitos y la lista detallada para cumplirla y permanecer dentro o ganarse el premio, que en este caso es la vida y felicidad eterna.

Por ello en esa lógica el letrado le pide la lista a Jesús para con una muy buena intención seguirla al pie de la letra, cosa que es buena, pero que no basta. Sin embargo el hecho de que tengamos un historial heroico y admirable, no quiere decir que seamos merecedores del mejor premio existente en este mundo y en la gloria eterna.

Porque cuando confiamos en que tan sólo basta el hacer, nos convertimos en caza recompensas, haciendo hasta lo imposible para ser merecedores de lo que anhelamos, como un premio merecido y adquirido que se puede exigir textualmente.

Pero olvidamos que las obras realizadas tienen un único fin, y ese es el hacernos mejores personas, transformar nuestro ser, nuestro pensar, nuestro actuar, adquirir y cultivar para llegar a transformarnos en un ser lleno de las gracias y dones de Dios, y serlo como tal. De tal manera que hasta por los codos se note la calidad de persona que somos, que se nos identifique por lo que llegamos a valer y ser valorados, más no por lo que hacemos o poseemos.

Además de hacer, hay que permitirnos ser, porque lo que hagamos, se queda aquí, pero lo que creces en amor, caridad, santidad y gracia, te lo llevas contigo, y con ello las obras se convierten en un testimonio silencioso pero que habla a gritos de quien eres y no al contrario. Por ello, cuida tu ser, además de tu quehacer.