“Imponernos en todo”

“Imponernos en todo”

Lucas: 11, 37-41

En aquel tiempo, un fariseo invitó a Jesús a comer. Jesús fue a la casa del fariseo y se sentó a la mesa. El fariseo se extrañó de que Jesús no hubiera cumplido con la ceremonia de lavarse las manos antes de comer.

Pero el Señor le dijo: “Ustedes, los fariseos, limpian el exterior del vaso y del plato; en cambio, el interior de ustedes está lleno de robos y maldad. ¡Insensatos! ¿Acaso el que hizo lo exterior no hizo también lo interior? Den más bien limosna de lo que tienen y todo lo de ustedes quedará limpio”.

_________________________

No resulta tan fácil el que aquellos cercanos a nosotros, hagamos que realicen los mismos actos, pensamientos y tradiciones como nosotros mismos los hacemos, ya que resultaría en una imposición, aunque compartamos la misma cultura y costumbres.

Y que mal resulta cuando nuestra alegría y estabilidad depende de que los demás hagan lo que yo espero o en su momento exijo y no veo la respuesta deseada, caemos en la incomodidad total, y empezamos a juzgar a los demás porque no son como yo, claro, no deja de ser una muy marcada inmadurez en las relaciones personales, aunque las normas así como costumbres lo impongan y de la cuales nos colgamos.

Olvidamos que el respeto y la necesidad de omitir cualquier juicio son necesarios para entablar una sana y franca relación con los demás. Dejar de cuidar las apariencias resulta intolerable para quien las cuida. Pero eso no importa, porque ahí mismo se revela el nivel de relación se puede entablar, así como de auténtica amistad.

Querer imponernos en todo revela la evidente inseguridad de hacer las cosas fuera de lo permitido por los miedos al desconocimiento de no saber que hacer en dicha circunstancia, pero se vale arriesgarnos y no ser tan estrictos ni con nosotros, ni con los demás, porque entonces quedarían a tu nivel forzadamente y no tendrían nada que aportar para enriquecer tu persona. 

Vale la pena en una sana actitud liberarnos de la estrictez, dejar de imponernos, y vivir la vida en plenitud y al natural cuidando lo que la puede dañar, y plenificando en alegría las relaciones tan bellas que son con los demás. 

“El Título es lo de menos”

“El Título es lo de menos”

Mateo 23, 27-32

En aquel tiempo, habló Jesús diciendo: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que os parecéis a los sepulcros encalados! Por fuera tienen buena apariencia, pero por dentro están llenos de huesos y podredumbre; lo mismo vosotros: por fuera parecéis justos, pero por dentro estáis repletos de hipocresía y crímenes. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que edificáis sepulcros a los profetas y ornamentáis los mausoleos de los justos, diciendo: “Si hubiéramos vivido en tiempo de nuestros padres, no habríamos sido cómplices suyos en el asesinato de los profetas”! Con esto atestiguáis en contra vuestra, que sois hijos de los que asesinaron a los profetas. ¡Colmad también vosotros la medida de vuestros padres!»

________________________

Es my gracioso ver que en ciertas oficinas, consultorios y lugares de servicios, se encuentran repletas de diplomas y certificados como trofeos que pretenden hablar de quienes ahí laboran a manera de acreditar y dar seguridad a quienes los solicitan.

No digo que sea algo negativo, es muy bueno siempre y cuando respalde la eficacia de sus servicios, no en cuanto la cantidad, sino en la calidad.

Situación que precisamente Jesús nos invita a considerar en vistas a dar un auténtico servicio sincronizado con la intención que lleva.

A nadie se le puede negar un título, pero éste sale sobrado cuando la actitud y la labor realizada habla por si misma realizada con todo el empeño y la caridad impresa en cada detalle.

Es por ello que las obras hablan por sí mismas, respaldando un título, cualquiera que sea, desde el de estudiante, hasta el mayor título de moda en la actualidad.

Las obras lo dicen todo y el resto se confirma o sale sobrando ante cualquier título.

“¿Qué puedes comprar con dinero?”

“¿Qué puedes comprar con dinero?”

Lucas: 16, 9-15

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Con el dinero, tan lleno de injusticias, gánense amigos que, cuando ustedes mueran, los reciban en el cielo. El que es fiel en las cosas pequeñas, también es fiel en las grandes; y el que es infiel en las cosas pequeñas, también es infiel en las grandes. Si ustedes no son fieles administradores del dinero, tan lleno de injusticias, ¿quién les confiará los bienes verdaderos? Y si no han sido fieles en lo que no es de ustedes, ¿quién les confiará lo que sí es de ustedes?
No hay criado que pueda servir a dos amos, pues odiará a uno y amará al otro, o se apegará al primero y despreciará al segundo. En resumen, no pueden ustedes servir a Dios y al dinero”.
Al oír todas estas cosas, los fariseos, que son amantes del dinero, se burlaban de Jesús. Pero Él les dijo: “Ustedes pretenden pasar por justos delante de los hombres; pero Dios conoce sus corazones, y lo que es muy estimable para los hombres es detestable para Dios”.

_____________________________

Hoy en nuestros días todo se mide en bienes monetarios, cualquier desastre, trabajo, hasta la salud se mide en billetes; se hace trabajar arduamente para recabar cifras astronómicas que si las contáramos de una en una, una vida no alcanzaría, se ha convertido en irreal e inadministrable tanto dinero, aunque ciertamente desgasten su vida para ello.

Parece que todo tiene un precio, sin embargo existen realidades y cosas que ni teniendo todo el dinero del mundo se pueden comprar. A lo mejor se pueden tener personas y valores espirituales, pero comprarlos a necesidad y discreción resulta en un farsa.

¿Quién no desea tener una millonada bajo el colchón o invertido en múltiples bienes?, claro que eso solucionaría un sin fin de situaciones que en este mundo se manejan como ya lo había mencionado, en cifras y estadísticas.

Sin embargo nadie puede comprar lo más valioso que poseemos: la propia vida, se pueden hacer los intentos de conservarla en los mejores hospitales del mundo, sin embargo esa es un don que no se puede calcular en números, ni conservar al propio gusto y tiempo, y junto con ella todos los dones que la adornan, no entran en el esquema de valores monetarios con precios concretos, sino en el de los valores espirituales donde la medida la tiene sólo Dios.

Por ello no te afanes en solamente adquirir lo que puedes adquirir con dinero, anímate a adquirir lo gratuito y que más vale, la gracia de Dios con todas las vertientes en los dones derramados por su Santo Espíritu, porque tendremos todo, pero sin Dios al final no tenemos nada.

“Responsabilidad sin quejas”

“Responsabilidad sin quejas”

Lucas 11, 42-46

En aquel tiempo, dijo el Señor: —¡Ay de vosotros, fariseos, que pagáis el diezmo de la hierbabuena, de la ruda y de toda clase de legumbres, mientras pasáis por alto el derecho y el amor de Dios! Esto habría que practicar sin descuidar aquello. ¡Ay de vosotros, fariseos, que os encantan los asientos de honor en las sinagogas y las reverencias por la calle! ¡Ay de vosotros, que sois como tumbas sin señal, que la gente pisa sin saberlo!

Un jurista intervino y le dijo: —Maestro, diciendo eso nos ofendes también a nosotros.

Jesús replicó: —¡Ay de vosotros también, juristas, que abrumáis a la gente con cargas insoportables, mientras vosotros no las tocáis ni con un dedo!.

_______________________

Actualmente nos encontramos con la era de las quejas, por doquier se muestra gente inconforme sobre todo con los servicios, además de las mismas responsabilidades tanto cívicas como personales.

Reclamos que denotan un cansancio a veces ya crónico y degenerativo, es decir que va de mal en peor como un modo de vivir ya ordinario. Sin embargo aunque nuestra actitud sea ya de predisposición, hay que saber de igual modo identificar además de reconocer cuando una persona cumple cabalmente con sus deberes, haciéndolo notar. Pero parece que estamos discapacitados en medio de un orgullo tan tenso que impide ver el bien de los demás aunque lo tengamos al frente, dónde nada cuesta decir, “felicidades, que bien lo haces”.

Es un mal de falta de educación tan sólo identificar los defectos y errores en los demás, mientras estamos haciendo nuestras labores eficazmente parece que nadie lo nota, pero no cometas un error porque ese sale a relucir inclusive lo que no es en sí mismo, engrandeciéndolo a tal grado como si fuera una pena capital. Es decir, puro escándalo, recordando que con eso no se soluciona nada.

La ventaja es que de suyo evitamos las quejas con una eficaz responsabilidad, ya que si cada quien hiciera lo que debe cabalmente, el mundo sería otro y las quejas serían algo raro no ordinario.

Así como un mal genera otro peor, de igual manera y a la inversa un bien, genera otro mayor, por ello dentro del espíritu de los hijos de Dios, hagamos un buen ambiente reconociendo la responsabilidad de los demás sin quejas, y si te quejas es porque no puedes ver el bien en los otros, ánimo y oración para salir de esos baches. Caridad ante todo.

“Conformistas y consolados”

“Conformistas y consolados”

Lucas 6, 20-26

En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos hacia sus discípulos, les dijo: «Dichosos los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios. Dichosos los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados. Dichosos los que ahora lloráis, porque reiréis. Dichosos vosotros cuando es odien los hombres, y os excluyan, y os insulten y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del Hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo: porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas. Pero, ¡ay de vosotros, los ricos, porque ya tenéis vuestro consuelo! ¡Ay de vosotros, los que estáis saciados, porque tendréis hambre! ¡Ay de los que ahora reís, porque haréis duelo y lloraréis! ¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que hacían vuestros padres con los falsos profetas».

______________________________

Los valores a través del tiempo, aunque son únicos e inmutables, la cultura del tiempo los va cambiando y hasta desvirtuando, de tal manera que llega a poner como valor absoluto inclusive los malos hábitos y los pone de moda, claro con sus debidas facturas a pagar que sin falta llegan a su tiempo, de lo cual no te informan, pero ese no es el problema, a fin de cuentas al final caemos en cuenta de que eso no era valor, sino todo lo contrario.

La cuestión radica en que aunque cada vez tenemos más y mejores situaciones así como oportunidades, sin embargo no dejamos de ser conformistas, lo cual me atrevo a afirmarlo porque no dejamos de buscar siempre lo mismo, parece que tenemos una rutina autocícilica en total dependencia con aquello que te atrae, dígase personas, cosas, bienes y entre otras cosas algunos vicios.

No llamo conformismo a tan sólo navegar por la miseria y la pobreza en aquellos que no quieren salir de su situación, sino que incluyo a los que de igual manera inundados en la riqueza se conforman con ello. 

Aquí es donde llamo a los consolados, aquella gama de personas que van desde los que buscan sólo tener para comer, hasta los que las riquezas y la abundancia de bienes les consuela, pero no les otorga la plena felicidad.  

Son esos que parece que les basta el consuelo de éste mundo, sin embargo no llegan a la dicha, el sentirse realmente orgullosos no de lo que tienen, sino de lo que son, de su experiencia, de su capacidad para llegar a los demás y alentarlos aún en sus propias necesidades, los que no se conforman con un auto del año por más renombre que tenga, ni se consuelan con un premio de millones, aunque esto sea bueno. La razón es porque eso no sacia a un corazón que espera lo que realmente lo llena, es decir la dicha de haber dado de sí, algo a los demás, de haber salido adelante a pesar del dolor, de saber caminar con la frente en alto y sin prejuicios.

Esos no conformistas y consolados son los que necesita el mundo tan necesitado de novedad y admiración de la propia vida que nunca deja de tener lo suyo, con o sin bienes. Por ello, no dejes que el mundo te consuele, busca siempre algo mejor.

“Furiosos contra el Bien”

“Furiosos contra el Bien”

Lucas 6, 6-11

Un sábado, entró Jesús en la sinagoga a enseñar. Había allí un hombre que tenía parálisis en el brazo derecho. Los letrados y los fariseos estaban al acecho para ver si curaba en sábado, y encontrar de qué acusarlo. Pero él, sabiendo lo que pensaban, dijo al hombre del brazo paralítico: —Levántate y ponte ahí en medio.

El se levantó y se quedó en pie. Jesús les dijo: —Os voy a hacer una pregunta: ¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer el bien o el mal, salvar a uno o dejarlo morir?

Y, echando en torno una mirada a todos, le dijo al hombre: —Extiende el brazo.

El lo hizo, y su brazo quedó restablecido. Ellos se pusieron furiosos y discutían qué había que hacer con Jesús.

_______________________________

Es un deseo permanente que en la vida nos vaya bien a nosotros y a los demás, para instaurar un orden común com miras al crecimiento, tanto personal como colectivo porque todos salimos ganando.

Sin embargo a pesar del ideal, encontramos la cruda realidad en la que vemos que el sufrimiento y el dolor se hacen presentes por doquier en todas la etapas de la vida. Ciertamente el plan de Dios es hacernos felices ya desde ésta vida, pero nuestra humana debilidad fracturada por las insidias del maligno hacen mella si no es en un lado, lo es en el otro, el hecho es que nadie se escapa.

Desgraciadamente aún las personas mejor posicionadas y no se diga las que viven en la miseria, suelen reaccionar idénticamente con una inconformidad ante todo que ralla en un divorcio con la propia vida, tienen un odio nativo engendrado y alimentado desde el interior que suele salir a relucirse en todas las oportunidades que sean posibles durante el día. 

Todo aquel que no tiene paz, que no sabe perdonar, que no está reconciliado consigo mismo y con el mundo, será incapaz de dar una muy buena opinión de la belleza que se le presente al frente. Les duele todo y claro, con el orgullo a todo lo que da, a eso aunada la envidia, forman el complemento perfecto para la infelicidad, tanto personal como con los que se le crucen en el camino. 

Es por ello que se ponen furiosos contra el bien, no lo toleran, su inestabilidad emocional dañada por el dolor, les impide tener una opinión distinta a la vivida en su momento, ya que como así lo sienten, piensan que es real. 

Mientras más grande sea el bien, mayor reacción negativa tendrán aquellos que no quieren salir de este estado de trance, inducido por el maligno y adoptado por nosotros. Es una lucha constante, pero siempre victoriosa si permites entrar al Señor en tu vida y dejarlo obrar para que sane eso que no podemos perdonar y perdonarnos. Entonces invertirás la furia, porque ahora será una furia contra el mal, pero controlada por la caridad.

“Inconformidades”

“Inconformidades”

Mateo 20, 1-16

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: «El Reino de los Cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña. Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo, y les dijo: —Id también vosotros a mi viña y os pagaré lo debido.

Ellos fueron. Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les dijo: —¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?

Le respondieron: —Nadie nos ha contratado.

El les dijo: —Id también vosotros a mi viña.

Cuando oscureció, el dueño dijo al capataz: —Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros.

Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno. Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno. Entonces se pusieron a protestar contra el amo: —Estos últimos han trabajado sólo una hora y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno.

Él replicó a uno de ellos: —Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?

Así, los últimos serán los primeros y los primeros los últimos.

——————————————-

Bien sabemos que cada persona en su individualidad tiene diferentes necesidades, ya que es bien sabido que inclusive en una familia con la misma genética y educación, cada uno requiere de algo en diferente medida, aunque a todos se les brinde exactamente lo mismo sin distinción.

Algo muy similar sucede con el Reino de los Cielos, nuestro concepto es que algunos, al modelo jerárquico y económico de éste mundo, creen van a tener más ventajas que otros, cosa totalmente errónea, ya que la meta y el objetivo será participar del mismo Reino, gozando de la presencia impecable de Dios, que sería la mayor paga por así decirlo.

Sin embargo hasta ahí queremos hacer la diferencia, no estamos conformes con tenerlo todo, sino que nos duele que los demás también lo tengan, esa distinción la hacemos nosotros, somos inconformes e insaciables porque no hemos aprovechado ni asimilado de la abundancia que Dios nos da de Sí mismo.

Siempre la iniciativa es de Dios, aunque nos hagamos los no tomados en cuenta, siempre estás en su presencia, siempre es un Padre providente, pero no limites la caridad de Dios a la tuya.

“El mal tiene un origen sencillo en nosotros”

“El mal tiene un origen sencillo en nosotros”

Mateo: 5, 27-32

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Han oído que se dijo a los antiguos: No cometerás adulterio. Pero yo les digo que quien mire con malos deseos a una mujer, ya cometió adulterio con ella en su corazón. Por eso, si tu ojo derecho es para ti ocasión de pecado, arráncatelo y tíralo lejos, porque más te vale perder una parte de tu cuerpo y no que todo él sea arrojado al lugar de castigo.
Y si tu mano derecha es para ti ocasión de pecado, córtatela y arrójala lejos de ti, porque más te vale perder una parte de tu cuerpo y no que todo él sea arrojado al lugar de castigo.
También se dijo antes: El que se divorcie, que le dé a su mujer un certificado de divorcio. Pero yo les digo que el que se divorcia, salvo el caso de que vivan en unión ilegítima, expone a su mujer al adulterio, y el que se casa con una divorciada comete adulterio”.

___________________________

Pareciese un radicalismo exagerado en materia moral, el hecho de que se nos diga que con tan sólo una mala intención mental sobre alguna persona o algún bien material, ya pecamos como si se hubiera consumado el acto, y aún más cuando éste corresponde  en en la temática sexual.

No se trata de un puritanismo oficial, ya que de igual manera puede rayar en lo insano cuando se obsesiona la persona en una negación de todo lo que implique la genitalidad, pero en realidad afirmado una sexualidad permanentemente aún en abstinencia, pero mentalmente adictiva, lo que viene a ser una anorexia sexual, sin actos, pero con la mente saturada negativamente de sexo.

Por algo se remarca que ni las malas intenciones se queden en nuestra mente y corazón, porque resultan en la fijación mental que poco a poco se va desarrollando, en cambio cuando se rechaza, se procura una salud mental y por ende en la física. 

El mal nunca llega de repente, al igual que la enfermedad, tiene un proceso de descuido hasta que evoluciona dominando nuestro ser, tanto corporal como mental. Es por ello que el mal de igual manera tiene un origen sencillo en nosotros, lo malo es cuando pensamos que es inocente y de manera piadosa, pero por ahí comienza, y empeora sin percibirlo cuando lo alimentamos ya de manera natural.

Jesús pretende una salud total preventiva, por ello recomienda no aceptar ni tan sólo las malas intenciones, porque dejan secuela. Ya de nosotros depende el cuidarnos o el contraer la enfermedad de la permisividad, que al final llega a ser crónica, degenerativa y mortal.