“Para ser grande…”

“Para ser grande…”

Mateo 5, 17-19

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir la ley o los profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. Os aseguro que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes, y se lo enseñe así a los hombres, será el menos importante en el Reino de los Cielos. Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el Reino de los Cielos».

—————————————-

Durante todos los tiempos y en todas las culturas encontramos proyectos ambiciosos y por ende personas ambiciosas que desean a toda costa sobresalir, sino es por sí mismos,  lo es por medio de los sistemas circunstanciales que viven en sus tiempos, podríamos enumerar a muchos que les conocemos la fama, pero esos en este momento no serán el centro de nuestra atención.

Además la supuesta grandeza que propone la sociedad en el mundo y a lo que mas llega es a la fama, Cristo propone una nueva manera de crecer y ser grande, para llegar no tan sólo a los límites de la fama, sino hasta la vida eterna, con una fama inextinguible y eterna.

Grandeza que radica en la toma en cuenta de los detalles más insignificantes, como lo es pedir corregir alguna mala acción a quien la comete, para mejorar y sembrar valores; así mismo como demostrarlo con nuestra amabilidad y buen trato respetuoso y caritativo, ante este mundo que en todo busca ventajas y sobre todo ser ventajosos.

La mayor grandeza radica en la caridad, y aún más en aquella que ralla en la santidad, porque su acción no será viral, como esas tonterías absurdas que circulan en los medios y las redes, pero si no es viral lo bueno, es porque la ineptitud es viral del otro extremo de la red, que son los que la hacen disque importante.

No hay de otra, para ser grande permanentemente, hay que cumplir la ley y enseñarla con el testimonio, la enseñanza y la caridad, la otra fama, llega sola y sin publicidad.

“Para afianzar la fe”

“Para afianzar la fe”

Marcos 11, 11-25

Después que la muchedumbre lo hubo aclamado, entró Jesús en Jerusalén, en el templo, lo estuvo observando todo, y, como era ya tarde, se marchó a Betania con los Doce.

Al día siguiente, cuando salió de Betania, sintió hambre.

Vio de lejos una higuera con hojas, y se acercó para ver si encontraba algo; al llegar no encontró más que hojas, porque no era tiempo de higos.

Entonces le dijo: –Nunca jamás coma nadie de ti.

Los discípulos lo oyeron.

Llegaron a Jerusalén, entró en el templo, se puso a echar a los que traficaban allí, volcando las mesas de los cambistas y los puestos de los que vendían palomas.

Y no consentía a nadie transportar objetos por el templo.

Y los instruía diciendo: –¿No está escrito: Mi casa se llama Casa de Oración para todos los pueblos? Vosotros en cambio la habéis convertido en cueva de bandidos.

Se enteraron los sumos sacerdotes y los letrados, y como le tenían miedo, porque todo el mundo estaba asombrado de su enseñanza, buscaban una manera de acabar con él.

Cuando atardeció, salieron de la ciudad.

A la mañana siguiente, al pasar, vieron la higuera seca de raíz. Pedro cayó en la cuenta y dijo a Jesús: –Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.

Jesús contestó: Tened fe en Dios. Os aseguro que si uno dice a este monte: «Quítate de ahí y tírate al mar», no con dudas, sino con fe en que sucederá lo que dice, lo obtendrá.

Por eso os digo: Cualquier cosa que pidáis en la oración, creed que os la han concedido, y la obtendréis.

Y cuando os pongáis a orar, perdonad lo que tengáis contra otros, para que también vuestro Padre del cielo os perdone vuestras culpas.

—————————————-

Cuando hablamos en términos de fe, no tan sólo nos estamos refiriendo a creer en Dios y sus obras, sino que además debemos de destacar, que la fe no es de Dios, es nuestra y su acción así como su cuidado y posterior crecimiento, depende de la atención que le dediquemos a ella, ya que no radica en una afirmación, sino en una muy concreta forma de vida.

De hecho en el mismo evangelio se remarca cómo ante la negativa de no encontrar fruto en la higuera, limita su finalidad, ya que si para eso está y no da fruto, no está cumpliendo su cometido y no es necesario que esté dando falsas esperanzas.

Pareciese una acción no muy propia de Jesús, pero sin embargo el hecho dio mayor fruto, ya que Pedro reconoce el suceso al volver y verla seca, cayendo en cuenta de que su fe se afianzó cada vez un poco más en Jesús; esa fe que es necesario esté firme, a tal grado que pueda obrar sobre sí las maravillas de Dios.

Aún mas aquellas de las que el mismo Pedro será depositario, porque la finalidad de la higuera no era secarla, era dar un elemento más en la confianza creciente y total hacia Jesús. 

De igual manera en nosotros, con una pizca de fe, bien orientada y abierta a las manifestaciones diarias de Dios, reconocerá y se afianzará día a día, pero si la descartamos y a todo le llamamos circunstancias o coincidencias, entonces no estaremos viendo lo que realmente hay detrás del hecho que pretende afianzar mas tu propia fe, y ser cada vez naturalmente una manifestación viva del amor de Dios.

“Tú lo sabes todo…”

“Tú lo sabes todo…”

Juan 21, 15-19

Habiéndose aparecido Jesús a sus discípulos, después de comer con ellos, dice a Simón Pedro: –«Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?» Él le contestó: –«Sí, Señor, tú sabes que te quiero».

Jesús le dice: –Apacienta mis corderos.

Por segunda vez le pregunta: –Simón, hijo de Juan, ¿me amas?

Él le contesta: –Sí, Señor, tú sabes que te quiero.

Él le dice: –Pastorea mis ovejas.

Por tercera vez le pregunta: –Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?

Se entristeció Pedro de que le preguntara por tercera vez si lo quería y le contestó: –Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero.

Jesús le dice: –Apacienta mis ovejas. Te lo aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías e ibas adonde querías; pero, cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te ceñirá y te llevará adonde no quieras.

Esto dijo aludiendo a la muerte con que iba a dar gloria a Dios. Dicho esto, añadió: –Sígueme.

————————————————

Hay cosas que en nuestro obrar las hacemos bien, y hay otras que las hacemos no tan bien, y de hecho lo sabemos, pero estamos ya tan acostumbrados a ellas que no figuran como tema de discusión. Es un hecho que suponemos y presuponemos lo bien sabidas que pudieran ser de parte de los demás, pero eso es lo que nosotros pensamos, la realidad es que a veces es necesario remarcarlas no porque se dude, sino porque es bueno hacerlas notar como un sello característico en la relación, como lo es el sentirnos mutuamente aceptados y amados.

Encontramos la escena en que Jesús le pregunta tres veces a Pedro si lo ama, Jesús no duda jamás, pero lo hace no por sí, sino por Pedro, que es el que debe de caer en la cuenta de que el amor de Dios está garantizado, pero de igual manera el nuestro lo debe de estar en el mismo nivel y condiciones, sin excepciones ni amores unilaterales, sino a la par.

Sin embargo no duda Pedro en confirmar ese amor con la confianza de saberse amado y a su vez remarcar que ama al Señor, sabiendo sin miedos que en realidad Jesús ya sabe cuanto lo ama, por eso le dice con cierta inseguridad y tristeza “Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero”. Testimonio necesario para la siguiente encomienda que precisamente requiere de esa confianza y de esa calidad de amor.

Al igual nosotros sabemos a ciencia cierta cuánto nos ama el Señor, pero recordemos que Él también sabe cuánto tú lo amas.

“Alimento selectivo”

“Alimento selectivo”

Juan 6, 52-59

En aquel tiempo, disputaban los judíos entre sí: –«¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?»

Entonces Jesús les dijo: –«Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día.

Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.

El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él.

El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mí.

Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre».

Esto lo dijo Jesús en la sinagoga, cuando enseñaba en Cafarnaún.

—————————————————-

Obligadamente tenemos un gusto gastronómico muy peculiar, el cual ha sido forjado a través del tiempo con el sazón propio del medio, las personas y el ambiente en que te desarrollaste, por consiguiente tu paladar y gusto, reconocerá como la más perfecta aquella comida que te hacía Mamá y que te revoca a los momentos felices en curso, así sea una sopa casera o un pan con leche, y aunque las recetas sean las mismas, los condimentos semejantes, no habrá mejor que la que yo conozco, o mas bien la que me enseñe a comer aunque no fuera perfecta.

Ya con el pasar del tiempo, nuestro gusto se refina y amplía, más sin embargo no deja de ser selectivo. Jesús nos da un nuevo menú, claro, parecería grotesco y algo hasta canibal, digo, si es que se toma textualmente la frase, de “comer su carne y beber su sangre”, nada que ver con el gusto gastronómico, pero sí con el alimentarse.

Y es que Jesús no repara en darnos lo que providencialmente necesitamos para tener vigor y fuerzas, sino que también nos brinda lo que nos da fortaleza y paz, además de los demás dones que se desprenden de éstos y los regalados por medio del Espíritu Santo, al cual le estamos permitiendo reforzar los dones propios que puede poseer nuestra espiritualidad.

Para ello es necesario alimentarnos además del Pan de Vida, que realmente sacia todas las hambres y en caso de tenerlas, a saberlas manejar y sobrellevarlas.

Podríamos pensar que con un Padre Nuestro basta o una oración matinal, o un persignado antes de dormir, cosas buenas y muy bien intencionadas, pero nada que ver con el comulgar en la Eucaristía ya sea de cada día o la dominical. 

Si somos selectivos inclusive en lo espiritual, recuerda que no es lo mismo comer bocadillos que un plato fuerte, y también recuerda que tú eres lo que comes. porque se nota. Aliméntate sanamente, en tu vida y en tu espíritu.

“Complementos”

“Complementos”

Juan 3, 7-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: –«Te lo aseguro, tenéis que nacer de nuevo; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu.

Nicodemo le preguntó: –¿Cómo puede suceder eso?

Le contestó Jesús: –«Y tú, el maestro de Israel, ¿no lo entiendes? Te lo aseguro, de lo que sabemos hablamos; de lo que hemos visto damos testimonio, y no aceptáis nuestro testimonio. Si no creéis cuando os hablo de la tierra, ¿cómo creeréis cuando os hable del cielo? Porque nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre.

Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna».

——————————————

A primera instancia, creemos que el centro del universo lo somos nosotros, es decir, crees que lo eres tú, porque desde el momento en que nacemos, no hacemos otra cosa sino pedir atención y ser saciados en todos los aspectos de la vida. Necesidades que son conatos a nuestro ser, pero que en su momento pareciese que quedan permanentemente en nuestra vida, demandando constantemente todo a todos.

Aquí es donde Jesús resucitado nos brinda la oportunidad muy certera de crecer y no depender tan sólo de lo que humanamente se nos ha regalado, es por ello necesario nacer de nuevo, optar por una vida no tan sólo centrada en mí mismo, sino que hay que salir de nuestro ego y elevar la mirada para ver claramente de dónde venimos y a dónde vamos, así como los que están a nuestro alrededor.

Ya que centrados en nuestro ego, es imposible detectar de dónde viene el viento y a dónde va, porque no es relevante ni importante para mi, hay que nacer a esa vida más plena dónde la riqueza de los dones y capacidades de los demás nos complementan exitosamente; dónde descubrimos que existe algo más que yo y aún así más importante, sin degradar nuestra propia apreciación y autoestima.

Son esos complementos que además de los evidentemente reconocidos en esta tierra, nos ayudan y esclarecen los que vienen del cielo, y aquí es donde el complemento se plenifica, ya que no tan sólo dependemos del aquí y el ahora, sino que nuestra vida y espíritu se abre a donde pertenece, a lo eterno.

Cristo es el mejor y mayor complemento, ya que sin Él, tan sólo eres tú y tu efímera fama de quince minutos.

“Exageraciones estratégicas”

“Exageraciones estratégicas”

Juan 11, 45-57

En aquel tiempo, muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él.

Pero algunos acudieron a los fariseos y les contaron lo que había hecho Jesús.

Los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron el Sanedrín y dijeron: –«¿Qué hacemos? Este hombre hace muchos signos. Si lo dejamos seguir, todos creerán en él, y vendrán los romanos y nos destruirán el lugar santo y la nación».

Uno de ellos, Caifás, que era sumo sacerdote aquel año, les dijo: –«Vosotros no entendéis ni palabra; no comprendéis que os conviene que uno muera por el pueblo, y que no perezca la nación entera».

Esto no lo dijo por propio impulso, sino que, por ser sumo sacerdote aquel año, habló proféticamente, anunciando que Jesús iba a morir por la nación; y no sólo por la nación, sino también para reunir a los hijos de Dios dispersos.

Y aquel día decidieron darle muerte. Por eso Jesús ya no andaba públicamente con los judíos, sino que se retiró a la región vecina al desierto, a una ciudad llamada Efraín, y pasaba allí el tiempo con los discípulos.

Se acercaba la Pascua de los judíos, y muchos de aquella región subían a Jerusalén, antes de la Pascua, para purificarse. Buscaban a Jesús y, estando en el templo, se preguntaban: –«¿Qué os parece? ¿No vendrá a la fiesta?»

Los sumos sacerdotes y fariseos habían mandado que el que se enterase de dónde estaba les avisara para prenderlo.

———————————————

Ciertamente ya estamos en la víspera de la Semana Santa la cual inicia con el Domingo de Ramos para concluir con el Domingo de Resurrección, ya los textos nos hablan de los momentos previos a la captura de Jesús, así como el miedo que le tenían ante el cambio prominente por llegar y que sin saber aceleraron.

Dios siempre tiene todo en sus benditas manos, de una manera tan sabia y directa que nos maravilla al ver cómo inclusive de los mismos males se aprovecha para obtener un bien mayor. Todo el escándalo y las exageraciones expuestas en el evangelio no son por Jesús en sí mismo, sino por aquellos que en su momento manifiestan el tamaño de sus miedos y debilidades al saberse que su manipulación llega a su fin.

Sin embargo la defensa en contra de ellos, utiliza todos los recursos habidos y por haber de su tiempo, tan bajos como su condición, pensando que actuaban estratégicamente, pero totalmente olvidando que había una estrategia mayor que los incluía aún en su error, y ese es el plan de Dios en su Voluntad Divina.

Es una pena ver el circo que armamos, ante los miedos, ante las adversidades que no sabemos manejar, que mientras más grandes sean, más denotan nuestra así expuesta condición.

Jesús nunca erró, por la sencilla razón de que su confianza y seguridad estaban puestas totalmente en su Padre; miedos, temores, ansias de renuncia lo invadían, más sin embargo no permitió que lo dominasen y su estrategia fue silente, paciente, generosa, tranquila, haciendo mayores estragos en los corazones humanos que el escándalo que  tan sólo dura mientras pasa. Aquí tenemos un ejemplo de estrategia, ya nosotros decidimos como actuamos. 

“…Va creciendo, sin que él sepa cómo”

“…Va creciendo, sin que él sepa cómo”

Marcos 4, 26-34

En aquel tiempo, decía Jesús a las turbas: —El Reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. El duerme de noche, y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega. Dijo también: —¿Con qué podemos comparar el Reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después, brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes, que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas. Con muchas parábolas parecidas les exponía la Palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.

——————————————

Una de las explicaciones del Reino que hace Jesús en éstos ejemplos es la de la semilla, que refleja claramente cómo Dios es el autor mismo de todo, porque a veces nos sentimos muy confiados de que las cosas van a salir bien, pensando que en todo dependen de nosotros, y olvidando que somos colaboradores de Dios y Dios de nosotros.

A veces deseamos que todas nuestras encomiendas, labores y circunstancias, se den en el fin que deseamos muy particularmente, pero olvidamos que la gracia y el poder de Dios es quien todo lo lleva a buen fin.

Una cosa es ser partícipe de la responsabilidad, y otra cosa es ser al autor mismo, lo malo es cuando nosotros nos ponemos el título de autores, cuando en realidad sólo somos colaboradores, porque la semilla no da fruto tan sólo si le pones agua, o cuidados, tú no la haces crecer, ni la haces a voluntad dar frutos, es muy cierto que ayudaste, aquí es donde radica la grandeza de tu valiosa participación, pero no es obra tuya, es en común colaboración con el Creador.

Igual la obra de Dios en tu vida espiritual no depende tan sólo de tu elección de amarlo a voluntad, es fruto de respuesta del mismo amor de Dios, y tu santidad es partícipe de su santidad, es tu dedicación y esfuerzo, aunado a la misma gracia de Dios, que Él, sin que tu sepas hace lo suyo en ti. 

Basta con reconocer tu parte y a su vez la parte del Señor, porque hasta sin ti el Señor hace crecer sus frutos, cuan mejor ser darán si tu te dispones a ayudar, serás colaborador y a su vez digno receptor de sus dones.

“Empezó a divulgar el hecho”

“Empezó a divulgar el hecho”

Marcos 1, 40-45

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme». Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó diciendo: «Quiero: queda limpio». La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio. El lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés». Pero cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.

——————————————————

Las grades obras y maravillas que Dios hace en nuestras vidas, claro que brindan tal cantidad de alegría y gozo que no pueden contenerse, pero si nuestra mente no mide las consecuencias de aquello, lo que para nosotros fue un bien, para otros puede ser una tragedia, si una tragedia ocasionada por nuestra misma euforia.

El caso es muy claro, que por lástima y compasión ante esta persona, cansada, cargando el peso del desprecio de su enfermedad, ante su sanción, se desborda de alegría, pero la alegría no siempre es bien recibida en todos los corazones, porque no sabemos como la vayan a recibir. En algunos fomentará el gozo, en otros la admiración, en otros la motivación por las obras de Dios, pero en otros tantos que no entienden ese don, buscaran sus propias interpretaciones personales sin descubrir la realidad de un fin sublime ni divino, sino simplemente material, y para no dejarlos atrás, también aquellos en los que genera envidias.

Por ello, ante la diversa reacción de la gente, ya no pudo llevar su plan iniciando con su Palabra que es alimento y que también sana, empezando con los corazones y culminando con la salud física.

Es decir le rompieron el esquema, como quien deshace totalmente tu plan personal para alguna actividad. La diferencia la hace Jesús, porque se reinventó en un nuevo proyecto y prosigue con misión, aunque fuera de los poblados, pero aún así exitosamente.

Es por ello que hay que tener cuidado incluso con nuestras alegrías, porque no sabemos en donde llegarán a parar y con quiénes, ademas de saber que si te rompen tu esquema, al igual que Jesús puedes reinventar uno mejor y exitoso. Al final de cuentas, todo es para  la gloria de Dios.

“Jesús extendió la mano y lo tocó…”

“Jesús extendió la mano y lo tocó…”

Lucas 5, 12-16

Una vez, estando Jesús en un pueblo, se presentó un hombre lleno de lepra; al ver a Jesús cayó rostro a tierra y le suplicó: «Señor, si quieres puedes limpiarme». Y Jesús extendió la mano y lo tocó diciendo: «Quiero, queda limpio». Y enseguida le dejó la lepra. Jesús le recomendó que no lo dijera a nadie, y añadió: «Ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés para que les conste». Se hablaba de él cada vez más, y acudía mucha gente a oírle y a que los curara de sus enfermedades. Pero él solía retirarse a despoblado para orar.

_____________________________

Cuando a Dios nos referimos, como que hay un común denominador de respeto, pero un respeto un tanto desmedido, porque como puede rayar en el miedo, así cómo lo puede ser en la indiferencia total.

Un claro ejemplo de la cercanía fraternal y llena de caridad la encontramos en la curación del leproso, quien con una humildad total le sugiere en súplica su permiso para obtener la salud, actitud que se ganó la atención y admiración de Jesús, al encontrar en ese medio tan cansado por el dolor causado de la enfermedad tan penosa, una actitud de no exigencia, sino de respeto y reconocimiento de su labor.

Es por ello que remarco con cuánta alegría y disposición “Jesús extendió la mano y lo tocó”, pudo ante el mal aspecto el leproso obrar desde lejos, pero la persona se hizo digna de su atención y la disposición de recibir aquella gracia sin demandarla. Personas que brillan por su personalidad a pesar de su aspecto físico, que ganan afectos y voluntades, aquellas que el proceso mismo de la enfermedad las ha acrisolado y pulido, no con resignación, sino con aceptación real de su situación, brindándoles esa paz necesaria para sobrellevar no tan sólo su situación, sino la reacción de los demás ante su condición.

Son joyas que Dios mismo aprovecha en el camino para dar testimonio de su intercesión y aún más en los que desean recibirla. Actitud que sigue ganando voluntades, por ello lo buscaban con mayor intensidad.

Es por ello que Dios no repara en rechazos ante nadie, a no ser que tu seas quien se retira del alcance de su bendita mano con una actitud de rechazo en medio de tu miedos y cansancios. Hazte digno porque lo eres y lo puedes ser aún más, no importa ni tu aspecto, ni tu pecado, ni tu culpa, importa tu corazón.

“Entró en la barca con ellos…”

“Entró en la barca con ellos…”

Marcos 6, 45-52

Después que se saciaron los cinco mil hombres, Jesús enseguida apremió a los discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran hacia la orilla de Betsaida, mientras él despedía a la gente. Y después de despedirse de ellos, se retiró al monte a orar. Llegada la noche, la barca estaba en mitad del lago, y Jesús, solo, en tierra. Viendo el trabajo con que remaban, porque tenían viento contrario, a eso de la madrugada, va hacia ellos andando sobre el lago, e hizo ademán de pasar de largo. Ellos, viéndolo andar sobre el lago, pensaron que era un fantasma y dieron un grito, porque al verlo se habían sobresaltado. Pero él les dirige enseguida la palabra y les dice: «Ánimo, soy yo, no tengáis miedo». Entró en la barca con ellos, y amainó el viento. Ellos estaban en el colmo del estupor, pues no habían comprendido lo de los panes, porque eran torpes para entender.

________________________________________

Los procesos tanto de la vida así, como los de la fe, con mayor razón aún en éste último caso, Dios está al pendiente de ellos, nada escapa de su misericordiosa providencia ni de su bendita mano. El caso es que muchas veces las circunstancias varían un poco o un mucho, donde atareados con las responsabilidades de la vida, se nos dificulta asimilar aquello que en su momento nos acontece, es por ello que en dichos procesos es bueno tener una mano amiga y confiable en la que podamos descansar y recibir consejo.

El caso en éste segmento del evangelio que nos presenta marcos es muy claro cuando Jesús se percata de que presenciar el acontecimiento de la multiplicación de los panes, sus discípulos aún no lo han terminado de asimilar, y dentro de ese proceso, acontece que Jesús creyendo que el suceso los haría confiar y conocerlo aún más, no estaba bien definido, iba en camino pero no estaba totalmente asentado.

Tan es así que al verlo en medio de su crisis personal, no tan solo por los milagros presenciados, sino además por su trayectoria de vida a veces accidentada aunada a esto, les hacer reaccionar ante sí mismos muy violentamente, demostrando un miedo a pesar de estar en grupo, muy marcado que denota su falta de confianza y de seguridad ante sí mismos.

Es por ello que Jesús en medio de sus crisis, los calma, calma el entorno predisponiéndoles a recuperar la paz y “Entró en la barca con ellos”, es decir, no los deja solos, jamás aunque lejos los ha dejado sin su atención.

De igual manera acontece con nosotros, Jesús entra contigo en la barca que vas, ya sea de la alegría, del dolor, de la enfermedad, de la melancolía o de cualquier situación por la que estés pasando, nunca nos deja solos a pesar de nuestras reacciones de incredulidad y desesperanza en medio de las crisis que nos suceden. 

Basta con seguir confiando y dejar que pase la tormenta, pero nunca vas solo.