“Cada quien con su tema”

“Cada quien con su tema”

Marcos: 9, 30-37

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos atravesaban Galilea, pero él no quería que nadie lo supiera, porque iba enseñando a sus discípulos. Les decía: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; le darán muerte, y tres días después de muerto, resucitará”. Pero ellos no entendían aquellas palabras y tenían miedo de pedir explicaciones.

Llegaron a Cafarnaúm, y una vez en casa, les preguntó: “¿De qué discutían por el camino?” Pero ellos se quedaron callados, porque en el camino habían discutido sobre quién de ellos era el más importante. Entonces Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: “Si alguno quiere ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”.

Después, tomando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: “El que reciba en mi nombre a uno de estos niños, a mí me recibe. Y el que me reciba a mí, no me recibe a mí, sino a aquel que me ha enviado”.

___________________________

A Jesús le urge el tiempo para aprovecharlo en virtud de que es corto para realizar su obra, darnos a conocer el Reino de los Cielos y darnos su salvación a través de su Pasión, muerte y resurrección, por lo que va preparando a sus discípulos y les va hablando claro de lo que ha de acontecer, para que cuando suceda sepan que se está cumpliendo las promesas del Padre.

Sin embargo la distracción en nuestras cabezas no es de extrañar, ya que cada uno está con sus propios pendientes, además de ver en qué posición los va a dejar, sin entender la obra de Jesús, aún creen en el mesianismo de un rey todo poderoso, donde desean su apartado.

Es por ello que cada cual anda con su tema sin atinar al verdadero objetivo de la salvación para la que fueron elegidos.

Situación similar nos acontece cuando perdemos el rumbo del sentido de nuestra espiritualidad, las necesidades nos absorben y dominan, por ello es importante mantenernos con la mirada puesta en el fin ultimo al que deseamos y esperamos respecto a nuestra salvación y no separarnos del Señor a través de la oración y los sacramentos.

“Dispuestos a todo”

“Dispuestos a todo”

Marcos: 6, 14-29

En aquel tiempo, como la fama de Jesús se había extendido tanto, llegó a oídos del rey Herodes el rumor de que Juan el Bautista había resucitado y sus poderes actuaban en Jesús. Otros decían que era Elías; y otros, que era un profeta, comparable a los antiguos. Pero Herodes insistía: “Es Juan, a quien yo le corté la cabeza, y que ha resucitado”.

Herodes había mandado apresar a Juan y lo había metido y encadenado en la cárcel. Herodes se había casado con Herodías, esposa de su hermano Filipo, y Juan le decía: “No te está permitido tener por mujer a la esposa de tu hermano”. Por eso Herodes lo mandó encarcelar.

Herodías sentía por ello gran rencor contra Juan y quería quitarle la vida; pero no sabía cómo, porque Herodes miraba con respeto a Juan, pues sabía que era un hombre recto y santo, y lo tenía custodiado. Cuando lo oía hablar, quedaba desconcertado, pero le gustaba escucharlo.

La ocasión llegó cuando Herodes dio un banquete a su corte, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea, con motivo de su cumpleaños. La hija de Herodías bailó durante la fiesta y su baile les gustó mucho a Herodes y a sus invitados. El rey le dijo entonces a la joven: “Pídeme lo que quieras y yo te lo daré”. Y le juró varias veces: “Te daré lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino”.

Ella fue a preguntarle a su madre: “¿Qué le pido?” Su madre le contestó: “La cabeza de Juan el Bautista”. Volvió ella inmediatamente junto al rey y le dijo: “Quiero que me des ahora mismo, en una charola, la cabeza de Juan el Bautista”.

El rey se puso muy triste, pero debido a su juramento y a los convidados, no quiso desairar a la joven, y enseguida mandó a un verdugo, que trajera la cabeza de Juan. El verdugo fue, lo decapitó en la cárcel, trajo la cabeza en una charola, se la entregó a la joven y ella se la entregó a su madre.

Al enterarse de esto, los discípulos de Juan fueron a recoger el cadáver y lo sepultaron.

_______________________________

Las personas del mundo actual, así como del antiguo, siempre ha luchado por buscar el poder, el reconocimiento, la fama, la fortuna, el posicionamiento, y aunque sea un derecho natural el poseer, existen situaciones en las que éstas llegan a convertirse en una obsesión y hasta en una enfermedad.

Juan Bautista no tenía enemigos, su actuar y prédica no era belicoso, sin embargo si había un ser que se afectaba directamente: el maligno, y claro, por ende se convertía en uno de sus mayores enemigos a quien tenía que sacar de la jugada.

Es bien sabido que el maligno, con todas las capacidades que Dios le dio y que no le retiró, porque Dios no da y quita, sí podemos perderlas, pero no quitarlas caprichosamente; el maligno en medio de su sagacidad, suele aprovechar las debilidades de los humanos y usarlas a su favor.

Por lo que en Herodes y su concubina Herodías, enfermos de poder, experimentando todos los abusos posibles, tienen un alma débil y perfecta para implantar el mal y sentirse ofendidos por la verdad que Juan Bautista predica. 

Es por ello que respaldados por el pecado son capaces de estar dispuestos a todo para no perder el lugar de poder al que han llegado y aunque a Herodes le perturba y mueve su corazón la obra de Juan Bautista, Herodías no permite que crezca y sea influenciado por la verdad, por lo que actúa maléficamente mandando asesinar a quien pone en riesgo su pecado.

Es preciso fortalecer el Espíritu para no permanecer en las consecuencias del pecado tan fácilmente y así matar la conciencia, ya que débiles, somos capaces de caer tan bajo como alimentemos el mal.

“Necedad y sensatez”

“Necedad y sensatez”

Lucas 17, 26-37 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del Hombre: comían, bebían y se casaban, hasta el día que Noé entró en el arca; entonces llegó el diluvio y acabó con todos. Lo mismo sucedió en tiempos de Lot: comían, compraban, vendían, sembraban, construían; pero el día que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y acabó con todos. Así sucederá el día que se manifieste el Hijo del Hombre. Aquel día, si uno está en la azotea y tiene sus cosas en casa que no baje por ellas; si uno está en el campo, que no vuelva. Acordaos de la mujer de Lot. El que pretenda guardarse su vida, la perderá; y el que la pierda, la recobrará. Os digo esto: aquella noche estarán dos en una cama: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán; estarán dos moliendo juntas: a una se la llevarán y a la otra la dejarán; estarán dos en el campo: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán. Ellos le preguntaron: ¿Dónde, Señor? El contestó: Donde está el cadáver se reunirán los buitres.

___________________________

Cuando vamos por la vida caminando tan felices como si nada pasara, es porque en realidad alguien, que sin variar está detrás de ti, hace todo lo posible porque estés bien y cubre la mayoría de tus necesidades, Por lo general son los padres o la pareja.

Sin embargo cuando llegamos a la real auto dependencia es donde nos encontramos con aquel verdadero Yo, lleno de necesidades a cubrir, podríamos decir que es la etapa donde se comienza a manifestar la sensatez, es decir, cuando se reconoce en realidad lo que los demás han hecho y de alguna manera siguen haciendo por ti, pero sobre todo cuando ya lo haces a conciencia por ti y de ahí en adelante incluso por los demás.

Lo malo acontece cuando se permanece estáticamente en una vida de necedad, siempre haciendo un drama para seguir obteniendo el mayor beneficio de los demás, que a esa etapa en concreto se llama abuso, y hay a quien no le importa, mientras obtenga lo que quiere, no le importan los demás.

Claro que un necio va a ser enemigo de un sensato, el cual le moverá su base para hacerlo reaccionar y entrar en un nuevo estado de conciencia responsable, pero una persona así llamada sensata con su vida, se deja manipular creyéndose buena gente por un necio y cubre sus caprichos, entonces la sensatez se vuelve necedad por más que trabaje, ya que no está ayudando a los demás a crecer.

Es necio quien siempre pide ayuda y nunca sale del bache, pero más necio es aquel que le sigue dando aunque con sea buena intención, pero sigue ahí estancada la otra persona, es bueno romper el esquema y no importa si no les ayudas más, no importa que te digan que eres malo como es típico el chantaje y la autodefensa de mártir de ellos, pero lo más malo, es que los mal impusiste a darles, ahora que se impongan a salir adelante solos. Aunque duela, romper con la ayuda es más sensato que la necedad de la dependencia que crean contigo que sí trabajas.

“Renunciamos por nuestros miedos”

“Renunciamos por nuestros miedos”

Lucas: 5, 1-11

En aquel tiempo, Jesús estaba a orillas del lago de Genesaret y la gente se agolpaba en torno suyo para oír la Palabra de Dios. Jesús vio dos barcas que estaban junto a la orilla. Los pescadores habían desembarcado y estaban lavando las redes. Subió Jesús a una de las barcas, la de Simón, le pidió que la alejara un poco de tierra, y sentado en la barca, enseñaba a la multitud. Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: “Lleva la barca mar adentro y echen sus redes para pescar”. Simón replicó: “Maestro, hemos trabajado toda la noche y no hemos pescado nada; pero, confiado en tu palabra echaré las redes”. Así lo hizo y cogieron tal cantidad de pescados, que las redes se rompían. Entonces hicieron señas a sus compañeros, que estaban en la otra barca, para que vinieran a ayudarlos.
Vinieron ellos y llenaron tanto las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús y le dijo: “¡Apártate de mí, Señor, porque soy un pecador!” Porque tanto él como sus compañeros estaban llenos de asombro, al ver la pesca que habían conseguido. Lo mismo les pasaba a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Entonces Jesús le dijo a Simón: “No temas; desde ahora serás pescador de hombres”. Luego llevaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.

_____________________________

Un hecho natural y de sobrevivencia, aunque nos desarrollemos en un ambiente totalmente civilizado, es que vamos sosteniéndonos de aquellas cosas y personas que nos van dando seguridad, donde aprendemos a vivir y a sobresalir en base al conocimiento y la experiencia adquirida, a veces en entornos un tanto viciados y nocivos.

Aunque en el exterior físicamente nos veamos sanos, es un hecho que cargamos con ciertas angustias y temores infundidos por lo general a muy temprana edad, y aunque tenemos las herramientas, así como las personas para salir adelante, en medio de los cansancios y las crisis salen nuestros miedos a sabotearnos.

Aunque estos no sean ya reales, siguen impactando nuestro obrar y nuestras decisiones. Sin embargo el Señor Jesús nos invita a superar cualquier situación no asimilada por grande y grave que pudiera ser. Hay que entender, que todo problema tiene una solución, y la fe ayuda en todos esos aspectos donde las inseguridades dominan.

El caso en el evangelio es claro con Pedro, ya que teniendo a sus compañeros y aún mismo la presencia de Jesús, duda de la pesca basado en su pesimismo del momento con el que inmediatamente se auto derrota.

Al acontecer el milagro de la pesca, Pedro reconoce sus limitaciones y se siente indigno, pero eso es muy bueno, porque marca el inicio de esa transformación donde debemos de partir en realidad de quiénes somos y cuan limitados estamos, para trabajarlos y crecer sin medida, sobre todo en los dones que el Señor brinda.

Por ello, no dejes de reconocer, aceptar y amar tus limitaciones, pero no para remarcarlas negativamente, sino para manejarlas en un proceso de crecimiento y superación.

“Cuando los miedos dominan”

“Cuando los miedos dominan”

Lucas: 12,13-21

En aquel tiempo, hallándose Jesús en medio de una multitud, un hombre le dijo: “Maestro, dile a mi hermano que comparta conmigo la herencia”. Pero Jesús le contestó: “Amigo, ¿quién me ha puesto como juez en la distribución de herencias?” Y dirigiéndose a la multitud, dijo: “Eviten toda clase de avaricia, porque la vida del hombre no depende de la abundancia de los bienes que posea”. Después les propuso esta parábola: “Un hombre rico obtuvo una gran cosecha y se puso a pensar: `¿Qué haré, porque no tengo ya en dónde almacenar la cosecha? Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes para guardar ahí mi cosecha y todo lo que tengo. Entonces podré decirme: Ya tienes bienes acumulados para muchos años; descansa, come, bebe y date a la buena vida’. Pero Dios le dijo: `¡Insensato! Esta misma noche vas a morir. ¿Para quién serán todos tus bienes?’ Lo mismo le pasa al que amontona riquezas para sí mismo y no se hace rico de lo que vale ante Dios”.

_________________________

Hoy en día nos hacemos llamar valientes porque pensamos que tenemos un mundo de seguridades que nos dan soporte en todo, pero olvidamos que la mayor seguridad la posees tú, tu confianza en ti mismo y en el no depender de los demás para ser feliz.

Los miedos los disfrazamos de múltiples situaciones o reacciones, como puede ser el coraje, las amenazas, el acoso llamado hoy bullying, actuamos raros cuando no sabemos manejar esas situaciones y atacamos como defensa antes de que los miedos se nos noten.

Un miedo que se presenta como avaricia, lo tenemos en el caso de Jesús con la persona que le pide sea intermediario de herencias, claro para que las cosas se den como quiere, y otro exija lo que él no puede, así el pleito se lo engancha a otro.

Gente que no es capaz de manejar sus propios problemas cuando son totalmente de ellos, por ello Jesús le aclara que ese no es ni su problema ni su papel. Al igual nosotros debemos de entender que si alguien tiene un problema, no es tuyo, por más que ames a esa persona, es una situación que Dios ha permitido suceda para que la persona crezca y se entrene en su propia fortaleza, porque si interferimos, aunque seas muy capaz e inteligente, es más lo que estorbas que lo que ayudas. A lo mejor solucionas el problema, pero dañas la capacidad de a quién le tocaba hacerlo.

Por ello no dejes que dominen los miedos, ni los tuyos ni los de los demás. Oración, meditación, adoración, sacramentos y tiempo para Dios, los ahuyentan.

“Divorciados con la vida”

“Divorciados con la vida”

Lucas: 11, 14-23

En aquel tiempo, Jesús expulsó a un demonio, que era mudo. Apenas salió el demonio, habló el mudo y la multitud quedó maravillada. Pero algunos decían: “Éste expulsa a los demonios con el poder de Satanás, el príncipe de los demonios”. Otros, para ponerlo a prueba, le pedían una señal milagrosa.
Pero Jesús, que conocía sus malas intenciones, les dijo: “Todo reino dividido por luchas internas va a la ruina y se derrumba casa por casa. Si Satanás también está dividido contra sí mismo, ¿cómo mantendrá su reino? Ustedes dicen que yo arrojo a los demonios con el poder de Satanás. Entonces, ¿con el poder de quién los arrojan los hijos de ustedes? Por eso, ellos mismos serán sus jueces. Pero si yo arrojo a los demonios con el dedo de Dios, eso significa que ha llegado a ustedes el Reino de Dios.
Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros; pero si otro más fuerte lo asalta y lo vence, entonces le quita las armas en que confiaba y después dispone de sus bienes. El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama”.

___________________________

Cada vez más es una constante entre nosotros el estar inconformes con todo cuanto acontece en nuestra vida, pero el ritmo de vida que llevamos junto con la influencia cultural del aislamiento y la cruda individualidad, van poco a poco haciendo que perdamos aquellos valores y relaciones interpersonales que nutren una sana relación con el otro.

Ya no tenemos las herramientas y valores espirituales que ante los ataques contra la propia dignidad nos sean útiles para no caer en buscar alicientes que suplan falsamente nuestras más intimas necesidades como lo es el afecto, el sentirnos tomados en cuenta, el diálogo y la escucha, entre otros más.

Al permanecer aislados es natural que no nutramos las más profundas necesidades que se cultivan en comunidad, y que de manera virtual, con las mentadas redes sociales, no se dan porque su efectividad surge del encuentro de persona a persona.

Aquí es donde surge ese ya natural enojo fruto de las insatisfacciones que sufrimos constantemente en este mundo donde ya nadie es tomado en serio, ni en cuenta. Por ello todo nos molesta ya que el vacío existencial de nuestras vidas, hace que no valoremos la propia vida y por ende tampoco la de los demás, surge un real divorcio con la vida y duele vivirla cuando es una alegría saber todo el mundo de posibilidades que tenemos por delante, ese divorcio nos ciega de tal manera que nos incapacita y se nos cierra el mundo.

Por ello es esencial alimentarnos de todo lo que Jesús nos brinda, ya que todo está al alcance de la mano de manera real, pero ensimismados y absortos en el teléfono y los medios electrónicos estamos desparramando esa gracia que podríamos hacer nuestra si así lo deseamos.

“Pedir señales no es tan sano”

“Pedir señales no es tan sano”

Lucas: 11, 29-32

En aquel tiempo, la multitud se apiñaba alrededor de Jesús y éste comenzó a decirles: “La gente de este tiempo es una gente perversa. Pide una señal, pero no se le dará más señal que la de Jonás. Pues así como Jonás fue una señal para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del hombre para la gente de este tiempo.
Cuando sean juzgados los hombres de este tiempo, la reina del sur se levantará el día del juicio para condenarlos, porque ella vino desde los últimos rincones de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón.
Cuando sea juzgada la gente de este tiempo, los hombres de Nínive se levantarán el día del juicio para condenarla, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás”.

_____________________________

Es una constante pedir señales, ante la limitación de nuestros sentidos así como de nuestra inteligencia que no nos hemos educado ni ejercitado en la práctica de la fe y todas sus vertientes que implica, porque vivimos y permanecemos en la inmanencia, es decir, reconocer lo que a primer impacto sensible percibimos, sin darnos la oportunidad de buscar y desarrollar esos dones más excelentes, aquellos que se nos han brindado con la misma vida, pero que desarrollamos a voluntad por medio de una dedicada espiritualidad.

En un natural desarrollo lleno de paz y conociendo el bien para adoptarlo, resulta fácil e intuitivamente identificar todo aquello que nos brinda Dios, día a día, por lo que andar pidiendo señales resulta innecesario porque se le identifica en todos los detalles por doquier, aquellos que con odios y sentimientos atorados ennegrecen lo bueno y remarcan lo malo.

Las señales son tan evidentes que precisamente aquellos que piden señales extraordinarias parten de una duda en la que desean permanecer, por lo que aún siendo testigos de ellas, la sentencia personal en sus vidas será negarlas, por ello Jesús las niega porque de suyo resultan en un acto para ser desacreditado y burlado.

Es por ello que pedir señales, no es tan sano, porque la duda no es la base de su disipación, sino la negatividad fundamentada en sucesos personales no sanados. Sin embargo, si la duda es el origen, es muy bueno, porque una señal bien guiada resulta en beneficio y crecimiento, pero la negatividad genera confusión y mayor dolor, por ello en vez de explicar a los dolidos, hay que ayudarles a sanar, luego crecerán en la fe y las señales serán benéficas entonces para ellos.

“Calcular el costo”

“Calcular el costo”

Lucas: 14, 25-33

En aquel tiempo, caminaba con Jesús una gran muchedumbre y Él, volviéndose a sus discípulos, les dijo:
“Si alguno quiere seguirme y no me prefiere a su padre y a su madre, a su esposa y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, más aún, a sí mismo, no puede ser mi discípulo. Y el que no carga su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo.
Porque, ¿quién de ustedes, si quiere construir una torre, no se pone primero a calcular el costo, para ver si tiene con qué terminarla? No sea que, después de haber echado los cimientos, no pueda acabarla y todos los que se enteren comiencen a burlarse de él, diciendo: ‘Este hombre comenzó a construir y no pudo terminar’.
¿O qué rey que va a combatir a otro rey, no se pone primero a considerar si será capaz de salir con diez mil soldados al encuentro del que viene contra él con veinte mil? Porque si no, cuando el otro esté aún lejos, le enviará una embajada para proponerle las condiciones de paz.
Así pues, cualquiera de ustedes que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser mi discípulo”.

________________________

Hay un dicho por ahí que dice que “nada en la vida es gratis”, y en parte tiene mucha razón, ya que incluso aquello que se nos regala viene con una factura ya sea a largo o corto plazo aunque se cubra con el agradecimiento. Los pagos no necesariamente tienen que ser en intercambio monetario, ya que en la realidad se utiliza al más antiguo modo de comerciar, es decir, el trueque.

Hoy en nuestros días todo implica dinero, y en nuestros proyectos no se diga, como el mismo evangelio lo indica, ya en su tiempo para construir una torre, hay que calcular el costo, y si de dinero se trata y si dinero se tiene, parece no haber mayor problema.

Sin embargo hay que tomar muy en cuenta que para calcular los costos tenemos que visualizar no sólo el aspecto económico, sino además hay que ver el desgaste que va a tomar de nuestros tiempos y de nuestra mente. Dentro del cálculo habrá que verificar si la factura no va a pasar por el tiempo familiar, por el tiempo y la dedicación a la pareja así como los hijos, y también a los amigos.

Habrá que calcular si nuestra mente estará lo suficientemente preparada para soportar el estrés que conllevará la obra, si tenemos las herramientas para manejar las adversidades, si eso no afectará a los cercanos de manera negativa, si eso no va a cambiar lo más valioso que tienes.

Los costos salen caros cuando nos basamos tan sólo en lo material, y no porque perdamos dinero, ese va y viene, se puede recuperar, por ello hay que a su vez cuidar de no afectar las relaciones cercanas así como las remotas, porque las materiales aquí se quedan, pero lo construido con el amor y la amistad responsable se va contigo y con los tuyos. Por ello habrá qué, sin temor calcular el costo integral y de conjunto.

“Responsabilidad sin quejas”

“Responsabilidad sin quejas”

Lucas 11, 42-46

En aquel tiempo, dijo el Señor: —¡Ay de vosotros, fariseos, que pagáis el diezmo de la hierbabuena, de la ruda y de toda clase de legumbres, mientras pasáis por alto el derecho y el amor de Dios! Esto habría que practicar sin descuidar aquello. ¡Ay de vosotros, fariseos, que os encantan los asientos de honor en las sinagogas y las reverencias por la calle! ¡Ay de vosotros, que sois como tumbas sin señal, que la gente pisa sin saberlo!

Un jurista intervino y le dijo: —Maestro, diciendo eso nos ofendes también a nosotros.

Jesús replicó: —¡Ay de vosotros también, juristas, que abrumáis a la gente con cargas insoportables, mientras vosotros no las tocáis ni con un dedo!.

_______________________

Actualmente nos encontramos con la era de las quejas, por doquier se muestra gente inconforme sobre todo con los servicios, además de las mismas responsabilidades tanto cívicas como personales.

Reclamos que denotan un cansancio a veces ya crónico y degenerativo, es decir que va de mal en peor como un modo de vivir ya ordinario. Sin embargo aunque nuestra actitud sea ya de predisposición, hay que saber de igual modo identificar además de reconocer cuando una persona cumple cabalmente con sus deberes, haciéndolo notar. Pero parece que estamos discapacitados en medio de un orgullo tan tenso que impide ver el bien de los demás aunque lo tengamos al frente, dónde nada cuesta decir, “felicidades, que bien lo haces”.

Es un mal de falta de educación tan sólo identificar los defectos y errores en los demás, mientras estamos haciendo nuestras labores eficazmente parece que nadie lo nota, pero no cometas un error porque ese sale a relucir inclusive lo que no es en sí mismo, engrandeciéndolo a tal grado como si fuera una pena capital. Es decir, puro escándalo, recordando que con eso no se soluciona nada.

La ventaja es que de suyo evitamos las quejas con una eficaz responsabilidad, ya que si cada quien hiciera lo que debe cabalmente, el mundo sería otro y las quejas serían algo raro no ordinario.

Así como un mal genera otro peor, de igual manera y a la inversa un bien, genera otro mayor, por ello dentro del espíritu de los hijos de Dios, hagamos un buen ambiente reconociendo la responsabilidad de los demás sin quejas, y si te quejas es porque no puedes ver el bien en los otros, ánimo y oración para salir de esos baches. Caridad ante todo.

“Los importantes”

“Los importantes”

Mateo 18, 1-5. 10. 12-14

En aquel tiempo, se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: —¿Quién es el más importante en el Reino de los Cielos?

Él llamó a un niño, lo puso en medio, y dijo: —Os digo que, si no volvéis a ser como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos. Por lo tanto, el que se haga pequeño como este niño, ése es el más grande en el Reino de los Cielos. El que acoge a un niño como éste en mi nombre, me acoge a mí. Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños, porque os digo que sus ángeles están viendo siempre en el cielo el rostro de mi Padre celestial. ¿Qué os parece? Suponed que un hombre tiene cien ovejas: si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve y va en busca de la perdida? Y si la encuentra, os aseguro que se alegra más por ella que por las noventa y nueve que no se habían extraviado. Lo mismo vuestro Padre del cielo: no quiere que se pierda ni uno de estos pequeños.

———————————————-

Pareciese en base a los criterios de unos cuantos, que hay personas dedicadas a fabricar personajes sobre todo en los ámbitos de poder e interés insano, remarcando una diferencia radical hasta racista entre unos y otros, claro eso lo hacen aquellos que sufren de una tan baja autoestima que necesitan publicitarse y autoalabarse para remarcar que son algo y hacerse los importantes, por ello inventan y se pagan sus propias revistas, así como periodicazos para hacerse notar.

Olvidan que la mayor dignidad a la que podemos aspirar es vivir como hijos de Dios, porque a todos esos que se sienten importantes les falta recordar que personas realmente integras y valiosas han hecho grandes cosas en el mundo, han muerto y ni falta que hacen, el mundo no se ha detenido por ellos.

Es una pena ver que todo su ser lo basan en lo que tienen, su valía depende de sus bienes, pero quítales el carrito, la ropa de marca, las cuentas en el banco y todo en lo que se autoproclaman sus seguridades y quedan personas totalmente nefastas que no valen la pena porque ningún valor personal han desarrollado.

Nosotros somos los que nos autodevaluamos tomando esos criterios materiales, que de igual manera aunque abundes el bienes, puedes brillar mejor si realmente no pierdes aquello que tiene un niño, sencillez, alegría, sabe perdonar y olvidar, ser espontáneo, y confiar en los demás, entre otras cosas más.

Los que no han olvidado eso, no dejan de ser los más importantes, porque valen por sí mismos y no por lo que poseen, así que analiza para ti, ¿cuáles con los más importantes?.