“Obstáculos diversos”

Lucas: 9, 57-62

En aquel tiempo, mientras iban de camino Jesús y sus discípulos, alguien le dijo: “Te seguiré a dondequiera que vayas”. Jesús le respondió: “Las zorras tienen madrigueras y los pájaros, nidos; pero el Hijo del hombre no tiene en dónde reclinar la cabeza”.

A otro, Jesús le dijo: “Sígueme”. Pero él le respondió: “Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre”. Jesús le replicó: “Deja que los muertos entierren a sus muertos. Tú ve y anuncia el Reino de Dios”.

Otro le dijo: “Te seguiré, Señor; pero déjame primero despedirme de mi familia”. Jesús le contestó: “El que empuña el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios”.

_____________________________

En cualquier decisión que tomemos en la vida, sobre todo aquello que implique una nueva forma de vida, ya sea desde el estudio o en lo laboral, así como en lo religioso, encontramos dificultades, ningún camino es llano, todos tienen tramos adversos que precisamente hay que saber llevar y pasar sin dificultad.

A veces olvidamos que esos retazos en el camino escabrosos, en realidad son muy benéficos, ya que hacen fortalecer nuestra propia voluntad, y en cierto grado son normales y llevaderos.

Por el contrario encontramos obstáculos que no dependen absolutamente de ninguna circunstancia, sino tan sólo de nosotros mismos, de nuestra voluntad y deseo de hacer aquello a lo que somos invitados o realizamos de manera propia.

En el caso del Seguimiento a Jesús, encontramos que ante todo la verdad es lo que predomina para que aquellos que deciden ir tras de Él, para que se atengan a la realidad. Encontramos que para seguirlo hay que estar libre de compromisos y de codependencias porque éstas se harán presentes constantemente truncando la libertad de la respuesta que se espera.

Por ello remarca Jesús: “El que empuña el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios”, sobre todo cuando los obstáculos son mentales y personales, ya que éstos son los que más pesan, porque lo demás externos suelen ser llevaderos.

“Una vida de a mentiras”

“Una vida de a mentiras”

Mateo: 10, 24-33

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: “El discípulo no es más que el maestro, ni el criado más que su señor. Le basta al discípulo ser como su maestro y al criado ser como su señor. Si al señor de la casa lo han llamado Satanás, ¡qué no dirán de sus servidores! 

No teman a los hombres. No hay nada oculto que no llegue a descubrirse; no hay nada secreto que no llegue a saberse. Lo que les digo de noche, repítanlo en pleno día y lo que les digo al oído, pregónenlo desde las azoteas.

No tengan miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Teman, más bien, a quien puede arrojar al lugar de castigo el alma y el cuerpo.

¿No es verdad que se venden dos pajarillos por una moneda? Sin embargo, ni uno solo de ellos cae por tierra si no lo permite el Padre. En cuanto a ustedes, hasta los cabellos de su cabeza están contados. Por lo tanto, no tengan miedo, porque ustedes valen mucho más que todos los pájaros del mundo.

A quien me reconozca delante de los hombres, yo también lo reconoceré ante mi Padre, que está en los cielos; pero al que me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre, que está en los cielos”.

_________________________

Dentro de una cultura en la que predomina el qué dirán, donde se cuida la imagen a todo lo que da, el mundo de las mentiras se convierte en la actitud a vivir cada día, llegando a tal grado que cuando se dice la verdad duele. 

Sin embargo la mentira dura mientras la verdad sale, pro el contrario la verdad siempre permanece. Lo malo que la mentira genera cada vez mayor mentira para sostenerse hasta llegar a la ofensa y la calumnia. 

Hay que tener una prudencia certera que nos ayude a mejor vivir, para que en todo lo que hagamos y digamos, sea tan noble y sencillo en la verdad, que sin mayor preocupación se pueda tanto guardar en secreto como proclamarlo desde las azoteas sin afectar a nada ni a nadie.

Cuando lo que se predica o se vive está en el ámbito de la mentira, por lo general se permanece en la inestabilidad que surge del miedo a ser descubiertos. No hay como la paz y tranquilidad que otorga la verdad.

Cuando nuestra verdad se define para vivir la vida sin Dios, entonces excluimos ser reconocidos ante Él como tal, no por reciprocidad, sino por lógica. No quieres ser amado, no se te ama y se te respeta tu decisión.

“Tiempos de desconfianza”

“Tiempos de desconfianza”

Mateo: 10, 16-23

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: “Yo los envío como ovejas entre lobos. Sean, pues, precavidos como las serpientes y sencillos como las palomas.

Cuídense de la gente, porque los llevarán a los tribunales, los azotarán en las sinagogas, los llevarán ante gobernadores y reyes por mi causa; así darán testimonio de mí ante ellos y ante los paganos. Pero, cuando los enjuicien, no se preocupen por lo que van a decir o por la forma de decirlo, porque en ese momento se les inspirará lo que han de decir. Pues no serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre el que hablará por ustedes.

El hermano entregará a su hermano a la muerte, y el padre a su hijo; los hijos se levantarán contra sus padres y los matarán; todos los odiarán a ustedes por mi causa, pero el que persevere hasta el fin, se salvará.

Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra. Yo les aseguro que no alcanzarán a recorrer todas las ciudades de Israel, antes de que venga el Hijo del hombre”.

_____________________

Hoy vivimos en medio de una sociedad, que cuando ha perdido los valores fundamentales y básicos como es la educación, la honestidad, el respeto, el servicio a los demás, entonces cuesta trabajo entablar una relación de confianza, ya que no se posee una plataforma firme en la que podemos construir una excelente comunicación a discreción.

Nada nuevo ya que en los tiempos de Jesús el ambiente estaba similar, y es que el problema no son las personas, sino que alejándose de Dios, inmersos en el pecado habitual y sin ánimos de mejorar, se obtiene la receta perfecta para desconfiar del otro aunque sea nuestro prójimo, que merece respeto aunque no lo valore.

Es por ello, que si pretendemos anunciar y dar testimonio del Reino de los Cielos, hay que cuidar lo que hagamos para quede bien implantado y no que un mal intencionado destroce lo sembrado. 

Nuestra misión de dar testimonio de la verdad es muy atacada por quien vive en la mentira y el pecado, sumergidos en sus propias oscuridades y sombras de muerte, por ello ya que somos pocos los que intentamos dar un testimonio verídico, hay que cuidarnos para seguir haciéndolo eficazmente, ya que fuera de la jugada el mal crece.

No importa que sean tiempos de desconfianza, agarrados de la mano de Dios todo es posible y la confianza la debemos de empezar a restaurar nosotros con nuestra propia vida.

“Odios de defensa”

“Odios de defensa”

Juan: 15, 18-21

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Si el mundo los odia, sepan que me ha odiado a mí antes que a ustedes. Si fueran del mundo, el mundo los amaría como cosa suya; pero el mundo los odia porque no son del mundo, pues al elegirlos, yo los he separado del mundo.

Acuérdense de lo que les dije: ‘El siervo no es superior a su señor’. Si a mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán, y el caso que han hecho de mis palabras lo harán de las de ustedes. Todo esto se lo van a hacer por mi causa, pues no conocen a aquel que me envió”.

_____________________

Tan amplia y tan compleja es nuestra propia psicología, que las reacciones más básicas y comunes se manifiestan de una manera tan similar, que parecen un patrón impreso en  el comportamiento de la propia humanidad.

Y cuando de odio se trata, en realidad no considero que el mismo sea tan puro, natural y autentico, que no provenga de una situación previa que lo respalda.

Por lo general dicho odio surge de los propios miedos que alguien en su momento nos implantó, suelen ser los mismo miedos heredados de nuestros propios padres y así sucesivamente transmitidos de una generación a otra. 

No dudo que en su momento alguien con la basta inteligencia, desee sanar y rompa dichas cadenas que no tienen porque continuar. Pero en lo que identificamos esos miedos impregnados de odio, el primer receptor será Dios, ya que todo cuanto acontece aunque procede de Él, de igual manera le colgamos lo negativo que proviene del maligno y nos quejamos.

Es por ello que la primera reacción ante esos odios implantados, es rechazar a Dios, como autor indirecto según nuestra concepción populachera. Cuando en realidad sin conocerlo ya lo alejamos, dejando atrás la oportunidad de amarle, seguirle y dejarse impregnar de su gracia, paz y felicidad.

Con su presencia, santidad y amistad, ningún miedo, ni odio, puede permanecer, porque resulta más grande la gracia que el pecado.

"Explicó los pasajes"

Explicó los pasajes”

Lucas: 24,13-35

El mismo día de la resurrección, iban dos de los discípulos hacia un pueblo llamado Emaús, situado a unos once kilómetros de Jerusalén, y comentaban todo lo que había sucedido.

Mientras conversaban y discutían, Jesús se les acercó y comenzó a caminar con ellos; pero los ojos de los dos discípulos estaban velados y no lo reconocieron. Él les preguntó: “¿De qué cosas vienen hablando, tan llenos de tristeza?” Uno de ellos, llamado Cleofás, le respondió: “¿Eres tú el único forastero que no sabe lo que ha sucedido estos días en Jerusalén?” Él les preguntó: “¿Qué cosa?”. Ellos le respondieron: “Lo de Jesús el nazareno, que era un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo. Cómo los sumos sacerdotes y nuestros jefes lo entregaron para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron.

Nosotros esperábamos que él sería el libertador de Israel, y sin embargo, han pasado ya tres días desde que estas cosas sucedieron. Es cierto que algunas mujeres de nuestro grupo nos han desconcertado, pues fueron de madrugada al sepulcro, no encontraron el cuerpo y llegaron contando que se les habían aparecido unos ángeles, que les dijeron que estaba vivo. Algunos de nuestros compañeros fueron al sepulcro y hallaron todo como habían dicho las mujeres, pero a él no lo vieron”.

Entonces Jesús les dijo: “¡Qué insensatos son ustedes y qué duros de corazón para creer todo lo anunciado por los profetas! ¿Acaso no era necesario que el Mesías padeciera todo esto y así entrara en su gloria?” Y comenzando por Moisés y siguiendo con todos los profetas, les explicó todos los pasajes de la Escritura que se referían a él.

Ya cerca del pueblo a donde se dirigían, él hizo como que iba más lejos; pero ellos le insistieron, diciendo: “Quédate con nosotros, porque ya es tarde y pronto va a oscurecer”. Y entró para quedarse con ellos. Cuando estaban a la mesa, tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero él se les desapareció. Y ellos se decían el uno al otro: “¡Con razón nuestro corazón ardía, mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras!”.

Se levantaron inmediatamente y regresaron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, los cuales les dijeron: “De veras ha resucitado el Señor y se le ha aparecido a Simón”. Entonces ellos contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

______________________

Cuánta necesidad tenemos de obtener conocimientos, de tener la oportunidad de adquirirlos y por otro lado de poder asimilarlos, ya que no cualquier persona tiene acceso a ellos de manera oficial, y aunque hoy en día se dice que la educación es gratuita, la calidad y manipulación de la misma no da para mucho.

Se ha creado una conciencia de que es mejor por la situación que cada persona vive, quedarse navegando en en el analfabetismo, cuando en realidad si la persona lo desea puede salir de dicha situación. 

De hecho existen por doquier lugares de profundización del conocimiento en todos los aspectos y materias de manera gratuita, pero aun así no los aprovechamos. Y claro que eso redunda en nuestra vida.

Esa necesidad de conocer, es la que nos hace equivocarnos y sufrir, porque ya no tenemos esa ciencia infusa que se nos había participado desde los orígenes de la creación adjunta a la santidad y gracia divina, pero junto con el pecado se han perdido.

Ahora hay que aprender, y quien tiene el conocimiento lo usa para manipular y limitarlo a los demás, para nada se asemeja eso al plan De Dios.

Sin embargo Jesús, restaurando la gracia, a su vez da a conocer y a explicar ese conocimiento a veces perdido, olvidado o no bien entendido sobre el plan de Dios expuesto desde antiguo en las Sagradas Escrituras.

Su plan es dar a conocer la verdad y restaurarla desde la gracia. Por ello dejemos que la verdad sea la que se nos descubra y la hagamos nuestra, ya que complementa aquello que habíamos pedido, y que en realidad necesitamos para cambiar y caminar en nuestra vida por el verdadero plan y, no por el que nos presentan para beneficio de otros. Es por ello que Jesús también nos explicó esos pasajes, para darnos a conocer lo que de suyo desconocíamos. 

“Salir de…”

“Salir de…”

Mateo: 7, 7-12

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; toquen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que toca, se le abre.

¿Hay acaso entre ustedes alguno que le dé una piedra a su hijo, si éste le pide pan? Y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Si ustedes, a pesar de ser malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, con cuánta mayor razón el Padre, que está en los cielos, dará cosas buenas a quienes se las pidan.

Traten a los demás como quieren que ellos los traten a ustedes. En esto se resumen la ley y los profetas”.

_____________________

Cada vez más nos estamos introduciendo en una forma de vida más enclaustrada, ya en buena parte de nuestras compras se pueden hacer desde la privacidad y comodidad del hogar, sin necesidad de tener contacto con nadie, creando un ambiente de autonomía, pero en realidad de aislamiento.

Bajo ese esquema adaptamos nuestra vida espiritual, deseamos que todas las gracias, conocimientos y milagros nos lleguen al hogar, porque nuestra fe personal así lo requiere, ya que esperamos que Dios solucione todo.

Pero hay que reconocer que las obras se dan si es que realmente nosotros ponemos algo de nuestra parte, algo que diga que realmente estás interesado, que no sean tan sólo buenas intenciones, ni peticiones al aire.

Es oportuno y muy recomendable salir de nuestra situación personal, sobre todo la ideológica y como percibimos el mundo para poner los pies sobre tierra donde acontece la realidad que nos circunda.

Hay que salir y tocar donde queremos que nos abran, pedir cosas concretas y no caprichos o absurdos, y buscar lo que realmente necesitamos, más no lo que lo suple ineficazmente por modas o circunstancias. 

Toda petición y acción es escuchada rindiendo frutos, pero hay que salir de… aquello que nos mantiene sin crecer.

“Cada quien con su tema”

“Cada quien con su tema”

Marcos: 9, 30-37

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos atravesaban Galilea, pero él no quería que nadie lo supiera, porque iba enseñando a sus discípulos. Les decía: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; le darán muerte, y tres días después de muerto, resucitará”. Pero ellos no entendían aquellas palabras y tenían miedo de pedir explicaciones.

Llegaron a Cafarnaúm, y una vez en casa, les preguntó: “¿De qué discutían por el camino?” Pero ellos se quedaron callados, porque en el camino habían discutido sobre quién de ellos era el más importante. Entonces Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: “Si alguno quiere ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”.

Después, tomando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: “El que reciba en mi nombre a uno de estos niños, a mí me recibe. Y el que me reciba a mí, no me recibe a mí, sino a aquel que me ha enviado”.

___________________________

A Jesús le urge el tiempo para aprovecharlo en virtud de que es corto para realizar su obra, darnos a conocer el Reino de los Cielos y darnos su salvación a través de su Pasión, muerte y resurrección, por lo que va preparando a sus discípulos y les va hablando claro de lo que ha de acontecer, para que cuando suceda sepan que se está cumpliendo las promesas del Padre.

Sin embargo la distracción en nuestras cabezas no es de extrañar, ya que cada uno está con sus propios pendientes, además de ver en qué posición los va a dejar, sin entender la obra de Jesús, aún creen en el mesianismo de un rey todo poderoso, donde desean su apartado.

Es por ello que cada cual anda con su tema sin atinar al verdadero objetivo de la salvación para la que fueron elegidos.

Situación similar nos acontece cuando perdemos el rumbo del sentido de nuestra espiritualidad, las necesidades nos absorben y dominan, por ello es importante mantenernos con la mirada puesta en el fin ultimo al que deseamos y esperamos respecto a nuestra salvación y no separarnos del Señor a través de la oración y los sacramentos.

“Dispuestos a todo”

“Dispuestos a todo”

Marcos: 6, 14-29

En aquel tiempo, como la fama de Jesús se había extendido tanto, llegó a oídos del rey Herodes el rumor de que Juan el Bautista había resucitado y sus poderes actuaban en Jesús. Otros decían que era Elías; y otros, que era un profeta, comparable a los antiguos. Pero Herodes insistía: “Es Juan, a quien yo le corté la cabeza, y que ha resucitado”.

Herodes había mandado apresar a Juan y lo había metido y encadenado en la cárcel. Herodes se había casado con Herodías, esposa de su hermano Filipo, y Juan le decía: “No te está permitido tener por mujer a la esposa de tu hermano”. Por eso Herodes lo mandó encarcelar.

Herodías sentía por ello gran rencor contra Juan y quería quitarle la vida; pero no sabía cómo, porque Herodes miraba con respeto a Juan, pues sabía que era un hombre recto y santo, y lo tenía custodiado. Cuando lo oía hablar, quedaba desconcertado, pero le gustaba escucharlo.

La ocasión llegó cuando Herodes dio un banquete a su corte, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea, con motivo de su cumpleaños. La hija de Herodías bailó durante la fiesta y su baile les gustó mucho a Herodes y a sus invitados. El rey le dijo entonces a la joven: “Pídeme lo que quieras y yo te lo daré”. Y le juró varias veces: “Te daré lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino”.

Ella fue a preguntarle a su madre: “¿Qué le pido?” Su madre le contestó: “La cabeza de Juan el Bautista”. Volvió ella inmediatamente junto al rey y le dijo: “Quiero que me des ahora mismo, en una charola, la cabeza de Juan el Bautista”.

El rey se puso muy triste, pero debido a su juramento y a los convidados, no quiso desairar a la joven, y enseguida mandó a un verdugo, que trajera la cabeza de Juan. El verdugo fue, lo decapitó en la cárcel, trajo la cabeza en una charola, se la entregó a la joven y ella se la entregó a su madre.

Al enterarse de esto, los discípulos de Juan fueron a recoger el cadáver y lo sepultaron.

_______________________________

Las personas del mundo actual, así como del antiguo, siempre ha luchado por buscar el poder, el reconocimiento, la fama, la fortuna, el posicionamiento, y aunque sea un derecho natural el poseer, existen situaciones en las que éstas llegan a convertirse en una obsesión y hasta en una enfermedad.

Juan Bautista no tenía enemigos, su actuar y prédica no era belicoso, sin embargo si había un ser que se afectaba directamente: el maligno, y claro, por ende se convertía en uno de sus mayores enemigos a quien tenía que sacar de la jugada.

Es bien sabido que el maligno, con todas las capacidades que Dios le dio y que no le retiró, porque Dios no da y quita, sí podemos perderlas, pero no quitarlas caprichosamente; el maligno en medio de su sagacidad, suele aprovechar las debilidades de los humanos y usarlas a su favor.

Por lo que en Herodes y su concubina Herodías, enfermos de poder, experimentando todos los abusos posibles, tienen un alma débil y perfecta para implantar el mal y sentirse ofendidos por la verdad que Juan Bautista predica. 

Es por ello que respaldados por el pecado son capaces de estar dispuestos a todo para no perder el lugar de poder al que han llegado y aunque a Herodes le perturba y mueve su corazón la obra de Juan Bautista, Herodías no permite que crezca y sea influenciado por la verdad, por lo que actúa maléficamente mandando asesinar a quien pone en riesgo su pecado.

Es preciso fortalecer el Espíritu para no permanecer en las consecuencias del pecado tan fácilmente y así matar la conciencia, ya que débiles, somos capaces de caer tan bajo como alimentemos el mal.

“Necedad y sensatez”

“Necedad y sensatez”

Lucas 17, 26-37 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del Hombre: comían, bebían y se casaban, hasta el día que Noé entró en el arca; entonces llegó el diluvio y acabó con todos. Lo mismo sucedió en tiempos de Lot: comían, compraban, vendían, sembraban, construían; pero el día que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y acabó con todos. Así sucederá el día que se manifieste el Hijo del Hombre. Aquel día, si uno está en la azotea y tiene sus cosas en casa que no baje por ellas; si uno está en el campo, que no vuelva. Acordaos de la mujer de Lot. El que pretenda guardarse su vida, la perderá; y el que la pierda, la recobrará. Os digo esto: aquella noche estarán dos en una cama: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán; estarán dos moliendo juntas: a una se la llevarán y a la otra la dejarán; estarán dos en el campo: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán. Ellos le preguntaron: ¿Dónde, Señor? El contestó: Donde está el cadáver se reunirán los buitres.

___________________________

Cuando vamos por la vida caminando tan felices como si nada pasara, es porque en realidad alguien, que sin variar está detrás de ti, hace todo lo posible porque estés bien y cubre la mayoría de tus necesidades, Por lo general son los padres o la pareja.

Sin embargo cuando llegamos a la real auto dependencia es donde nos encontramos con aquel verdadero Yo, lleno de necesidades a cubrir, podríamos decir que es la etapa donde se comienza a manifestar la sensatez, es decir, cuando se reconoce en realidad lo que los demás han hecho y de alguna manera siguen haciendo por ti, pero sobre todo cuando ya lo haces a conciencia por ti y de ahí en adelante incluso por los demás.

Lo malo acontece cuando se permanece estáticamente en una vida de necedad, siempre haciendo un drama para seguir obteniendo el mayor beneficio de los demás, que a esa etapa en concreto se llama abuso, y hay a quien no le importa, mientras obtenga lo que quiere, no le importan los demás.

Claro que un necio va a ser enemigo de un sensato, el cual le moverá su base para hacerlo reaccionar y entrar en un nuevo estado de conciencia responsable, pero una persona así llamada sensata con su vida, se deja manipular creyéndose buena gente por un necio y cubre sus caprichos, entonces la sensatez se vuelve necedad por más que trabaje, ya que no está ayudando a los demás a crecer.

Es necio quien siempre pide ayuda y nunca sale del bache, pero más necio es aquel que le sigue dando aunque con sea buena intención, pero sigue ahí estancada la otra persona, es bueno romper el esquema y no importa si no les ayudas más, no importa que te digan que eres malo como es típico el chantaje y la autodefensa de mártir de ellos, pero lo más malo, es que los mal impusiste a darles, ahora que se impongan a salir adelante solos. Aunque duela, romper con la ayuda es más sensato que la necedad de la dependencia que crean contigo que sí trabajas.

“Renunciamos por nuestros miedos”

“Renunciamos por nuestros miedos”

Lucas: 5, 1-11

En aquel tiempo, Jesús estaba a orillas del lago de Genesaret y la gente se agolpaba en torno suyo para oír la Palabra de Dios. Jesús vio dos barcas que estaban junto a la orilla. Los pescadores habían desembarcado y estaban lavando las redes. Subió Jesús a una de las barcas, la de Simón, le pidió que la alejara un poco de tierra, y sentado en la barca, enseñaba a la multitud. Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: “Lleva la barca mar adentro y echen sus redes para pescar”. Simón replicó: “Maestro, hemos trabajado toda la noche y no hemos pescado nada; pero, confiado en tu palabra echaré las redes”. Así lo hizo y cogieron tal cantidad de pescados, que las redes se rompían. Entonces hicieron señas a sus compañeros, que estaban en la otra barca, para que vinieran a ayudarlos.
Vinieron ellos y llenaron tanto las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús y le dijo: “¡Apártate de mí, Señor, porque soy un pecador!” Porque tanto él como sus compañeros estaban llenos de asombro, al ver la pesca que habían conseguido. Lo mismo les pasaba a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Entonces Jesús le dijo a Simón: “No temas; desde ahora serás pescador de hombres”. Luego llevaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.

_____________________________

Un hecho natural y de sobrevivencia, aunque nos desarrollemos en un ambiente totalmente civilizado, es que vamos sosteniéndonos de aquellas cosas y personas que nos van dando seguridad, donde aprendemos a vivir y a sobresalir en base al conocimiento y la experiencia adquirida, a veces en entornos un tanto viciados y nocivos.

Aunque en el exterior físicamente nos veamos sanos, es un hecho que cargamos con ciertas angustias y temores infundidos por lo general a muy temprana edad, y aunque tenemos las herramientas, así como las personas para salir adelante, en medio de los cansancios y las crisis salen nuestros miedos a sabotearnos.

Aunque estos no sean ya reales, siguen impactando nuestro obrar y nuestras decisiones. Sin embargo el Señor Jesús nos invita a superar cualquier situación no asimilada por grande y grave que pudiera ser. Hay que entender, que todo problema tiene una solución, y la fe ayuda en todos esos aspectos donde las inseguridades dominan.

El caso en el evangelio es claro con Pedro, ya que teniendo a sus compañeros y aún mismo la presencia de Jesús, duda de la pesca basado en su pesimismo del momento con el que inmediatamente se auto derrota.

Al acontecer el milagro de la pesca, Pedro reconoce sus limitaciones y se siente indigno, pero eso es muy bueno, porque marca el inicio de esa transformación donde debemos de partir en realidad de quiénes somos y cuan limitados estamos, para trabajarlos y crecer sin medida, sobre todo en los dones que el Señor brinda.

Por ello, no dejes de reconocer, aceptar y amar tus limitaciones, pero no para remarcarlas negativamente, sino para manejarlas en un proceso de crecimiento y superación.