“Lo que domina tu mente”

“Lo que domina tu mente”

Marcos 8, 14-21

En aquel tiempo, a los discípulos se les olvidó llevar pan, y no tenían más que un pan en la barca. Jesús les recomendó: —Tened cuidado con la levadura de los fariseos y con la de Herodes.

Ellos comentaban: —Lo dice porque no tenemos pan.

Dándose cuenta, les dijo Jesús: —¿Por qué comentáis que no tenéis pan? ¿No acabáis de entender? ¿Tan torpes sois? ¿Para qué os sirven los ojos si no veis, y los oídos si no oís? A ver, ¿cuántos cestos de sobras recogisteis cuando repartí cinco panes entre cinco mil? ¿Os acordáis?

Ellos contestaron: —Doce. —¿Y cuántas canastas de sobras recogisteis cuando repartí siete entre cuatro mil?

Le respondieron: —Siete.

El les dijo: —¿Y no acabáis de entender?

————————————————-

No resulta nada extraño el mismo hecho de que según la etapa por la que estemos pasando dentro de nuestra vida hacia la madurez plena, nos topamos con fases y por ende con fijaciones mentales típicas de cada una de ellas, fases que como su mismo nombre lo indica, son temporales mientras las asimilamos y superamos.

Desafortunadamente algunas fijaciones llegan para quedarse o más bien dicho, para retenerlas, es entonces cuando se convierten en obsesiones que dominan toda nuestra vida como tema central inclusive en nuestras pláticas.

Hay quien se queda en la etapa infantil de posesividad, otros en la etapa de la adolescente fijación mental de la sexualidad, otros en la de impositiva autoridad, otros en la decadencia o en la inseguridad de la falta de alimentos, otros en sus hobbies tan variados, así como otros en sus odios. En fin, cada cual sabe donde se estanca.

Una de las razones de éste segmento del Evangelio resulta en la intención de demostrar mejores y mayores seguridades para no quedar tan sólo en las dependencias materiales, y para ello tenemos el ejemplo de el aislamiento en la barca mientras están en su travesía hacia su nuevo destino. Prueba incluso para ellos mismos ya que ante simplemente un olvido de llevar alimento, independientemente de lo importante del proyecto misionero que le sigue, brota la nativa y dominante inseguridad en ese momento de no tener suficiente pan. 

A pesar de las evidencias anteriores, esos temores independiente del testimonio ya presenciado, surge aquello que lo hemos hecho intrínseco y ordinario a nuestro ser, las inseguridades y la ordinaria falta de paz, que con cualquier atisbo de duda brota en su totalidad.

Así solemos reaccionar de igual manera nosotros, pero nunca es tarde revisar que suele dominar nuestra mente y, muy a tiempo estamos de librarnos de dicha carga cuando en realidad ya no es necesaria, confianza y libertad es lo que nos hace más falta.

“Búsqueda sin fe”

“Búsqueda sin fe”

Marcos: 8, 11-13

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los fariseos y se pusieron a discutir con él, y para ponerlo a prueba, le pedían una señal del cielo. Jesús suspiró profundamente y dijo: “¿Por qué esta gente busca una señal? Les aseguro que a esta gente no se le dará ninguna señal”.


Entonces los dejó, se embarcó de nuevo y se fue a la otra orilla.

____________________________

Una de las características más claras en medio del testimonio que obró a través de los sacramentos, es la fe, aquella que ávidamente desea fomentar y encontrar en aquellas personas sencillas y nobles.

Toda persona que busca a Jesús sin la fe, ya sea movido por el morbo, la curiosidad o la sed de espectáculos, le es imposible obrar. Esa búsqueda sin fe, donde se pretenden encontrar las señales de Jesús, promueven entre el populacho que no cree, tan sólo ver los signos, las señales, lo extraño y espectacular.

Es por ello que no les da ni la más mínima señal, ya que una búsqueda sin fe siempre será infructuosa, por lo que se va a los lugares donde pueda implantar el anuncio del Reino, donde sin prejuicio lo reciban y les haga crecer en una fe auténtica.

De igual manera nosotros, debemos en alegría y con un corazón agradable a Dios y a los hermanos, permitir que nos abrace con su amor, para que la fe nazca de raíz orientada a crecer y a manifestar su gracia presente en nuestras vidas, porque sin fe no se da nada.

“Sabiduría actualizada”

“Sabiduría actualizada”

Mateo: 13, 47-53

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “El Reino de los cielos se parece también a la red que los pescadores echan en el mar y recoge toda clase de peces. Cuando se llena la red, los pescadores la sacan a la playa y se sientan a escoger los pescados; ponen los buenos en canastos y tiran los malos. Lo mismo sucederá al final de los tiempos: vendrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los arrojarán al horno encendido. Allí será el llanto y la desesperación. ¿Han entendido todo esto?” Ellos le contestaron: “Sí”. Entonces él les dijo: “Por eso, todo escriba instruido en las cosas del Reino de los cielos es semejante al padre de familia, que va sacando de su tesoro cosas nuevas y cosas antiguas”. Y cuando acabó de decir estas parábolas, Jesús se marchó de allí.

_______________________

Hoy en nuestros días encontramos personas que no desean saber nada acerca del pasado y tan sólo exaltan lo nuevo como lo mejor, aunque existen otras que viven atadas a la época de su juventud pasada rechazando tajantemente toda novedad. Ninguna de las dos posturas se recomienda ni se afirma como la mejor, porque al final de cuentas son simples y puras percepciones personales. 

Lo que importa, es saber vivir el momento de la mejor manera, independientemente de que las circunstancias sean muy positivas o muy adversas, porque se habrá tomado lo mejor del momento.

Es por ello que el mismo evangelio resalta y propone la misma sabiduría de Dios, que sabe intercalar y conjugar lo mejor del pasado aprendido o conocido, con la novedad del presente siempre actual, sin la necesidad de imponer modelos de comportamiento ya caducados, ni  lo nuevo ineficiente.

Dios no es un Dios cerrado e imperativo, siempre es nuevo sin perder la autenticidad de su eterna verdad, por lo que nos invita a siempre de igual manera no olvidar lo aprendido y aprender lo nuevo. Esa es una sabiduría antigua y viva siempre actual.

“No basta conocer”

“No basta conocer”

Juan: 16, 29-33

En aquel tiempo, los discípulos le dijeron a Jesús: “Ahora sí nos estás hablando claro y no en parábolas. Ahora sí estamos convencidos de que lo sabes todo y no necesitas que nadie te pregunte. Por eso creemos que has venido de Dios”.

Les contestó Jesús: “¿De veras creen? Pues miren que viene la hora, más aún, ya llegó, en que se van a dispersar cada uno por su lado y me dejarán solo. Sin embargo, no estaré solo, porque el Padre está conmigo. Les he dicho estas cosas, para que tengan paz en mí. En el mundo tendrán tribulaciones; pero tengan valor, porque yo he vencido al mundo”.

_________________________

Se nos presenta en este evangelio un diálogo directo de Jesús con sus discípulos, donde no les habla en parábolas, que aunque lo haga con un lenguaje muy sencillo y nada protocolario, acontece el típico cansancio mental que solicita una explicación que deje todo claro, directo y digerido para no pensar, o no errar por miedo a equivocarse. 

Pero aún así, con palabras directas, el conocimiento no es suficiente para asimilarlo y hacerlo vida, ya que una cosa es entender y otra asimilar. El entender implica la inteligencia, pero el asimilar implica la voluntad, ya que presupone hacerlo propio y vivirlo como tal.

Por ello aún así les pregunta si creen, porque a la hora de los hechos el conocimiento no basta, cuando lo que se requiere el saber actuar de la manera más apropiada en el momento justo. es cuando la mayoría de nosotros perdemos el rumbo, porque como dice el refrán: “del dicho al hecho, hay un buen trecho”

La invitación aquí es a vivir los principios y las actitudes de Jesús, ya que Él mismo, antes de predicarlas, las hacía vida, por ello repercutían con tanto valor, al igual podemos predicar con los labios cerrados, demostrando con los hechos lo que deseamos transmitir.

Si el odio y el coraje se nota y trasmite, cuanto más será la vida de la gracia y el amor cuando se tiene.

“Aconsejar en sano”

“Aconsejar en sano”

Juan 16,12-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir. Él me glorificará, porque recibirá de mí lo que os irá comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que toma de lo mío y os lo anunciará.»

________________________

En más de una ocasión solemos por la cercanía que tenemos en base a la amistad o el conocimiento de la otra persona, solicitar o brindar un consejo, sobre todo cuando atravesamos por circunstancias adversas o indecisas en las que necesitamos una segunda opinión además de la propia.

Cuando se pide dicho consejo, nos convertimos en responsables de las palabras que emitamos hacia la otra persona, por el simple hecho de que está receptiva a lo que le vayamos a comunicar y lo más probable es que lo hará suyo.

Por ello es muy importante saber que aquello que aconsejemos, debe de estar basado en la verdad y en el sentido común. Ya que solemos impregnar el consejo con la propia experiencia tal como lo imaginamos o cómo tenemos experiencia, y a veces dicho consejo va empapado de nuestros propios problemas, entonces el consejo ya no es sano.

Sin embargo, cuando permitimos cultivarnos en la oración y dejamos que el mismo Espíritu Santo inunde toda nuestra existencia, otorga la sabiduría asistente para cada circunstancia de la vida, ilumina de tal manera que, sobre todo busque el mejor fin y la mejor solución para crecimiento de todos, además de procurar con la misma situación santificarnos.

La mejor manera de aconsejar en sano es en base a la verdad y en base al Santo Espíritu, para no impactar a la persona con mis propios errores.

“¿El saber da poder?”

“¿El saber da poder?”

Juan: 7, 1-2. 10. 25-30

En aquel tiempo, Jesús recorría Galilea, pues no quería andar por Judea, porque los judíos trataban de matarlo. Se acercaba ya la fiesta de los judíos, llamada de los Campamentos.


Cuando los parientes de Jesús habían llegado ya a Jerusalén para la fiesta, llegó también él, pero sin que la gente se diera cuenta, como de incógnito. Algunos, que eran de Jerusalén, se decían: “¿No es éste al que quieren matar? Miren cómo habla libremente y no le dicen nada. ¿Será que los jefes se han convencido de que es el Mesías? Pero nosotros sabemos de dónde viene éste; en cambio, cuando llegue el Mesías, nadie sabrá de dónde viene”.


Jesús, por su parte, mientras enseñaba en el templo, exclamó: “Conque me conocen a mí y saben de dónde vengo… Pues bien, yo no vengo por mi cuenta, sino enviado por el que es veraz; y a él ustedes no lo conocen. Pero yo sí lo conozco, porque procedo de él y él me ha enviado”. Trataron entonces de capturarlo, pero nadie le pudo echar mano, porque todavía no había llegado su hora.

________________________________

Desde que se inventó la manipulación en la historia de la humanidad, la han manejado como una situación de tan sólo algunos cuantos privilegiados que basan su seguridad en la información que tienen de los demás, pero no para tenerla a disposición del bien de la persona, sino del chantaje y el amedrentar al otro haciéndole sentir vulnerabilidad.

Sin embargo este recurso lo utilizan los débiles que no tienen otra manera de atacar más que con las palabras, recurso que usan los habladores y embaucadores que convierten la información en chisme para hacer escándalo y sobre todo tener esa sensación de falso poder.

A Jesús de igual manera intentaron manipularlo pretendiendo atacarlo con la información que escasamente tenían de Él, pero que con eso les bastaba para sentir que lo conocían, a lo que claramente manifiestan una ignorancia total, porque se basan en chismes, no conocen realmente a Jesús.

Es una pena ver cada ves más y más gente que ignorantemente se añaden a las cadenas de chismes, pretendiendo sentirse importantes con tales proclamaciones y sintiéndose poderosos en la mentira y el error. El saber no da poder, y quien lo afirma de manera contraria no vive en la verdad, ni en la caridad, ya que esa astucia y verborreas provienen del maligno, por lo que no debes de sentirte atacado cuando te pretendan manipular, basta con no seguir el juego para no engancharnos y dar importancia a palabras necias aunque algo manejen de verdad.

Y antes de hacer caso, hay que cerciorarnos si realmente conocen la verdad o viven en el mundo de la mentira y los chismes, oración para alejar ese tipo de demonios.

La Suegra de Pedro


“Revisando el Evangelio del Día…”

Me encontré esta sección muy interesante.


“…En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, entró en casa de Simón. La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le pidieron que hiciera algo por ella. El, de pie a su lado, increpó a la fiebre, y se le pasó; ella, levantándose enseguida, se puso a servirles…” Lc 4,38ss.


¿Qué encuentro de interesante?

Podría remarcar el milagro acontecido con la suegra de Pedro, que es para manifestar la grandeza de Dios, sin embargo considero que el milagro más grande no fue quitarle la fiebre, el milagro más grande fue, que la Gracias de Dios se hizo eficaz y operante en ella, y la manifestación mas clara es que inmediatamente “se puso a servirles”, no que quedó en reposo, ni se hizo la mártir, ni quedó convaleciente, ni le llevaron algo para que se recuperara, al contrario ella misma se puso a trabajar en lo necesario en su justo momento, ese es el milagro más grande, la gracia nos mueve, si no te ha movido es que solo has manejado el sentimiento en tu vida de gracia y con eso nos conformamos. 

Permite que la gracia sea eficaz en tí, y déjala obrar.