“¿Milagros Anónimos?”

“¿Milagros Anónimos?”

Marcos 5, 21-43

En aquel tiempo, Jesús atravesó de nuevo en barca a la otra orilla, se le reunió mucha gente a su alrededor, y se quedó junto al lago. Se acercó un jefe de la sinagoga, que se llamaba Jairo, y, al verlo, se echó a sus pies, rogándole con insistencia: —Mi niña está en las últimas; ven, pon las manos sobre ella, para que se cure y viva.

Jesús se fue con él, acompañado de mucha gente que lo apretujaba. Había una mujer que padecía flujos de sangre desde hacía doce años. Muchos médicos la habían sometido a toda clase de tratamientos, y se había gastado en eso toda su fortuna; pero en vez de mejorar, se había puesto peor. Oyó hablar de Jesús y, acercándose por detrás, entre la gente, le tocó el manto, pensando que con sólo tocarle el vestido curaría. Inmediatamente se secó la fuente de sus hemorragias, y notó que su cuerpo estaba curado. Jesús, notando que había salido fuerza de él, se volvió enseguida, en medio de la gente, preguntando: —¿Quién me ha tocado el manto?

Los discípulos le contestaron: —Ves como te apretuja la gente y preguntas: «¿Quién me ha tocado?»

Él seguía mirando alrededor, para ver quién había sido. La mujer se acercó asustada y temblorosa, al comprender lo que había pasado, se le echó a los pies y le confesó todo. El le dijo: —Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz y con salud.

Todavía estaba hablando, cuando llegaron de casa del jefe de la sinagoga para decirle: —Se ha muerto. ¿Para qué molestar más al maestro?

Jesús alcanzó a oír lo que hablaban y le dijo al jefe de la sinagoga: —No temas; basta que tengas fe.

No permitió que lo acompañara nadie, más que Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. Llegaron a casa del jefe de la sinagoga y encontró el alboroto de los que lloraban y se lamentaban a gritos. Entró y les dijo: —¿Qué estrépito y qué lloros son éstos? La niña no está muerta, está dormida.

Se reían de él. Pero él los echó fuera a todos y, con el padre y la madre de la niña y sus acompañantes, entró donde estaba la niña, la cogió de la mano y le dijo: —“Talitha qumi” (que significa: contigo hablo, niña, levántate).

La niña se puso en pie inmediatamente y echó a andar; tenía doce años. Y se quedaron viendo visiones. Les insistió en que nadie se enterase; y les dijo que dieran de comer a la niña.

———————————————

En el Evangelio de éste día encontramos una situación un tanto común pero no tan buena en el plan de Dios, y es que la mujer enferma, aunque su confianza en Jesús es muy grande pensando que bastaría con tan sólo tocarlo se curaría; de una manera discreta y anómima ella procede.

Más sin embargo es imposible que un milagro pueda ser anómimo, que no implique a ambas partes, ya que la acción requiere de las dos: Dios y la persona. En la mayoría de los casos desearíamos que así fuera, ya que uno obteniendo su sanación de igual manera anónimamente me desaparezco sin compromiso ni agradecimiento alguno.

Eso no lo permite Jesús, y aunque para los demás la búsqueda de esa persona en medio de la muchedumbre descontrolada y eufórica sea un absurdo, la obra de Dios debe completarse con el agradecimiento y la toma de conciencia del don recibido, sobre todo para que éste de más frutos y sea un notorio testimonio de fe en la comunidad.

Además no puede quedar en la pasada el milagro, porque se inició con ello un proceso de fe que culminará en la santidad. Al igual nosotros debemos ser conscientes de que los milagros requieren del mínimo agradecimiento y acción de nuestra parte, pero si no somos capaces de retornar lo mínimo, Dios no deja de hacer el milagro, pero quien no lo permite que obre en su plenitud eres tu. Déjalo hacer su obra en ti, que quien sale ganando eres tu y sin pedirte nada que no puedas dar en lo ordinario de tu vida.

“Milagros ajenos”

“Milagros ajenos”

Lucas 4, 24-30

En aquel tiempo, dijo Jesús al pueblo en la sinagoga de Nazaret: –«Os aseguro que ningún profeta es bien mirado en su tierra. Os garantizo que en Israel había muchas viudas en tiempos de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, más que a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado, más que Naamán, el sirio».

Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo empujaron fuera del pueblo hasta un barranco del monte en donde se alzaba su pueblo, con intención de despeñarlo.

Pero Jesús se abrió paso entre ellos y se alejaba.

————————————————————

Por ahí dice un dicho que “El pasto tras la cerca, siempre es más verde”, con referencia a que solemos fijarnos en los bienes de las personas más cercanas, remarcando su importancia y beneficio, por lo general enfatizando en lo que no tengo y lo que el otro sí posee. Algo que es ya muy común en nuestros días.

Remarcando el mismo evangelio de ésta cita, podría parecer, que se trata en el plano de la fe de la misma situación, así pareciera, pero no, de hecho la dinámica de Dios en relación con las necesidades de las personas, no depende de su estado de ánimo o gusto selectivo por algunos en particular, sino que más que fijarnos en lo que los demás tienen y molestarnos por ello, se refiere a la propia actitud.

Esa actitud que realmente habla por sí sola ante el hecho de que vemos los beneficios, pero no vemos las actitudes, así como los esfuerzos para obtenerlos, porque de suyo eso es lo principal, la calidad de la persona merece lo que de suyo se ha esforzado. 

Es por ello que Jesús remarca todas aquellas actitudes en personas ajenas al supuesto plan del pueblo de Israel, donde han recibido copiosamente las bendiciones de Dios, no por designio divino, sino por acitud de disponibilidad de recibirlas, con un corazón contrito, con una grande esperanza y une fe firme.

Por lo que si no vez que a tí te toquen esos milagros que sí le suceden a otros, pues no es por la selectividad divina, ni por la suerte, sino porque ellos lo pidieron y sobre todo, lo más importante: se dispusieron en la gracia de Dios para recibirlos, que por cierto, eso creo que es lo que nomás nos falta, porque la petición de boca ya está hecha, tan sólo faltan lo hechos: quitar lo que le impide a la gracia de Dios llegar, es decir el pecado y conjeturarlo con el testimonio de la propia vida.

“A Servir”

“A Servir”

Marcos 1, 29-39

En aquel tiempo, al salir Jesús y sus discípulos de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar. Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron: «Todo el mundo te busca». Él les respondió: «Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido». Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios.

———————————————————

Es un hecho bien sabido que cuando algo en nuestro obrar o pensar no es muy bueno, solemos estar a la expectativa, con una actitud defensiva por si las dudas, y todo por no querer cambiar eso que día a día nos daña. Actitud que con el caminar del tiempo la transformamos en ordinaria y hasta la promovemos a los cercanos como un falso bien.

Una de las cosas en el caminar de Jesús, sabiendo la restauración que consigo lleva por dondequiera que va, resalta la actitud de los endemoniados, los cuales es notorio que según su naturaleza reaccionen muy negativa y violentamente, a sabiendas que su tiempo está contado. Por ello no les permite hablar, y no es aquí el caso de que sea Jesús quien se imponga y los obligue, sino que la reacción de dichos seres es desesperada, así como su interacción negativa ante la gracia de Dios.

Lo mismo al igual que en esos tiempos sigue aconteciendo hoy en día, los demonios saben quién es Jesús, y saben reconocer inmediatamente a aquellos que son sus discípulos, los que pretenden crecientemente actuar y vivir a su imagen y santidad, por lo que no te extrañe el ataque de la misma manera y a la misma intensidad cuando las obras de Dios las hagas presentes en tu vida y las transmitas.

Ataques que recibirás no de un demonio expulsado del mismo infierno o saliendo de una fisura en la tierra; ataque que llegará donde menos lo pienses y desgraciadamente de aquellos a veces en quien más confías, aquellos que son vulnerables y débiles en su espíritu porque decididamente no han querido fortalecerlo con las gracias de Dios, llámalos amigos, vecinos, familia, esposo o esposa, hermano o hermana, y todo tipo de relación en confianza que puedas tener, pero no tomado como una maldición, sino como un descuido de nuestra parte y de los nuestros que facilitan la acción del maligno en sus propias vidas.

Por ello, como ya conocían a Jesús, ante su presencia se defienden con una lucha ya perdida, por ello el escándalo, por ello no permitas que tus ánimos decaigan, porque mientras más te ataquen, es porque tu obra estará llegando más lejos y es signo claro de que es más grande y de que en realidad tu obra es de Dios.

“La mano del Señor estaba con él”

Lucas 1, 57-66 

A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y la felicitaban. 

A los ocho días fueron a circuncidar al niño, y lo llamaban Zacarías, como a su padre. La madre intervino diciendo: «¡No! Se va a llamar Juan». Le replicaron: «Ninguno de tus parientes se llama así». 

Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre». Todos se quedaron extrañados. Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios. 

Los vecinos quedaron sobrecogidos, y corrió la noticia por toda la montaña de Judea. Y todos los que lo oían reflexionaban diciendo: «¿qué va a ser este niño?» Porque la mano del Señor estaba con él. 

——————————————— 

Pareciese que los Santos, aquellos que tan sólo conocemos hasta donde cabe la expresión, no son los únicos porque existen millones más, eternamente desconocidos para nosotros, mas no para Dios, pensamos que hubieran sido marcados especialmente con la gracia de Dios, olvidando en el común al resto, ya que el mismo evangelio remarca que la mano del Señor estaba con él, refiriéndose a Juan el Bautist.

Lo que hay que entender, es que la narración fue escrita muy posteriormente a los hechos mismos acontecidos en su momento, además está recargada de la fe y la devoción de las primeras comunidades, sin embargo, ya conociendo la obra realizada por Juan Bautista, quien escribió el relato, en este caso Lucas inspirado por Dios, no dudó en reconocer esa gracia a la que Juan respondió toda su vida. 

Pero en Realidad quien se deja alcanzar conscientemente de la mano de Dios, puede hacer las mismas obras, cuando no mejores, porque de igual manera, el hecho mismo de que Dios ya nos comparta la vida, es porque de suyo, tiene un plan perfecto de santidad para nosotros, por lo que deberíamos de responder al mismo en la misma conciencia y cantidad. 

De igual manera la mano de Dios está a nuestro lado, tan sólo falta el detalle de tomarla en cuenta en nuestras vidas y hacerla eficaz, nadie está exento de su gracia, pero si nosotros somos los que la relegamos, extirpándola de nosotros, ahí su eficacia no depende de Dios, sino de nosotros que la hacemos activa y presente. Por ello al igual contigo, como con cualquier ser humano viviente, la mano del Señor está con él.

“Signos del cumplimiento desde antiguo”

Mateo 15, 29-37

En aquel tiempo, Jesús, bordeando el lago de Galilea, subió al monte y se sentó en él. 

Acudió a él mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los echaban a sus pies, y él los curaba. 

La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y dieron gloria al Dios de Israel. Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Me da lástima de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que se desmayen en el camino». 

Los discípulos le preguntaron: «¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?». Jesús les preguntó: «¿Cuántos panes tenéis?». Ellos contestaron: «Siete y unos pocos peces». 

Él mandó que la gente se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, dijo la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta saciarse y recogieron las sobras: siete cestas llenas. 

____________________

La actitud de este tiempo de Adviento, hoy nos recuerda como esos signos y hechos prodigiosos que distinguirían al Mesías, son una esperanza certera a recibir, signos que son los que ya se nos dan como un hecho realizado en plenitud, en los obrados concretamente en este evangelio. 

Es por ello que lo propio sería el agradecimiento, de que eso tan ansiado es ya un hecho concreto en la venida de Jesús. Recordar esos acontecimientos nos refrescan la memoria vivida con anterioridad, dando una razón de ser a cada una de nuestras celebraciones. 

Milagros que podemos seguir esperando, milagros que seguirán realizándose, como un eterno plan de renovación de las promesas y de los hechos divinos que se irán manifestando a lo largo de nuestra vida. Por ello es justo ubicarlos en el tiempo, recordarlos en la actitud apropiada, y reconocer la gratuidad de la misericordia de Dios en todo tiempo que amándonos sigue eficazmente dando aquello que necesitamos. 

Es justo reconocer esos signos realizados y prometidos desde antiguo, ya que no debemos de olvidar la memoria histórica, pero sobre todo llena de gracia y salvífica en nuestros días

“Trabajando hasta tarde y nada”

“Trabajando hasta tarde y nada”

Lucas 5, 1-11

En aquel tiempo, la gente se agolpaba alrededor de Jesús para oír la Palabra de Dios, estando él a orillas del lago de Genesaret; y vio dos barcas que estaban junto a la orilla: los pescadores habían desembarcado y estaban lavando las redes. Subió a una de las barcas, la de Simón, y le pidió que la apartara un poco de tierra. Desde la barca, sentado, enseñaba a la gente. Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: —Rema mar adentro y echad las redes para pescar.

Simón contestó: —Maestro, nos hemos pasado la noche bregando y no hemos cogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes.

Y, puestos a la obra, hicieron una redada de peces tan grande, que reventaba la red. Hicieron señas a los socios de la otra barca, para que vinieran a echarles una mano. Se acercaron ellos y llenaron las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús, diciendo: —Apártate de mí, Señor, que soy un pecador.

Y es que el asombro se había apoderado de él y de los que estaban con él, al ver la redada de peces que habían cogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Jesús dijo a Simón: —No temas: desde ahora serás pescador de hombres.

Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.

___________________________

Es muy duro pensar cuánto nos hemos esforzado para que las cosas salgan bien, para que nos vaya mejor, para que sanen nuestros seres queridos enfermos, sin embargo cuando llegamos a la fatiga, solemos bajar la defensa y manifestar el cansancio a más no poder, sobre todo por nuestras debilidades y aquello que en su momento toleramos, pero que ya no.

Ciertamente la tendencia en medio de la vulnerabilidad es a dejarlo todo y librarnos de los pesos que acarrean nuestras propias responsabilidades, en su momento sería una salida rápida, pero falsa. Digo falsa porque no estamos realmente atendiendo el problema y, en su momento suele manifestarse aún mayor e insoluto, claro, son su respectivo volver a empezar y restaurar nuevamente el daño desatendido.

Ésta tendencia es muy normal, pero Jesús nos invita a desviarnos a una solución más eficaz, y esa es, que aunque estemos trabajando en conjunto con otros en la misma situación, hay que dejarse ayudar y tomar los consejos de aquellos que están fuera de tu dolor y tu contexto, aquellos que lo ven de una manera alternativa y no necesariamente remarcando el dolor, sino dando una propuesta mayor que traerá mejores resultados.

Pretextos para justificarnos los vamos a tener siempre por el cansancio, sin embargo claramente en el evangelio ante la sugerencia de Jesús, y su negativa de hacerlo, optan por hacerlo en “su nombre, confiados en su palabra”, con resultados superiores y no esperados.

Por ello, aunque estés cansado y no hayas dejado de trabajar tus situaciones a veces nos falta una segunda opinión, la de alguien que tenga mejor óptica, y qué mejor la del Señor Jesús, para acercarnos a Él y hacerlo en su nombre.

“Hizo suyas nuestras debilidades…”

“Hizo suyas nuestras debilidades…”

Mateo: 8, 5-17

En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaúm, se le acercó un oficial romano y le dijo: “Señor, tengo en mi casa un criado que está en cama, paralítico, y sufre mucho”. Él le contestó: “Voy a curarlo”.

Pero el oficial le replicó: “Señor, yo no soy digno de que entres en mi casa; con que digas una sola palabra, mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; cuando le digo a uno: ‘¡Ve!, él va; al otro: ¡Ven!’, y viene; a mi criado: ¡Haz esto!’, y lo hace”.

Al oír aquellas palabras, se admiró Jesús y dijo a los que lo seguían: “Yo les aseguro que en ningún israelita he hallado una fe tan grande. Les aseguro que muchos vendrán de oriente y de occidente y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el Reino de los cielos. En cambio, a los herederos del Reino los echarán fuera, a las tinieblas. Ahí será el llanto y la desesperación”.

Jesús le dijo al oficial romano: “Vuelve a tu casa y que se te cumpla lo que has creído”. Y en aquel momento se curó el criado.

Al llegar Jesús a la casa de Pedro, vio a la suegra de éste en cama, con fiebre. Entonces la tomó de la mano y desapareció la fiebre. Ella se levantó y se puso a servirles.

Al atardecer le trajeron muchos endemoniados. Él expulsó a los demonios con su palabra y curó a todos los enfermos. Así se cumplió lo dicho por el profeta Isaías: Él hizo suyas nuestras debilidades y cargó con nuestros dolores.

___________________________

No cualquiera puede comprometerse tan cercanamente como Dios ante nuestras responsabilidades y consecuencias tanto negativas como positivas de las mismas. Por lo general cuando te va bien, la conveniencia dimana a raudales la amistad y la cercanía, pero no sea que tienen un problema porque todo mundo te abandona, sus miedos y orgullos impiden acercarse ante quien ha sufrido una desdicha o un infortunio. 

Sin embargo aquellos realmente fortalecidos y sinceros son los que permanecen, los que te acompañan en tu dolor y todo el proceso que conlleva. Aquellos que se han alimentado en medio de sus propias calamidades del Señor, que les ha dado una consciencia plena, haciéndose más humanos, a diferencia de quien se pone a juzgar sin saber siquiera en la situación de dolor en la que se encuentra la otra persona porque ni idea tiene, en medio de su confort y confianza en su entorno, de lo que se puede sufrir.

Es una pena ver cómo te abandonan cuando padeces una calumnia, pero a la vez es un momento de gracia donde puedes ver con claridad a quienes en realidad valen la pena y permanecen a pesar de las circunstancias. 

Jesús es uno de ellos, ya que ha querido hacerse uno de nosotros, incluso en el dolor y desde el sufrimiento levantarnos, porque más bajo no se puede caer, ya que hizo suyas nuestras debilidades para poder entender cuanto amor podemos entregar a pesar de la adversidades y no tan sólo cómodamente desde el bienestar, por el que se pelea y hasta atacan por mantener.

No olvides que cualquier dolor por grande que lo percibas, hay quien ya lo vivió y nos ayuda a llevarlo a buen fin, y ese es el Señor, que no le cuentan cuanto duele, sino que lo experimentó y nos levanta ampliamente sin dudar desde cualquier situación.

“¡Ábrete!”

“¡Ábrete!”

Marcos 7,31-37

En aquel tiempo, Jesús se marchó de la región de Tiro y vino de nuevo, por Sidón, al mar de Galilea, atravesando la Decápolis. Le presentan un sordo que, además, hablaba con dificultad, y le ruegan imponga la mano sobre él. Él, apartándole de la gente, a solas, le metió sus dedos en los oídos y con su saliva le tocó la lengua. Y, levantando los ojos al cielo, dio un gemido, y le dijo: «Effetá», que quiere decir: “¡Ábrete!”. Se abrieron sus oídos y, al instante, se soltó la atadura de su lengua y hablaba correctamente. Jesús les mandó que a nadie se lo contaran. Pero cuanto más se lo prohibía, tanto más ellos lo publicaban. Y se maravillaban sobremanera y decían: «Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos».

_______________

Esta frase admito que se la copie a una una amiga además de ser mi comadre y dice: “Tu mente es como un paracaídas, funciona sólo cuando lo abres”. Geny Moreno. Me ilumina bastante el evangelio al respecto, convergiendo la frase anterior para mi meditación.

A veces concibo la inteligencia y todas las capacidades humanas o dones, entregadas a cada uno de nosotros como un depósito de luz, la cual se va manifestando de diferente manera en nosotros, además me imagino que ese depósito de luz está cubierto sólidamente por una gruesa placa la cual tiene muchos orificios, como una coladera, pero que no todos están abiertos.

De tal manera que esa luz que se alcanza a escapar la vemos brillar en los demás y la identificamos, podría afirmar; esta persona tiene abierto en ese depósito el orificio de la alegría, esta otra de la inteligencia, otros él de la amabilidad, del trabajo, del servicio, del bien decir, del amor, en otros vemos varios dones abiertos simultáneamente, etc… 

Pero cuántos dones aunque estén presentes en ese depósito no salen porque están cerrados, y en dónde debería haber esa luz, sólo hay oscuridad con los respectivos faltantes y las consecuencias que conlleva. El evangelio es claro, a Jesús le presentan un sordomudo, tiene oídos, tiene boca, pero no oye ni habla bien.

A veces así estamos nosotros, tenemos todos los dones dispuestos a manifestarse y obrar espléndidamente para beneficio propio así como de los demás, pero no los usamos, otros que llamamos discapacitados con lo poco que tienen, brillan y hacen mucho más que los que nos decimos completos.

Hace falta un ¡Ábrete!, un “Effetá”, es necesario abrir puertas y ventanas, permitir que entre más luz y ver con más claridad, destapar esos orificios para que fluyan las gracias, abrir nuestra mente y abarcar aún más de la sabiduría divina, para que tengamos cada vez más esa conciencia que un día será plena en el cielo. No sólo te maravilles con el milagro, hazlo tuyo. Por eso “¡Ábrete!”

“Milagros sin milagro”

“Milagros sin milagro”

Juan 6, 30-35

En aquel tiempo, la gente le preguntó a Jesús: “¿Qué señal vas a realizar tú, para que la veamos y podamos creerte? ¿Cuáles son tus obras? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Les dio a comer pan del cielo”.

Jesús les respondió: “Yo les aseguro: No fue Moisés quien les dio pan del cielo; es mi Padre quien les da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que baja del cielo y da la vida al mundo”.

Entonces le dijeron: “Señor, danos siempre de ese pan”. Jesús les contestó: “Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed”.

_______________________

En todos los tiempos así como en todas las culturas permanece una constante ante la duda acerca de Dios, acerca de sus obras, y sobre su amor hacia nosotros, por lo que que como prueba innegable se pide el milagro a manera de un racional si físico auto convencimiento.

Pero precisamente cuando se solicita el milagro, pierde todo su sentido de ser porque deja de ser milagro para convertirse en espectáculo, y en cierta manera obliga al espectador a creer, pero no por amor, sino por pura racionalización.

El milagro no se limita tan sólo a los acontecimientos inexplicables o a las sanaciones inesperadas, esa es una de las partes que lo integran, pero el milagro se hace pleno cuando dicho testimonio mueve y transforma los corazones de las personas y no queda en el acto presenciado. 

Hoy el mundo pide milagros sin milagro, porque no se está dispuesto a cambiar la mente ni el corazón, la razón es sencilla: el miedo a comprometernos y dejar atrás nuestros ya cotidianos y ordinarios ritos que alimentan codependencias con el pecado.

El milagro se da sin pedirlo, como un regalo, y si se pide y se otorga, es porque Dios ya sabe hasta dónde va a llegar, no tan sólo al impacto de tu vista, sino de tu alma y corazón.

“…No sea que te vaya a suceder algo peor”

“…No sea que te vaya a suceder algo peor”

Juan: 5, 1-3. 5-16

Era un día de fiesta para los judíos, cuando Jesús subió a Jerusalén. Hay en Jerusalén, junto a la puerta de las Ovejas, una piscina llamada Betesdá, en hebreo, con cinco pórticos, bajo los cuales yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos. Entre ellos estaba un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo.
Al verlo ahí tendido y sabiendo que ya llevaba mucho tiempo en tal estado, Jesús le dijo: “¿Quieres curarte?” Le respondió el enfermo: “Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se agita el agua. Cuando logro llegar, ya otro ha bajado antes que yo”. Jesús le dijo: “Levántate, toma tu camilla y anda”. Al momento el hombre quedó curado, tomó su camilla y se puso a andar.
Aquel día era sábado. Por eso los judíos le dijeron al que había sido curado: “No te es lícito cargar tu camilla”. Pero él contestó: “El que me curó me dijo: ‘Toma tu camilla y anda’ “. Ellos le preguntaron: “¿Quién es el que te dijo: ‘Toma tu camilla y anda’?” Pero el que había sido curado no lo sabía, porque Jesús había desaparecido entre la muchedumbre. Más tarde lo encontró Jesús en el templo y le dijo: “Mira, ya quedaste sano. No peques más, no sea que te vaya a suceder algo peor”. Aquel hombre fue y les contó a los judíos que el que lo había curado era Jesús. Por eso los judíos perseguían a Jesús, porque hacía estas cosas en sábado.

________________________

Las advertencias de los evangelios, y sobre todo aquellas de las que hace mención Jesús, no son una amenaza y mucho menos una maldición, sino una sabia palabra de quien conoce las consecuencias de las faltas que pudiésemos cometer, ya que independientemente de dañara a Dios, nos afecta a nosotros como un auto sabotaje que nos infringimos.

El hecho de que hayamos superado una prueba o alguna tentación, no es garantía de que en el futuro no volvamos a caer, porque la cuestión radica en que las recaídas son peores, pegan con más ganas y los estragos son peores.

Es por ello que se nos invita a vivir en sobriedad de no pecar con aquello que solemos repetir cíclica y constantemente como una adicción, porque entonces se recrudece nuestra voluntad y empeoramos de manera empecinada porque nuestro ego enfermo constantemente nos reclama a pecar.

De tal manera que si realmente quieres curarte, no frecuentes lo que te enferma, ya que las dosis aisladas de salud no son suficiente, si quieres curarte hay que cortar de tajo con las codependencias, ya sean personas, romances y cosas a las que nos apegamos.

La salud está al alcance de la mano, y el resto, si tú quieres, depende de ti, porque si no te cuidas, no sea que te vaya a suceder algo peor…